La soja, entre China y EEUU



Federico Di Yenno-. Con un avance de la cosecha a más de la mitad, se comienzan a apilar los stocks de soja en los Estados Unidos. Las posibilidades de que el destino final de los mismos sea China son cada vez más acotados. El mercado de maíz, también deprimido por rindes récord, sigue la tendencia de la soja. La dominancia del mercado estadounidense en esta parte del año aplicó la presión bajista en la semana a la negociación de los precios locales.



Hasta US$ 8/t perdió la soja en la semana en el mercado de referencia de Chicago siguiendo el mal desempeño exportador de los Estados Unidos. Los negocios externos de este país, se reportan debajo de las expectativas, semana a semana. Esto último sumado a cancelaciones de negocios anteriores con China, el principal comprador de soja del mundo, deja una mayor incertidumbre respecto al futuro del comercio internacional en el contexto de una guerra comercial entre ambos países, sin precedentes.

Esta caída de la soja en el mercado estadounidense descansa en dos factores principales. El primero recae sobre los rindes esperados récords, que arrojaría la producción de soja más grande de la historia en los Estados Unidos. Esta enorme cosecha hasta el momento no tendría un destino cierto siendo que China, el principal comprador del poroto, está buscando activamente otros orígenes y granos sustitutos para abastecer una demanda creciente de proteína para consumo animal. Los primeros cálculos vaticinaban que China podría adquirir a Estados Unidos una parte de sus compras, importando bajo el arancel del 25 %, por el hecho de que no existe una producción en el mundo que pueda sustituir la cuota del mercado estadounidense. El recrudecimiento de las tensiones comerciales entre ambos países y los últimos datos de negocios de exportación hace que las esperanzas de una cuota de mercado sustancial hacia China sean cada vez menores. Los altos rindes que se están obteniendo en maíz también impulsan el precio del maíz a la baja.



Por estas razones, las condiciones coyunturales de los Estados Unidos incidieron en la caída de los granos gruesos a nivel internacional y, sumado a ello, la caída del precio del petróleo habría adicionado sustento a la baja. La disminución semanal en el mercado de la soja internacional fue de entre 5 y US$ 6/t para Brasil y EE.UU respectivamente, y US$ 16 /t para los puertos de Argentina, trasladándose directamente a la comercialización en el ámbito local. La mayor caída del poroto de soja en el mercado argentino se podría deber a una menor presión compradora de China, luego del aumento en el ritmo de comercialización del stock disponible. La presión habría disminuido ya que a esta altura los stocks remanentes de la cosecha 16/17 son mínimos. Esta caída en los mercados externos explica directamente la caída que tuvo el precio de la soja en pesos (y en dólares) en el mercado doméstico.



Los precios en moneda estadounidense por la soja en Rosario descendieron más US$ 11/t en una semana, siendo que el precio pizarra se fijó en 8.850 pesos el día jueves 25 de octubre. Una caída incluso mayor se trasladó a los contratos de futuros negociados por soja en MATba para los meses de noviembre y enero próximo. La disminución registrada en el contrato de Mayo 2019 fue aproximadamente la mitad, a pesar de que los precios en el mercado FOB a cosecha también hayan caído en la  misma cuantía que en el embarque cercano.

De esta manera, al descender en una menor cuantía el precio de los granos gruesos a cosecha, la curva de precios diferidos revirtió su pendiente, generándose un mercado que indica mayores precios a cosecha que en la entrega inmediata. Las tasas implícitas en los contratos a futuro de soja no alcanzan a cubrir el costo de fondeo en dólares más los costos de almacenaje, pero en el mercado de maíz la historia es diferente.



Los precios ofrecidos por el maíz disponible alcanzaron los US$ 128,5 /t cayendo US$ 4/t en una semana, mientras que son 4,5 % más bajos que a igual fecha del año pasado. Al día jueves 26, el precio del maíz disponible se ofreció a $ 4.600/t en la BCR. En el diferido, la entrega a noviembre se ofreció hasta $ 4.700/t, diciembre $ 4.800/t. y en $ 4.900/t para enero. En un momento de escasez de stocks, las puntas compradores benefician los volúmenes en montos de entre $ 50/t y $ 100/t en el mercado del maíz. Los precios en dólares comienzan en las posiciones de diferido febrero y marzo en US$ 140 y US$ 141/t respectivamente. Las posiciones que acapararon una mayor atención han sido las de disponible en la última semana. Aun así, fuentes del mercado informan que los compradores han sido muy agresivos en los últimos meses, asegurándose gran parte del abastecimiento que necesitan para la campaña en curso y ajustando las disponibilidades actuales de grano. Por el lado de los vendedores, aquellos que tienen más mercadería esperaran una mejora en el tipo de cambio o en los precios internacionales del maíz, lo que genera una depresión de los precios del disponible, disminuyendo también el volumen de negocios.

Por soja, los compradores indican que es escaso el volumen ofrecido. El precio de soja cámara (soja que se destina a exportación) cotiza con una prima informada bastante más alta que la soja fábrica lo que tienta a las posiciones vendedoras que pueden satisfacer los requerimientos de calidad. El diferencial de precios se explica por un aumento en los precios del poroto de soja de exportación luego de que China se volcara a comprar soja en el mercado doméstico en un momento atípico (en esta etapa del año es cuando los importadores salen a buscar poroto a Estados Unidos). En contraste, el precio de los subproductos decayó con el tiempo, (calculado de través del Precio Teórico FOB) los que mejoró la competitividad de la exportación de grano sin procesar. Los envíos se registran más altos en el último mes, según se informan en las DJVE.



Todo lo comentado anteriormente se puede observar en las cifras relevadas por el Ministerio de Agroindustria. Al 17 de octubre, tanto la exportación como las plantas procesadoras llevan adquiridos el 94 % de la cosecha de soja 17/18. Este valor se encuentra muy por encima de años anteriores. La DJVE de poroto de soja se ha incrementado en la última semana en casi 300.000 toneladas. Los que quedan por vender son solamente 2 millones de toneladas, un valor casi nulo si lo compramos con otros valores de otras campañas a igual fecha.