Si gana CFK se irán los inversores



Ezequiel Bauman-. El nuevo mantra de la derecha es que si gana Cristina se van los inversores del país: ¿cuáles inversores? ¿dónde están?



Con el récord desde 2001 en Riesgo País, el récord histórico en endeudamiento, de una deuda externa impagable y al borde del default, con tasas de inflación récord luego de la hiperinflación de los años 80, no hay ningún inversor más que las propios funcionarios que provienen de empresas reguladas que se autoadministran brutales tarifazos para destrozar la economía.

Lo curioso es que la derecha ha asumido la mentira de que existió la lluvia de inversiones. Una vez asumida esa cuestión imaginaria como real -las tasas de inversión son menores que en el peor período del kirchnerismo, que fue con Axel Kicillof de Ministro de Economía- es casi natural que se intente meter miedo a la sociedad diciendo que los inversores se irán.
No es serio un debate sobre estos términos, porque es como discutir si existen los fantasmas y cuál será el comportamiento de los fantasmas si ganara Cristina Kirchner. Como si las tasas de rentabilidad, aún de las empresas reguladas, no hubieran sido récord durante los gobiernos K.
O como si, por inversores se tomara a los prestamistas usureros cuyos lobistas son los propios funcionarios, que en su ineptitud y deshonestidad llevaron la deuda externa de un mínimo récord a un máximo récord. Hasta volverla impagable.
La intervención del FMI para que Argentina no caiga en default no lo evita al default, solo lo posterga hasta tanto hayan salido todos los capitales golondrinas luego de arruinar la economía argentina dejando un tendal de fábricas cerradas, comercios fundidos, gente sin trabajo y un sideral aumento de la pobreza, mientras el puñado de funcionarios y sus empresas que se enriquecieron de manera récord evade el dinero obtenido y se refugia en paraísos fiscales.

La mentira no tiene patas cortas. El caso del gobernador entrerriano es elocuente. Debe ser el gobernador que más tiempo pasó en el exterior y según informan los medios oficialistas, en cada viaje fue a buscar inversores. ¿Dónde están?  Porque al irresponsable endeudamiento lo están pagando los trabajadores estatales a través de las rebajas salariales que año tras año han venido sufriendo desde el 2015. Lo cual tiene un efecto depresivo en el total de la economía, cerrando las pocas fábricas que había, y donde uno camine encontrará carteles de "Se alquila" donde antes había negocios, no verá albañiles en las casas ni se cruzará con obras públicas de importancia, ni siquiera el arreglo cotidiano. Además de que pagamos el triple de luz y de gas que en Buenos Aires.

El cuento de las inversiones extranjeras siempre fue el mantra de la derecha, que piensa en soluciones mágicas para los problemas que sus políticas irresponsables crean. Por ejemplo, luego de desindustrializar el país y destruir el mercado interno, cuando se les consulta por qué aumentaron el desempleo, le echan la culpa a cualquier cosa y dicen que el problema que generaron se arreglará cuando lleguen las famosas inversiones extranjeras. ¿No es entonces que ya habían llegado pero que si no se los vota a ellos se van a ir? ¿En qué quedamos?
Es prácticamente imposible tomar en serio a estos econochantas.