El diccionario Pereira Ilustrado



Julio Daniel Vallana-. Contra el monopolio de los muertos. Un archivo artesanal. Fascinado por los republicanos y por Alfonsín. Diálogo abierto con Enrique Pereira. Un valioso aporte histórico en Internet.

Diez años atrás, se publicaba en diario UNO la última entrevista a Enrique Pereira, realizada por el periodista Julio Daniel Vallana, quien accedió a que fuera republicada al cumplirse el décimo aniversario. 



En el lugar abundan afiches de la República Española, de un juvenil Raúl Alfonsín y de otros destacados líderes de la Unión Cívica Radical, centenares de líderes y documentos sobre política e historia, y fotografías, objetos y reliquias vinculadas con algún momento de la vida del país o del radicalismo. Desde ese punto de vista, la estética que se presenta en el amplio espacio resulta cautivante y cuidado, saldo un retrato del ex presidente Fernando De La Rúa, ubicado en posición invertida , a la izquierda de la puerta de ingreso . “Esta en penitencia”, dice con su particular sentido del humor  Enrique Pereira –el creador del diccionarioradical.blogspot.com- un sitio de la web ampliamente visitado por propios y extraños, el cual reúne biografías de centenares de dirigentes fallecidos y otras notables curiosidades, sobre las cuales abundó el secretario del Comité Nacional.



Contagio familiar

-    ¿Dónde naciste?
-      En Paraná, en Corrientes casi Moreno.

-   ¿Quiénes llegaron de España?
-          Mis padres eran de Galicia, pero se conocieron en Buenos Aires. A mi papá lo nombraron en Paraná durante el gobierno de Tibiletti y yo nací tiempo después.
-        Cuál es la diferencia en cuanto a la procedencia geográfica entre los Pereira y Pereyra?
-          La teoría es que los Pereira son gallegos y los otros portugueses, pero he visto de los dos de ambos lugares, así que tiene que ser solamente la forma de escribir, y no me he preocupado por el origen.
-        ¿Cuáles son los antecedentes de relación con la política?
-          Mi padre vino acá nombrado por un gobernador radical y se hizo radical. Mi madre también, y me contagiaron.

-          ¿Estaba muy presente en lo cotidiano?
-          No tenía demasiada trascendencia y en aquella época del peronismo no era cuestión de andar pegando gritos diciendo “soy radical2. Cuando cumplí diez años me hice adherente, ingresé en la Juventud y el primer cargo que ocupé fue vocal suplente, cuando el presidente del comité de la Juventud era Luis Brasesco.

-          E hiciste una larga carrera…

-          Ocupé no sé cuantos cargos: fui congresal, presidente del congreso provincial y secretario del bloque de senadores, aunque en la parte judicial nunca estuve. Fui secretario de Contín –siendo un chiquilín- aparte de aprender me divertí mucho porque era un tipo excepcionalmente dotado de humor.


Los muertos y la felicidad

-          ¿Te marcó la etapa autoritaria del peronismo?

-          No me hizo daño porque lo que hacían en la escuela, lo deshacían en mi casa, y además por más chico que uno sea, advierte cosas que no son. Además, ninguna de las maestras que tuve en la Escuela Sarmiento  era peronista y sólo cumplían las obligaciones formalmente. También es cierto que durante el gobierno de Maya –salvo casos excepcionales de frenéticos, que los hay en todos lados- la cuestión fue relativamente suave. Pero fue cuando –ya por caer el peronismo- ingresé a la Escuela Normal, de la cuestión era mas dura, pese a que había un personaje que recuerdo con gran afecto como el profesor Pedro Beádez, quien trataba de patear para un lado y para el otro. Con muchas de aquellas personas de esa época que hicieron algunas cosas, hemos sido conocidos y amigos, y soy cualquier cosa menos gorila. Muchas de las cosas que hicieron mal, después se las hicieron a ellos, lo cual estaba también absolutamente mal. Nuestra historia trágica está llena de mártires.

-          De todos los bandos y colores…

-          Es cierto que hubo muchos mártires peronistas, pero también radicales, como habrás visto en el blog, aunque a veces carecemos de información suficiente porque se hace a pulmón, artesanalmente y no académicamente –aunque no se dice ninguna mentira. Hay un grupo de personas que da una mano importante, entre ellos el diputado José Artusi, quien lo diseñó y me enseñó a manejarlo.

