Oración de roca



 Ramiro Pereira-.



Felipe que se siente la tortuga
el universo, que es misterio escudriñable, más inasible
y nuestro fuego, aquí, en la roca
con su delgada película de vida.

Individuos pequeños, pobres instrumentos de la especie
(Schopenhauer)
somos ese fuego que se asienta en la roca
y que envidian los dioses del Egeo.

Y es entonces que me uno con el cielo
y vociferó en esta noche, con mi alma
y pido al azar y a las causas que el pequeño
continúe imponiéndose a la inocente crueldad.

Y mientras escribo y tu lees lo que escribo
las cosas habrán seguido su curso inexorable
dejándonos atrás, y sin embargo
seguimos erguidos en la delgada película de vida,
pugnando por la envidia y escudriñando el universo.