Cambiemos se refuerza



Pablo Mori-. Cambiemos se fortalece en Entre Ríos. De acuerdo a las últimas noticias, el frente que lidera la UCR pondría el candidato a gobernador y no tendría que lidiar con la pesada mochila del gobierno de Macri ni su giro punitivista y violento.



La incorporación del GEN, el partido de Margarita Stolbizer, que ratificó su pertenencia a Cambiemos Entre Ríos, no así a nivel nacional, le da una pata progresista que contrasta con la decisión de Macri de poner a la violenta Patricia Bullrrich en el centro del escenario. Paradójitamente, Gerardo Milman, segundo de Patricia Bullrrich en la cartera de Seguridad, abandonó el GEN para sumarse al gobierno.
Mientras crecen las dudas en torno a la candidatura de Rogelio Frigerio a la gobernación, se fortalece la instalación del diputado nacional Atillio Benedetti, que viene de ganar por un importante margen a Somos Entre Ríos, el frente de ocasión que lideró el gobernador Gustavo Bordet. Frigerio es Macri, con lo bueno que eso implica pero también con lo malo que eso implica. A Benedetti, lo malo lo roza, porque no ha quedado pegado a las decisiones más controvertidas del gobierno nacional.
El presidente del radicalismo a nivel nacional, lo ubicó directamente como el candidato con altas chances de ganar Entre Ríos.

Mientras tanto, habrá que ver cómo evoluciona la salud de Sergio Varisco, dado que Paraná representa un tercio del padrón y Varisco es el favorito para la intendencia. Es sintomático que a pesar de las causas judiciales y su enorme repercusión, haya mantenido su imagen e intención de voto, hasta el punto de que a solo semanas de la presentación de las candidaturas, no se hayan lanzado candidatos importantes para disputar la intendencia, ni en el propio Cambiemos ni en la oposición. Cada día que pasa sin que nadie se ponga enfrente, Varisco gana ventaja, dado que instalar un candidato en la ciudad más grande de Entre Ríos, lleva tiempo.
Algunos de los ya instalados, como Julio Solanas o en menor medida Adán Bahl, irán por la gobernación o por una diputación provincial, en el segundo caso. En principio, el peronismo iría separado, lo cual sumaría chances a Cambiemos, que también tiene una pata peronista.

Desde que se abrió la posibilidad de la reelección del gobernador, tras la reforma constitucional de 2008, solo un gobernador lo intentó. Con el 58% Urribarri dejó muy atrás a Benedetti y Busti, que iba en alianza con el PRO.
Claro que era otro contexto. Las elecciones fueron unificadas, recientemente viuda Cristina Kirchner arrasó en las urnas con el 54% y ese fue el último año de crecimiento a tasas chinas de la economía nacional. El escenario que enfrenta el peronismo oficial con elecciones desdobladas y una economía nacional paralizada, es inédito, con lo cual trazar hipótesis sobre la reelcción de Bordet, se vuelve harto complejo.
En Cambiemos, hoy el escenario económico les juega en contra -todos los pronósticos de los economistas calculan que empeorará para junio, cuando se esté votando en Entre Ríos, argumento que utilizó Macri para convencer al gobernador de Mendoza y de Jujuy para que no desdoblen las elecciones- pero apuestan al desgaste de 16 años consecutivos de gobiernos peronistas. Esos 16 años continuados de gobierno serían imposibles sin Montiel y De La Rúa, hay que agregar.
Por eso la UCR se fue renovando, presentando caras nuevas. El único sobreviviente de aquella época es Sergio Varisco, que supo mantener vigencia y renovarse.
El resto de los intendentes radicales son una camada joven, casi todos tienen reelección y buena imagen en sus distritos. Todo lo cual, hace pensar en la UCR que pueden ganar la provincia, más con un peronismo dividido. Envalentonados, ya no se arrodillarían sí o sí ante el dedo de Frigerio. O por lo menos, eso es lo que dicen. Ya se sabe que "billetera mata galán".