La guerra contra las drogas no ha tenido lugar



Manuel Ibiza-. Una Comisión. Integrada por personalidades de Estados Unidos y mexicanos. Junto a expertos académicos. Policiales y de salud. La Comisión la preside Ernesto Zedillo, expresidente mexicano en los años 90. Del conservador PRI. Tajante. La Comisión dice que la guerra contra las drogas ha fracasado. Que hay que ir hacia un paradigma de regulación. Como con el tabaco y el alcohol.

En Entre Ríos estamos yendo para el otro lado. Con esa estúpida ley de narcomenudeo. Es una calamidad. Que solo trae sufrimiento humano. Mucho sufrimiento humano. Vidas destrozadas por la torpeza, la ignorancia, el cinismo de un puñado de políticos mediocres.
¿Son conscientes las autoridades conservadoras de que quedarán en ridículo en la Historia?
Que quedarán como esos burgueses hipócritas de la era victoriana.
Nunca podrán remediar el mal que están causando con sus teorías esotéricas y sus enfermedades mentales, las cuales consideran que son los pilares de su sensatez. Así de locos están. Así de locos.
Estamos en manos de ellos, un puñado de locos.
Les recomiendo leer un libro de Jean Baudrillard escrito hace 28 años. Donde ya intuía lo que está pasando ahora en Entre Ríos. La indolencia. Las cárceles superpobladas. Los asesinatos. Los jóvenes desperdiciando sus vidas. Los policías honestos jugándose la vida por un puñado de políticos locos, dementes, fuera de la realidad. Los policías corruptos viviendo su Gran Momento. La gente engañada. El opio de los medios de comunicación. La violencia desparramada con naturalidad. Todo está ahí. Ya estaba ahí.

Mientras escribo esta nota. Otro joven será acribillado en las calles de Paraná. O en Concordia. Tirado en la vereda. Un charco de sangre. Un futuro negado para siempre. Bajo la luz mortecina. Una madre llorando. Algunos patrulleros. Los cronistas de la muerte fichando el por algo será del siglo XXI. Sufrimiento. Mucho sufrimiento. Un par de jóvenes, culpables o no, serán encerrados como animales. Serán maltratados peor que perros callejeros. Nunca más saldrán del sistema penal. Unos señores con elegantes trajes se llevarán lo poco ganado en el narcomenudeo. Lo harán como abogados defensores. En nombre de grandes ideales. Como el derecho a una defensa. Tanta hipocresía. Unos jueces. Unos fiscales. Arruinando vidas. Como si nada. Para después llegar a sus casas, besar a sus hijos, soñando que el día de mañana, cuando ya tengan su título de abogacía, arruinarán vidas para orgullo de sus padres. Se seguirán enriqueciendo con la muerte, la prehistoria, la crueldad humana, su salvajismo estúpido. Hasta que el curro dure. Hasta que abramos los ojos. Hasta que el mundo entero nos mire como se mira a los talibanes en Afganistán. Tratando de detener el tiempo. Los señores de la guerra. Los señores de una guerra particularmente hipócrita. Particularmente idiota. Particularmente inútil. Sangre. Sufrimiento. Poder. Control. Riquezas. Silencio. Miedo. Patrulleros. Abogados. Y jóvenes tirados en las calles, bajo un charco de sangre, bajo una luz mortecina, bajo su pronto olvido. Daños colaterales. La guerra contra las drogas no ha tenido lugar. Los cadáveres acumulados son un detalle. Un recuadro en los diarios. Una anécdota barrial. Tirados ahí. Funeral callejero.
Como si fueran bolsas de basura. Desparramadas fuera de los containers. Pasto de caballos villeros. Mugre social.

La cultura ha sido miedosa. No salió a defender el aborto hasta que Macri "permitió" la discusión. En México recién ahora, que Zedillo, un conservador como Macri, habilita el debate, junto al electo presidente Andrés Manuel López Obrador, la cultura sale tibiamente a plantear la legalización. Como se lo plantean los conservadores en Colombia. Tierra de narcos. Regada con sangre. Sangre inútil.
En Entre Ríos la cultura es miedosa. Dependiente de la política. Tibia. Van detrás de lo que el Poder les dice que está mal. Van corriendo. Como movileros. No son artistas. No son escritores. No son intelectuales. Son movileros del sentido común del Poder. Son locutores de un puñado de locos.
En Estados Unidos la droga es legal. solo la combaten a sangre y fuego fronteras afuera. Los militares tienen vedado hacer tareas policiales fronteras adentro de los Estados Unidos.
¿Por qué en Entre Ríos somos tan tontos?
Cárceles superpobladas. Campos de concentración. La droga legal vendiéndose como caramelos, tanto las medicinas psiquiátricas, que son la forma de Control Disciplinario mas sofisticada inventada por la especie humana. Como sus potenciadores. El alcohol. Legal. Perfectamente legal.

Las imágenes ya no conmueven.
La sangre ya no enternece.
Merthiolate de noticieros nocturnos.
Junto al ganador del Quini.
Un video viral de algún bebé simpático.
La fluctuación del dólar.
La nueva moda del verano. 
Solo hay miedo, terror y miedo.
Entre tanta estupidez cotidiana.