Ciclovías y Bicisendas para un desarrollo urbano saludable



El Arquitecto.- Una de las tendencias mundiales es el uso de la bicicleta como medio de transporte. Beneficios para la salud y aportes a la construcción del orden en materia de movilidad y seguridad urbana.

Las principales ciudades de Argentina lograron instalarla como medio de transporte. Incluso La Plata tiene estadísticas al respecto que señalan que 9 de cada 100 de sus habitantes utilizan la bicicleta como medio de movilidad urbana. 


En Paraná, la única bicisenda o ciclovía que existe, está absolutamente deteriorada -producto del abandono de los sucesivos gobiernos municipales que no la mantuvieron- y se encuentra en el Parque Urquiza. No es de extrañar, en una ciudad con poco y casi nulo desarrollo urbano planificado, donde el servicio de transporte es además de caro de mala calidad. Si bien, por sus condiciones geográficas en Paraná, es difícil instalar el uso de este medio de transporte como costumbre, desde el estado municipal se pueden llevar adelante medidas que promuevan y favorezcan un  modo de vida mas saludable, para lo cual sería necesario poder generar un plan que a largo plazo genere una malla de ciclovías o bici sendas  que cubra la mayoría de la capital entrerriana, y poder repetir experiencias exitosas de otras ciudades  generando bocas de préstamos de bicicletas, como también la construcción de bicicleteros custodiados donde poder estacionarlas en los lugares de mayor concentración de gente.

Es importante señalar la diferencia -mínima por cierto- conceptual y de obra que existe entre una ciclovía y una bicisenda. Las ciclovías son una pequeña área de las aceras destinadas exclusivamente para que transiten bicicletas y suelen estar delimitadas por pintura y en algunos casos con algún separador físico. Las bicisendas, a su vez, se encuentran sobre la vereda y no tienen ningún tipo de separación física.

El uso de la bicicleta, además de ser muy económico, trae aparejado un mayor cuidado al medio ambiente como así también beneficios para la salud, al tal punto que la propio Organización Mundial de la Salud, lo recomienda como medio efectivo para combatir el sedentarismo.
Por eso la mayoría de las capitales europeas son ciudades amigables con los ciclistas. Como ejemplo sobresale la ciudad de Amsterdam, que cuenta con mas de 400 kilómetros de ciclovía y cuenta además de estacionamientos custodiados para este transporte con señales de tránsito diseñadas especialmente para los ciclistas.
De este lado del océano, Bogotá posee mas de 300 kilómetros de ciclovía y un 5% de la movilidad urbana se realiza en bicicleta; en Santiago de Chile, la construcción de ciclovías logró que el número de viajes en bicicletas crezca en 4 años en mas de un  50%. 
En Argentina, el uso de la bicicleta como medio de transporte de a poco se va afianzando en la costumbre cotidiana, a pesar de lo poco amigable que son los conductores de vehículos de mayor porte con los ciclistas. En este sentido, la Ciudad de Buenos Aires, fue una de las pioneras en implementar ciclovías y disponer de préstamo gratuito de bicicletas y actualmente cuenta con mas de 130 kilómetros de ciclovía y un 3% de su población se traslada en este medio de transporte. Si bien, Buenos Aires no es la ciudad con más ciclistas sí es la mas segura y amigable para quienes se manejan con este medio de transporte (como contrapartida está la ciudad de Rosario donde más del 5% de los desplazamientos urbanos se realizan en bicicletas pero de manera insegura debido a la escasa red de ciclovías que posee).

Durante las últimas semanas del 2018, el municipio paranaense convocó a licitación para obras en el Parque Nuevo "Humberto Varisco" que entre otras cosas prevé la construcción en ese sitio de ciclovías tanto para peatones como para ciclistas. Es una medida aplaudible aunque es necesario empezar a pensar en políticas a largo plazo y tomando el crecimiento cada vez mayor que tiene la capital de Entre Ríos. Hace falta incentivar el uso de la bicicleta como medio de movilidad, ya no solo por los beneficios a la salud y la ventaja económica, sino  para generar alguna alternativa que solucione el problema de la congestión vial.
La incorporación de ciclovías -que son obras de bajo presupuesto y de rápida ejecución- debería ser tomada como política de estado, ya que son ideales para aquellas personas que recién comienzan a utilizarla como medio de transporte, aportando así a generar un cambio modal. El uso de ciclovías no solo ayuda a mejorar el orden del tránsito sino que también -hay innumerables estudios al respecto- contribuye a disminuir la contaminación ambiental, reduciendo el gasto en transporte y combustible y ayudan a reducir la cantidad de accidentes de tránsito. 

A pesar de los inconvenientes geográficos que la ciudad tiene para poder desplazarse en bicicleta, en Paraná, el uso de este medio de transporte aumenta a diario. Si bien no hay cifras al respecto se puede tomar como referencia el cruce por al Túnel SubFluvial que se organiza todos los años por la bicicletería local "Medano Bike", donde en el 2008 participaron mas de 1300 ciclistas de la ciudad.

Nosotros leemos ésto: