Festival de Cine de Entre Ríos (FICER)



Joakito-. El primer Festival Internacional de Cine de Entre Ríos (FICER) se desarrolló no solo con una impresionante organización y logística sino también con una importante concurrencia de público que acompañó a lo largo de los días el festival donde se proyectaron 23 películas y 18 cortos.
Es cierto, que Entre Ríos no se caracteriza por tener un polo audiovisual fuerte, ni tampoco que existan en el ámbito público medidas que tiendan a favorecer el desarrollo de la industria, sin embargo, por lo que se pudo ver en los cuatro días que duró, sin dudas, el FICER, nació para quedarse.
El FICER es una buena iniciativa que permite fortalecer el vínculo cultural en la provincia, y esperemos que logre que en Entre Ríos se haga más y mejor cine.

El FICER comenzó el miércoles 17 de octubre con un impresionante marco de público y con casi todo el arco político provincial, desde el gobernador y su esposa, hasta el intendente de la ciudad de Paraná. El festival tuvo lugar en el imponente Centro de Convenciones Provincial con vista al río, teniendo también como sedes al Instituto Audio Visual y a la Vieja Usina, generando un paseo entre los tres lugares.
En la inauguración se hizo presente la reconocida actriz, de renombre internacional, Leonor Benedetto, nacida en Entre Ríos y nombrada como la Madrina del festival. Al hacer uso de la palabra, Benedetto, quien llegó acompañada de su hijo y de su nieta, sostuvo que es "un honor, pero también una obligación, así que yo exijo a los organizadores, pero también al gobernador Bordet, cuál va a ser mi obligación. Quiero ser una madrina cuidadosa de ese niño que hoy nace (...) y hacer todo lo posible para que se difunda todo lo que esa criatura haga. Simplemente por un acto de justicia, porque estamos bastante carentes de manifestaciones culturales legítimas, por eso quiero encargarme de eso. Yo nací acá y quise traer a mi hijo y a mi nieta porque son los que me siguen y aquellos de los que yo vengo están también aquí de otra manera".

Después del acto protocolar, los asistentes pudieron disfrutar de la programación establecida y a su vez, ser partícipes del desarrollo del FICER ya que el público también pudo ser jurado del festival. Cada uno de los que entrábamos a cualquiera de las salas donde se proyectaban la película recibíamos una especie de planchuela de papel donde estaban los datos de la película o corto del director o directora y la sección a la que pertenece.
Las secciones eran: largometraje y corto entrerriano, infantil e internacional.
En el margen de la planchuela había una grilla con los números del 1 al 10 para que cada uno ponga el puntaje que le parecía.

Paralelamente al Festival en varios localidades de Entre Ríos se hizo presente el Cine Móvil que conectó los puntos más extremos de la provincia replicando el contenido del FICER, proyectando cortos y largometrajes de directores provinciales, nacionales e internacionales, y así fue, como por ejemplo en San Jaime de la Frontera, donde los más jóvenes no tienen comúnmente acceso al cine, esa jornada vieron Noches de fútbol, del paranaense Guillermo Barbarov, quien fue el ganador en la categoría "corto entrerriano".
Si bien, en estos "tiempos modernos" con el avance de las tecnologías uno puede ver la película que se le ocurra, el FICER tiene un carácter especial, ya que no es lo mismo ver películas solo en tu casa, en un monitor, que en pantalla con la tecnología adecuada para tener esa experiencia estética que significa el cine.

En la gala de cierre del Festival, la directora Celina Murga, leyó una declaración firmada por los realizadores audiovisuales de la provincia, donde destacaron el apoyo del gobernador Bordet de trabajar en pos de una ley de fomento a la industria audiovisual en el territorio entrerriano.
En la ceremonia de gala que ocurrió el sábado por la noche se entregaron los premios del festival a los ganadores, que fueron: "Noche de Futbol"(Mejor Corto Entrerriano), "Natacha, la película" (Infantil), "Mis tarde con Margaritte" que fue la votada por el público como la mejor película en la sección internacional; finalmente, el premio a la mejor película entrerriana -entregado por el actor Gerardo Romano- fue para "El ultimo verano de la boyita" de  Julia Solomonoff quien no estuvo presente en la gala.

La cuota grasa del Festival estuvo a cargo de todos y todas las que circulaban por el patio gastronómico, comiendo y sacándose selfies de todos los colores junto a los camiones expendedores de Cerveza artesanal. La intención de este patio era la de posicionar los productos turísticos, es decir, absolutamente ajeno a la creación cultural, aunque debo decir, que el trago "El Gurí" preparado con gin, licor de miel y mate es de lo mejor que he bebido en años.