Sobre el estacionamiento en la ciudad



El Arquitecto-. Victor Gimenez escribió una nota, enfocada desde lo humano y lo social, acerca de una problemática que es común en ciudades como Paraná, ya que han crecido el mercado automotor y con ello, de manera descomunal y sin un acompañamiento desde la planificación y el desarrollo por parte de los distintos gobiernos municipales, ha crecido el problema del estacionamiento público.
Es conocido por una gran mayoría, el crecimiento del parque automotor en la ciudad de Paraná,  como lo es también la concentración de los lugares de esparcimiento en determinadas zonas, lo que genera que quienes necesiten estacionar en zona céntrica, costanera, restaurantes y boliches bailables no tenga lugar. La ausencia de playas de estacionamiento o sitios libres para dejar el auto, hace que los conductores dejen los vehículos en esquinas, ochavas, garajes, líneas amarillas, donde hay rampas, entre discos, en paradas de transporte público, lo cual solo es bueno si tuviésemos un cuerpo de inspectores de tránsito que realicen las actas y multas correspondientes, lo que llevaría al incremento de las arcas municipales. Pero a su vez, estas "malas costumbres" dejan una imagen muy alejada de los ideales de una ciudad en crecimiento y expansión.
De todas maneras, no podemos apuntar toda la responsabilidad a los automovilistas porque la ciudad carece de espacios para el estacionamiento que provoca un estacionamiento desordenado mientras no encuentran alternativas.
La disponibilidad y el costo de un lugar para estacionar es un factor determinante para que las personas escojan si manejan o no a un destino en particular y también si elijen o no tener un automóvil. Es por eso que muchas ciudades importantes en el mundo han reducido los espacios públicos para el estacionamiento, con la intención de reducir el uso por parte de particulares de automóviles.

En arquitectura la definición de las zonas de estacionamiento de vehículos, comúnmente se basan en criterios técnicos como el área disponible para la infraestructura, en características relacionadas con las decisiones de los conductores, en el propósito del viaje, en los modos de transporte que deben ser estacionados, las rutas elegidas y los volúmenes vehiculares, entre otros aspectos.
Utilizando un análisis territorial, los estacionamientos deben implementarse en puntos geográficos ubicados estratégicamente, de tal forma que suplan las necesidades de desplazamiento de la población proporcionando un intercambio modal entre los volúmenes vehiculares privados y el transporte público o autónomo.
Los análisis de accesibilidad territorial proveen los datos necesario desde el punto de vista de oferta del transporte con el fin de conocer los posibles impactos generados al realizar un análisis de mayor complejidad, en búsqueda de la mejor combinación entre usos del suelo, estrategias de transporte y desarrollo. Es este tipo de análisis el que está siendo cada vez más involucrado en la evaluación de planes y proyectos urbanos: Lamentablemente por diferentes motivos, Paraná, al igual que muchas ciudades de Entre Ríos, no lo toman en cuenta.


¿Qué se puede hacer entonces? 

Una de las opciones disponibles -por lo menos desde el campo del urbanismo y la arquitectura- es trabajar en ordenanzas municipales que exijan a las nuevas construcciones -por lo menos la de edificios de departamentos- que tengan en cuenta un 50% o más de posibilidad de estacionamiento de acuerdo a la cantidad de departamentos. Si bien ésto puede aumentar el precio de los departamentos, no hay que olvidarse que esas cocheras se pueden subarrrendar.
Otra posibilidad -que aportaría a su vez a concientizar sobre la necesidad de densificar otro puntos de la ciudad- es la de ampliar las cuadras con estacionamiento medido diferenciando la tarifa según la zona, por ejemplo, que sea mas barato estacionar cuanto mas lejos se está de la zona comercial o del centro cívico.