Contradicciones que dejó el G20



Eduardo M Romero-. Este fin de semana se llevó a cabo la reunión del G20 en la Argentina y dejó una serie de contradicciones con lo que es nuestra cotidianidad, que quiero compartir con Uds.



En primer lugar, es una contradicción que esta reunión se lleve a cabo precisamente en Argentina, atento a que es contradictorio que Argentina forme parte del G20 y países como España por ejemplo, estén fuera de ello. Recordemos que el G20 es una conformación de los veinte países más poderosos y desarrollados del mundo y la Argentina está muy lejos de ello, incluso en América del Sur Chile o Brasil tienen un mayor desarrollo que permitiría estar en este grupo antes que Argentina. Recordemos que el PBI de Brasil es muy superior al de nuestro país, sin embargo Carlos Menem, logró con sus “relaciones carnales” que EEUU imponga la incorporación de Argentina como un faro de América del Sur y por ello es contradictorio que gracias a Menem sea Macri quien tenga la posibilidad de lucirse con la presencia masiva de los mayores líderes mundiales.

Otra contradicción es que tal como lo confirmó, la directora gerente del FMI Lagarde, todos temían o esperaban que esta reunión de la Cumbre supere las capacidades organizativas de Argentina; sin embargo Argentina demostró una capacidad de organización más que aceptable, mas allá de alguna crítica por el tipo de puesta en escena en el Teatro Colón, lo cual no deja de ser subjetivo, ya que todos los representantes mundiales quedaron sorprendidos, lo que no deja de ser una contradicción fundamentalmente a partir de episodios que dan cuenta que recientemente Argentina no pueda garantizar un evento deportivo de cuantía menor al de la Cumbre.
Es este mismo sentido resulta contradictorio que nuestro país haya soportado movilizaciones y reclamos callejeros con desmanes y con una evidente violencia tanto para los bienes públicos como para las fuerzas de seguridad y que hayan motivado denuncias de diputados sobre la existencia de actos de represión policial; sin embargo a pesar de los serios desmanes que viven las ciudades europeas en las que se celebran estas cumbres –solo basta recordar los de Hamburgo- en nuestro país no se vivieron más que marchas pacíficas, lo que no se condice con lo esperado; como una contradicción más quienes hacen marchas de protestas señalan que no hubo desmanes porque el gobierno no puso infiltrados en las calles y por su parte el gobierno señala que no los hubo porque sabían que serían reprimidos por exigencias mundiales.

Fue contradictoria la forma de llevarse a cabo las relaciones entre el Presidente Norteamericano Donald Trump y su par el presidente la República Popular de China Xi-Jinping; que se reunían, que no se reunían, que se enojaban, que se acercaban y al final firmaron un acuerdo comercial que cierra aún más el comercio de EEUU y de China: acuerdo comercial que comprende la industria de la alimentación y todo hacía parecer que Macri desatendería su relación con China y avanzaría con la de EEUU. Sin embargo, para sorpresa avanzó en contratos comerciales con China y fortaleció los vínculos por medio de un claro mensaje a pesar de sus oposiciones a las relaciones con China de otros tiempos;  no obstante las contradicciones continúan: dicen que Trump pidió que Argentina arregle convenios comerciales en las materias que no forman parte del convenio que China firmó con ellos.

Como otra contradicción, este acuerdo entre EEUU y China beneficia a la Argentina porque trae tranquilidad a los mercados financieros y como consecuencia el dólar se calma y los bonos y acciones argentinas están en suba, pero aparece la contradicción: dicen que el acuerdo alimenticio entre EEUU y China recortará el mercado que la Argentina encuentra en China por alimentos y ello nos perjudicará obligándonos a buscar nuevos mercados, ya que es importante el volumen que Argentina colocaba en China de productos alimenticios.

Por ultimo, como ejemplo de las contradicciones, debemos señalar que estas cumbres siempre se caracterizaron por generar un polo de acuerdos internacionales; pero esta sirvió para que Trump cierre más su económica pactando con México por fuera de la Cumbre y con China como lo señalé y que China avance en la búsqueda de nuevos mercados también por fuera del G20, como ocurrió en el caso argentino.

Quizás para considerar como potencial, la fortaleza del compromiso con Argentina de Lagarde. Quizás poco interese a los inversores la opinión del FMI y menos aun del acompañamiento personal de la Directora Gerente del mismo, pero sin dudas es una medalla más que sirve en una situación de crisis por la que atraviesa nuestro país.
Lo que sí es un hecho relevante es el apoyo de la Canciller Federal de Alemania, Ángela Merkel, quien a pesar de los avatares de su vuelo decidió venir a la Argentina en un avión de línea habiendo tenido excusa más que suficiente para no hacerlo.

Sin dudas la realidad enrrostra éstas y otras contradicciones pero para el gobierno y quizás para el futuro de nuestro país, que dependerá de lo que hagamos en dicho futuro, esta Cumbre significó logros superiores a otras cumbres, lo que sin dudas llena de satisfacción al gobierno y acerca nuevamente a Macri con la clase media argentina.