Presente y futuro de las bibliotecas públicas



Joakito-. ¿Qué nos aportan las bibliotecas en estos tiempos donde reina las TIC y el uso de las redes sociales?

Vayamos por partes, las bibliotecas, varían de acuerdo a sus modos de administración. Por un lado, existen las bibliotecas especializadas (por Universidad, por Facultad, por Colegios Profesionales) que en su mayoría son de acceso restringido. También, existen las bibliotecas estatales (del Congreso, Nacional, o Provinciales) cuya función central es la de preservar el patrimonio bibliográfico. Por último, están las llamadas bibliotecas populares o comunitarias, cuya razón de ser es que puedan acceder a los libros aquellos que no pueden comprarlo.

Más allá del acceso a los libros de manera gratuita, las bibliotecas populares cumplen un papel central como articuladores de la cultura comunitaria, al organizarse en su ámbito presentaciones de libros, coloquios, como así también actos diversos de fomento y extensión de la lectura.
Que desde el gobierno provincial se decida que es importante realizar aportes económicos a mas de 30 bibliotecas populares y comunitarias de Entre Ríos, es un paso importantísimo en estos tiempos de incertidumbre económica, debido a que estos espacios apoyan y estimulan la formación permanente, además de proporcionar, claro está, un acceso igualitario a la información. Tengamos en cuenta, que las bibliotecas populares, al igual que un parque o una escuela, son creados con la intención de que se conviertan en instituciones públicas de acceso libre para todo el mundo. Cada uno de nosotros sabe, que al entrar en una biblioteca lo hace con la intención de pasar el tiempo sin ningún motivo concreto ni expectativa alguna de participar en una transacción, es decir, sin necesidad del dinero como mediador.

Volviendo al interrogante de mas arriba, vemos que hoy nuestras sociedades carecen de vida pública y espacio público, las personas tienden a aislarse y se pierde el sentimiento de espíritu y cohesión
comunitaria. Internet se ha convertido en el máximo espacio público virtual, con una comunidad mundial de usuarios reales que participan en todo tipo de actividades: compras, exploración, conversaciones, estudios, ocio e información. Cuando la sociedad civil y las relaciones entre las personas pierden sentido y carentes de reacción ante la burocracia y el mercado, es cuando resulta imprescindible disponer de espacios públicos y comunitarios. Es cuando entran en juego las bibliotecas populares, cuando están abiertas a todos los que llegan a ella, ofreciéndoles igualdad de oportunidades de acceso y participación en la sociedad.

En esta labor quienes cumplen un papel central los bibliotecarios, quienes deben continuar atesorando y fomentando la diversidad, tanto en términos de materiales como de la información que sus usuarios necesitan.

Las bibliotecas deben ofrecer multitud de opciones y diversos caminos para acceder a diversas colecciones reales y virtuales.
En este sentido, la provincia, además del acompañamiento financiero realizado por el gobierno, cuenta con una trayectoria de mas de 30 años en la formación de bibliotecarios, mediante lo que fue primero el profesorado en Bibliotecología y la ahora Licenciatura en Bibliotecología, que brinda la Faculta de Gestión dependiente de la Universidad Provincial.

Aunque el mundo digital haya avanzado en detrimento del "papel", el rol que cumplen las bibliotecas populares, en esencia sigue vigente.
Las bibliotecas son fundamentales para que la vida pública no se desintegre, es necesario que las comunidades sigan creando, manteniendo y conservando lugares de reunión e interacción para sus miembros, ya sean estos espacios virtuales, físicos o lo que sería ideal, una nueva y compleja combinación de ambos.