¿Frigerio será candidato?



Pablo Mori-. A pesar del absoluto desinterés de la gente por las andanzas de vedettes de políticos que juegan al misterio, en el microclima ya se empieza a pensar un escenario sin Frigerio.



Las señales emitidas por el corroído Ministro de Interior de la Nación, a quien le sacaron las obras públicas y lo humillaron una y otra vez armando "mesas políticas" en la Quinta de Olivos que se desarman más rápido de lo que se arman, son señales confusas.
El gobierno nacional se jugaría una carta fuerte de cara a la reelección de Macri si Frigerio es derrotado en Entre Ríos, en un contexto donde María Eugenia Vidal hizo público que la candidatura a la reelección de Macri le puede costar su reelección como gobernadora bonaerense.

El gran bastión de Cambiemos, que es Córdoba, aún no tiene definido el candidato a gobernador ni las reglas para definirlo. Como serán las primeras elecciones de envergadura del año, una derrota de Cambiemos y un triunfo de Schiaretti, serán un golpe fuerte que seguramente aumentarán las quejas de los radicales, que son los que más tienen para perder con Marcos Peña como estratega electoral. El Jefe de Gabinete Marcos Peña es además archienemigo de Frigerio.

Aunque los comicios entrerrianos son desdoblados, los intendentes de Cambiemos son en abrumadora mayoría radicales, tienen buena imagen, van a la reelección y no quieren cargar con la pesada mochila del gobierno de Macri. Frigerio es el rostro estampado en esa pesada mochila y el promotor, junto a la Ministra de Gobierno de Entre Ríos, de las campañas de desprestigio contra radicales como Varisco o peronistas K como Urribarri. Pero es a la vez quien maneja la billetera para las campañas, así que de ser candidato, los intendentes se alinearían inmediatamente. Aunque esto no quiere decir que militen entusiasmados su candidatura, porque sería su primer candidatura y encima a gobernador de una provincia que no conoce, porque no tiene carisma y porque no lo conoce nadie. Encima, no es de la UCR.

Los tiempos se van acotando y la crisis económica es galopante. En los distritos donde gobierna Cambiemos el peronismo está herido por la alianza de Bordet con los intendentes radicales de esos distritos. Con Frigerio de candidato, perderían esa ventaja estratégica, a lo que hay que sumarle los partidos vecinales, armados por peronistas que se cansaron del congelamiento partidario de estos últimos 3 años y la línea properonista de Bordet, que finalmente naufragó en el escenario nacional y no llegó a nada. De hecho, su jefe político, Juan Manuel Urtubey, no solo no será Presidente sino que viene de salir tercero en las elecciones de 2017 y probablemente, su grupo político pierda la gobernación de Salta.

Con Paraná asegurada, Gualeguaychú con altas chances y Concordia como posibilidad de un triunfo histórico, los radicales descuentan que ganarán por amplio margen en La Paz, Nogoyá, Victoria y otros departamentos menores. La potencial división del peronismo, además, les facilita el triunfo. El rol en este sentido de la Ministra de Gobierno, la doctora Rosario Romero, parece ser la de Jefa de Campaña de la UCR. Los radicales, agradecidos.