-          comicio. Llegó un hombre para votar, se armó una discusión sobre si lo había hecho o no antes, durante la cual el gaucho dijo que el hombre no había votado. El misario le pegó un balazo en la nuca al gaucho bien vestido. El muerto era el general de brigada Conrado Risso Patrón, un candidato radical. Se armó un escándalo tremendo y el gobernador tuvo que huir de la provincia. Hubo una huelga de los diputados nacionales del radicalismo. Al comisario lo condenaron a cinco o seis años, vino el gobierno de Perón y lo indultaron. ¡También mataron un senador nacional en el Congreso, al presidente del bloque de diputados provinciales en Mendoza, al Senador Vivas en Córdoba… la lista sería interminable. O gente modesta  y del común que estaba gritando “viva el Partido Radical” y le pegaron un tiro  en la cabeza o en la espalda. Nadie tiene el monopolio de los muertos, víctimas y perseguidos, que lamentablemente son numerosos en el país.
-          ¿El día más feliz como radical?
-          Cuando triunfó Alfonsín, por dos cosas: terminaba la dictadura espantosa y había ganado mi partido y un hombre a quien aprecio mucho.
-          ¿Cuándo lo conociste?
-          En 1963  1964, cuando era diputado nacional, al igual que el inolvidable Eduardo Solari, pero lo traté a partir de la creación del Movimiento de Renovación y Cambio, en 1973, en el Teatro Roma, de Rosario.
-          ¿Cómo te impresionó?
-          Tiene eso que se denomina ángel y es un gran seductor. Hablás con él y se tiene la absoluta certeza que no te está macaneando, que está diciendo lo que cree No es un palmeador de espaldas ni un prometedor de Roll Royce a la gente de El Morro. Trata de hacer llegar un mensaje de esperanza para todos. Es un personaje superior –por lejos- a alguien que alguna vez alguno calificó de estadista, como en el caso de Frondizi, que fue un mero charlatán..
-          ¡Epa!
-          Claro, si dijo blanco e hizo negro…
-          No es el único..
-          Claro, sí, sí. Pero eso de escribir Petróleo y Política, y después entregar el petróleo ¡es el colmo! Lo que sí, era un hombre honrado.
-          ¿Hasta cuando te duró la primavera que inició Alfonsín?
Supongo que como al resto del país, hasta que comienzan episodios embromados y objetivamente la oposición se destaca no por construir sino por destruir a quien está en el gobierno, llegar con el gobierno destruido y así sigue una especie de matraca trágica, con lo cual no se soluciona ninguno de los problemas graves del país. El radicalismo ha sido mejor oposición con respecto al peronismo, que este respecto al radicalismo. Aquel viaje de Cavallo –que paradójicamente terminó siendo ministro de De La Rúa, cuando este sujeto fue presidente- pidiendo por el mundo que no le den un peso a la Argentina, fue una vulgar traición a la patria, tanto de quienes lo mandaron como de quienes lo hicieron, y un daño objetivo al país. No creo que hoy pueda pasar algo por el estilo. Pero pongámonos en esta situación: si un 

-          barullo descomunal como el del campo hubiera ocurrido en la época de Alfonsín, le hubieran prendido fuego a la Casa de Gobierno, al Congreso y hubieran dicho que él mismo le tiró el farol a una persona por la cabeza para matarlo. Al radicalismo se le exige comportamiento de madre y a los demás se les perdonan los comportamientos de otra clase. Está bien que así sea, porque debemos portarnos bien. Los demás también, pero si no lo quieren hacer…
-          ¿Por qué te has ocupado tanto sobre el tema de la Guerra Civil Española?
-          Cuando era niño, en la esquina de mi casa alquilaba una piecita un viejito –de apellido Pérez- quien tenía una banderita de la República Española y yo le preguntaba. Me contaba, me prestó un librito y me enamoré para siempre de ese tema. En Buenos Aires tuvo la oportunidad de conocer a algunos personajes importantes como el Coronel Galán –jefe del Quinto Regimiento-; en Paraná al doctor Luis Jiménez de Asúa –presidente del gobierno de la República Española en el exilio-; siendo muy chico lo escuché en la Biblioteca Popular al autor de Platero y yo, Juan Ramón Giménez –otro exiliado- y tuve la suerte de escuchar a un sujeto impresionante que yo no sabía lo que decía, como el poeta León Felipe –un personaje apocalíptico. Después comencé a publicar  algunas cosas en El Diario, se las mandé por correo electrónico a los  republicanos españoles en Buenos Aires y un 28 de diciembre –pensando que era una broma- me dieron el premio –junto con Ismael Serrano- “a la solidaridad con la República Española”. Junto con Hipólito Solari Irigoyen teníamos una especie de guerra personal contra Franco. Cuando murió, el decreto de homenaje de Entre Ríos –firmado por el gobernador Cresto- fue espantoso y tremendo. Estoy seguro que Cresto no pensaba así y se lo hicieron, porque lo conocí y era un hombre afable, que con los radicales era muy cordial.

