G20: lástima que exista internet



Salustriano-. Si uno lee Clarín, parece que la Cumbre fue un éxito. Si lee la prensa del exterior, sabe que es un fracaso. Una breve comparación con la política exterior de CFK.

Para un columnista del diario más oficialista, la actual Cumbre del G20 es un éxito político y diplomático del presidente de la misma, Mauricio Macri. Una total mentira.
El G20 sumó a la Argentina mientras gobernaba Cristina Kirchner, que tuvo una destacada actuación,  proponiendo el multilateralismo como política predominante, a través de los organismos internacionales, para superar la crisis financiera de 2008. Sus propuestas concretas se plasmaron y evitaron el clásico individualismo, cuando no imperialismo, que hubiera concluido en una crisis mayor y un desenlace imprevisible.
La presidencia del G20 es rotativa, así como la sede en que se realiza. Lo que está sucediendo en estos días, no se decidió durante la presidencia de Macri, sino la de Cristina. Ni tampoco rompe ningún aislamiento comercial: Argentina es el país más aislado, dado que tiene una política económica y comercial distinta a la de todos los integrantes del G20, que han girado a un proteccionismo nacionalista que protege su mercado interno, como hacía el kirchnerismo.

Mientras tanto, a través de internet, nos podemos enterar qué dice la prensa de los países que integran el G20, los diarios de distintas tendencias en cada país.
Dicen lo obvio:

-El aislamiento de Arabia Saudita luego de asesinar a un periodista estadounidense en la embajada de Turquía.

-La unilateralidad de Rusia y su habitual provocación ante el mundo, más el revival de su pelea con Alemania, que algunos diarios consideran que es toda Europa.

-La búsqueda de alianzas de Francia para enfrentar a EEUU. Su relativo poco éxito.

-La irrelevancia Latinoamericana. Argentina tiene una economía hundida, Brasil y México dos presidentes impopulares que ya terminan su mandato y asumen dos populistas, uno de izquierda en México, otro de derecha en Brasil, que son una incógnita. Ninguno de los presidentes electos ni de los candidatos presidenciales argentinos con chances y ex presidentes, como Cristina Kirchner, fue invitada a la Cumbre para darle volumen político a Latinoamérica.

-Inglaterra viene de acordar cuestiones territoriales y de soberanía con España y Chile, ambos invitados especiales a la Cumbre del G20. Con el país anfitrión, Argentina, no se trató ni siquiera la cuestión de Malvinas.

- China, como en los foros de Davos, se posiciona como la mayor defensora mundial del librecomercio. Al mismo tiempo, impone de manera autoritaria sus condiciones a Latinoamérica para quedarse con nichos monopólicos estratégicos, muchas veces con contratos sospechados de corrupción.

-EEUU continúa su aislamiento, mientras busca socios para confrontar con China. No registra grandes avances.

-El tema central de la Cumbre, el medio ambiente, pasa prácticamente desapercibido.

-Ningún diario olvida mencionar el desastre serial que es el país anfitrión desde que asumió Mauricio Macri. Tasas de interés por las nubes, salvatajes del FMI que no evitan el próximo default, inflación del 50%, caída en picada de la popularidad del gobierno, aumento de la desocupación, etc



Esta es la realidad. Lo que nos cuentan, es otra cosa. Desde irritantes o más bien ridículos show, problemas de protocolo, vestidos de esposas,  qué cenaron y demás. Nada que sea realmente importante.
Mil quinientos millones de pesos se derrocharon en este fracaso.