Los espacios verdes en la ciudad



El Arquitecto-.El espacio público aparece con el surgimiento de las civilizaciones. Con la llegada de la revolución industrial se construyeron las grandes ciudades produciéndose las migraciones de habitantes del campo hacia las ciudades. Esto llevó a una gran  transformación urbanística, a partir de la cual se empieza a dotar a las ciudades de equipamiento urbano desde una perspectiva funcional y de servicio para el ciudadano.
Las actividades humanas en los asentamientos densamente poblados, se desarrollan en un medio ambiente urbano, con intervenciones cada vez mayores en la naturaleza. Así, el espacio verde, se combina con el espacio construido socialmente. Aprovechar los espacios verdes y públicos, para crear una ciudad sostenible es el gran desafío de Paraná.


Las ciudades producen el 75% del CO2 que está presente en nuestra atmósfera.
Los bosques de todo el mundo absorben un 40% de ese gas, por eso la importancia de explotar los grandes espacios verdes y hacerlos habitables, sobre todo en una ciudad con un importante parque automotor como lo es Paraná.
Los espacios verdes de carácter público, son fundamentales para la conformación de los asentamientos humanos.
Las grandes ciudades del mundo lo demuestran. Como ejemplo, se puede nombrar las experiencias aplicadas en los parques londinenses, en la red de espacios verdes públicos de París y el Ring vienés, los cuales se constituyeron en espacios urbanos de invaluable significado para la estructura de sus respectivas ciudades y aún siguen siendo una referencia obligada para pensar y construir el espacio colectivo y recrear la noción de ciudadanía.

Cada ciudad tiene su propia unidad ambiental, pero todas tienen un problema común, y es la falta de espacios verdes y áreas destinadas a la recreación social. Sabemos que las más importantes ciudades del mundo tratan de aumentar la relación espacio verde-habitante, mientras nosotros la disminuimos con un inadecuado uso de los espacios públicos, sin tener en cuenta que éste factor tiene un alto costo para la salud de la población.

El aprovechamiento de los espacios verdes y públicos es vital para el ser humano. Los hombres
se ubican y viven en el paisaje, como parte constitutiva de este, y ahí llevan adelante sus actividades
económicas, de producción, como también las de carácter cultural convirtiéndose en formador del paisaje.

Se hace necesario recuperar los espacios verdes  como elementos constitutivos del espacio público ya que estos son portadores de mejores condiciones de tipo ambiental, estético, recreativo y
social, en general.



Paraná, además de poseer el parque Urquiza, el parque Varisco, el Gazzano, cuenta también con innumerables plazas. Lamentablemente estos espacios verdes no son aprovechados ni cuidados lo suficientemente bien por las autoridades, no solo las actuales, sino en general. No se dan cuenta de la necesidad de contar con estos cordones verdes. Tampoco la gente toma real consciencia de la necesidad de cuidar, entre todos, estos espacios públicos verdes, que son además el corazón y el pulmón de la ciudad toda.
Cuando estos espacios se mezclan con la arquitectura ayudan a crear espacios especiales que contribuyen con el embellecimiento del ambiente dándole color y mas vida. En tanto espacios compartidos por los pobladores, son escenarios para la contemplación, la recreación y por supuesto, el esparcimiento.

Si somos capaces de integrar  la ecología con la tecnología, en una sostenibilidad que tenga como objetivos el diseño, el desarrollo y la gestión de comunidades urbanas sostenibles, vamos a  lograr que la ecología nos proporcione a quienes planificamos la cuidad un apoyo científico, considerando las ciudades como complejos ecosistemas artificiales, construidos para satisfacer necesidades humanas, pero a la vez con capacidad de proporcionar hábitat a arboles y aves, y cuyo impacto sobre la naturaleza debe ser totalmente gestionado.

Últimamente observamos como se han degradado los espacios verdes públicos existentes en el Área Metropolitana como así también la existencia de lugares vacíos dentro de la ciudad, que en estado de abandono por distintas circunstancias, generan áreas de depresión urbana, inseguridad y
degradación ambiental.

Es absolutamente necesario aumentar los espacios verdes de uso público, integrándolos al sistema existente y dándoles todo del equipamiento y la infraestructura apropiada para atender las necesidades y requerimientos de una sociedad en continuo cambio, teniendo en cuenta estándares nacionales y otros antecedentes.
Tengamos en cuenta que los espacios inutilizados o subutilizados de la ciudad (playa de estacionamiento del municipio y de la ex terminal de ómnibus, galpones del ferrocarril, por ejemplo) pueden ser incorporados al tejido urbano como parte del sistema de espacios verdes públicos existentes, revirtiendo la situación de conflicto en la que se encuentran para convertirse en lugares de pleno aprovechamiento para los paranaenses.