Un trabajo artesanal
-          ¿Cómo y cuándo comenzaste la tarea de ser una especie de historiador artesanal del radicalismo?
-          Cada vez que se moría un dirigente radical lo anotaba en un ficherito (lo muestra). Después me tomé el trabajo de leer los tres tomos de la Historia del Radicalismo –de Gabriel del Mazo- donde figuran todos los nombres de quienes fueron convencionales y delegados al Comité Nacional. Gracias a la aparición del Excel (el programa informático) fui anotando los nombres. A veces en los diarios figuran personas como convencionales o diputados y no lo fueron. Lo difícil desde una ciudad como Paraná es encontrar archivos porque no me puedo trasladar por todo el país para revisar los diarios de sesiones, o muchas veces escribo y no me contestan. En el blog establecí una especie de categorización para ingresarlo  y es que cómo mínimo haya sido concejal de capital de provincia. Pero no es un santoral donde pongo sólo a los radicales buenos. A algunos que no me gustan les doy con un caño.
-          ¿Por ejemplo?
-          Leopoldo Melo –nacido en Diamante- un personaje siniestro y sombrío, senador por Entre Ríos, que hizo fraude. A punto tal que mucha gente se acuerda de una frase : “Fue un radical de la mesa servida y la gloria barata”, que se lo dijo el gobernador radical de Mendoza, en 1918.
-          Así que el blog es la continuación –era digital mediante- de aquel fichero original…
-          Así es, ya voy por la letra “r”. Desde hace ocho o nueve años fui pasando el material a la computadora y ordenándolo alfabéticamente. Si lo hubiera querido imprimir era un problema por el tamaño respetable de las entre 500 y 800 micro biografías –y otras más extensas- que tengo. Una edición es cara y no la lee nadie. Entonces, hace un año hablamos con Artusi y nos decidimos a hacer esta obra colectiva. No tiene otro costo que las llamadas telefónicas o algunas cartas postales. El problema es que el blog no se puede hacer por orden alfabético, entonces lo hicimos por distrito.
-          ¿Por qué no hicieron una página digital?
-          Porque cobraban 2.000 o 3.000 pesos para diseñarla. Esto es muy modesto.
-          ¿La gente te llama para aportar información?
-          Un día llamó un señor de Santa Fe preguntando cuánto le cobrara por poner el abuelo que había sido diputado nacional. Obviamente le dije que no cobrábamos nada.

Gardel golpista


-          ¿Hay gente enojada con alguna información en particular?
-          Seis o siete que me llamaron enfurecidos por poner el tango de Gardel contra Hipólito Irigoyen, festejando el golpe de Estado de Uriburu. El tango es espantoso, horripilante y dice barbaridades. Gardel estaba vinculado con mucha gente peligrosa y pistoleros del Partido Conservador. Me pidieron que lo sacara porque era una vergüenza para Gardel. Yo no lo escribí, ni lo descubrí. Se hablaba de ese tango pero casi nadie lo había escuchado. Ahora escuché que hay otro tango de Gardel, de 1929, diciendo “que se vayan”. No sé si es cierto. Cuando muere Gardel –que fue una tragedia nacional- el Estado potencia el dolor porque estaba organizando otro gigantesco fraude. Este tango desapareció de las casas de venta de discos, porque le hacía  daño a la memoria de Gardel. Hacía un tiempo que había muerto Irigoyen y el radicalismo era el partido más popular.
-          También ingresaste un tango “Yrigoyenista”…
-          Ya lo habían mencionado personas que saben mucho de tango como Ricardo Ostuni. También incluí un tango de Ignacio Corsini, porque me gusta mucho. Me enteré que en 1928 había cantado un tango que se llama Yrigoyen presidente. Averigüé a través del Instituto Yrigoyeniano y logré rescatarlo. Le pregunté a Ostuni si Corsini había sido radical y me dijo que en 1952 se acordaba de haberlo visto en un acto de Balbín que disolvió la Policía, por el cual fueron presos.
-          ¿Alguna información que hayas encontrado que desconocías?
-          Una vez leí en La Nación un artículo de un diputado nacional –que lo cambió a Leandro Alem por Macri- el doctor Jorge Vanossi, en el cual elogiaba a Leopoldo Melo como un gran tratadista de Derecho y lo ponía a la altura de la Madre Teresa, Juan XXIII y Buda juntos.  A los pocos días una señora –de apellido Evans- escribió furiosa una carta de lectores. Logré ubicar al marido de esta señora, el capitán de navío Marcos Oliva Day, quien me contó que el hermano de su señora fue presidente del radicalismo de Mendoza e iba a ser candidato a gobernador y no pude ser porque fue vetada la fórmula presidencial. A Evans –una persona delicada de salud- y su médico lo llevaron presos, y exigía a los gritos que lo atendieran. Pero Leopoldo Melo se negó a que lo hicieran, no obstante que el médico estaba preso junto a él. Cuando se estaba por morir, los icarios del fraude del general Justo., lo sacaron y lo tiraron en una cama del Hotel Castelar. Le escribí a Vanossi y minimizó el caso.
-          ¿Personajes o situaciones pintorescas?
-          El doctor Pedro Benigno Rico, abogado de Paraná y diputado yrigoyenista. Cuando vino la dictadura de Uriburu, Entre Ríos extrañamente no fue intervenida, al igual que San Luis, así que muchos radicales se refugiaban acá. En 1932 don Fermín Garay le habla al doctor Rico y le dice que tenía que ir a una casa donde estaba escondido el general Severo Toranzo –que estaba condenado a muerte por haberse rebelado contra la dictadura. Lo fue a buscar y estaba disfrazado de mujer. Tenía que llevarlo cerca de Rosario y de ahí en una avioneta lo sacaban hacia Uruguay. Cerca de Rosario lo detiene una patrulla, le da el carné de diputado y el militar le dice: “Usted será diputado pero acá no es nada”. Luego preguntó por “la señora”, entonces Rico le dice: “Discúlpeme pero esta  mujer esta aterrada porque es de una de las familias más importantes de Rosario y tiene un romance conmigo”. Entonces el oficial le dijo: “Vaya doctor, pero perdóneme que le diga que tiene un gusto de mierda”.

Boinas blancas bajo la lupa
-          Te propongo un ping pong de nombres y me das una definición.
-          Bueno
·         Carlos Contín: “Tanto el padre como el hijo fueron dos personas que sirvieron a la provincia y dieron muestras de inteligencia –me refiero al padre porque el hijo no tuvo tiempo- y de hacerla a avanzar, como por ejemplo a través de las 123 escuelas que hizo. Además, hasta el día que murió nunca cobró la pensión como gobernador”
·         Eduardo Solari: “Un ejemplo de hombre. Vivió pobre, se sacrificó y se jugó la vida por gente que no pensaba como él. Tuvo un gran talento y fue un gran diputado.”
·         Raúl Uranga: “Lo conocí por razones de vecindad. Simpático, generoso, tenía un sentido del humor extraordinario y una inteligencia prodigiosa. Estoy seguro que si hubiera vivido, se habría reincorporado al radicalismo”.
·         Ricardo Balbín: “Una figura ejemplar, a punto tal que a pesar de sus tremendos enfrentamientos –primero con la Década infame y luego con Perón –que lo puso preso- termina siendo amigo y hacen una obra fantástica: amigar al país, al punto que hablar hoy de peronistas y anti peronistas es cosa de chiflados”
·         Raúl Alfonsín: “Lo quiero muchísimo, así que me comprenden las generales de la ley. Además de ser muy querible y con un talento que le permitió aprender inglés y computación más allá de los 70 años, fue un hombre que no mereció que la oposición le hiciera las maldades que le hizo”.
·         Fernando De la Rúa: “Si le hubiera correspondido por norma ponerlo en el panteón de los caídos en el 90, lo hubiera sacado”.
·         César Jaroslawsky: “Un personaje casi de novela. De una gran valentía y coraje cívico que lo llevó a tener –habiendo sido un casi furioso antiperonista- un trato cordial y amigable. Acercó mucho a peronistas y radicales, y en eso completó la obra de Balbín. En un momento muy difícil de la Argentina fue un excelente presidente del bloque de diputados nacionales, logró en la Cámara que se sancionaran muchas leyes y poner paz en un ambiente donde si se dejaban sueltas las pasiones de algunos energúmenos, la tranquilidad no hubiera existido.
·         Enrique Nosiglia: “Lo conozco desde hace muchos años. Nada más. No tengo la menor relación salvo la de decirle. ¿Cómo te va Coti?.”
·         Don Humberto Varisco: “Una figura que hay que separar del resto de su familia”
·         Sergio Varisco: “Me quedo con Don Humberto”.
·         Don Luis Brasesco: “Fantástico, muy bueno, ejemplar”.
·         Sergio Montiel: “Es demasiado actual y vecino. Conservo una relación cordial con él y discrepo con muchas cosas que hizo. Hizo cosas buenas que no se pueden deshacer, como la Universidad Autónoma y Sidecreer. Le tocó gobernar en un momento sumamente difícil y su manera de ser no lo ayudó mucho”.
·         Cobos: “¡Qué! (risas) Un personaje a quien no le compraría un auto usado”.
·         Alguien que no nombré: “Rodolfo Parente y Jorge D’Agostino. Hay figuras muy valiosas  en el radicalismo entrerriano, que no están peleándose ferozmente en una interna, que hay que evitar porque no es un momento propicio, especialmente después de la locura de haber llevado a Lavagna de candidato a presidente.”