¿Ahora el peronismo federal es opositor a Macri?



Gerardo Pressman-. El autodenominado peronismo federal empieza a tomar distancia del macrismo, tanto por la debacle económica como por la cercanía de las elecciones. Además, por la caída de la imagen de Macri ya no "garpa" sacarse fotos con él, a cambio de nada.

Alrededor de 4.000 millones volverán a las provincias en concepto de reintegro por la caída del Fondo Sojero. Es la mitad de lo que les correspondería, si Macri no lo hubiera eliminado. Desde el gobierno nacional, dicen que otros 4.000 millones volverán a las provincias por los reintegros de las exportaciones.
Macri cedió ante la amenaza del "peronismo federal" de voltear el Decreto de Necesidad y Urgencia que eliminó el Fondo Sojero, en el Congreso Nacional. Obviamente, iban a tener el acompañamiento del bloque K, que de entrada se opuso a la medida. Una de las pocas medidas de distribución de la riqueza que realmente tenía un anclaje fiscal.
A su vez, a los diputados nacionales radicales, ya sea porque sus correligionarios gobiernan algunas provincias, ya sea porque gobiernan la mayoría de las capitales provinciales, como Paraná sin ir mas lejos, les convenía que sus gestiones no sean desfinanciadas. Los municipios recibían este dinero que surgía del 30% de las retenciones a la soja. Este dinero venía decreciendo porque las retenciones a la soja se venían bajando, pero los compensaba la devaluación (los exportadores de granos, aunque venden en dólares, pagan las retenciones en pesos).
Se va conformando así un nuevo contorno del peronismo autodenominado federal. Ya no aparece "a la cola" de Macri sino que le impone condiciones. Y hasta podría hacerle pagar un fuerte costo político a las gobernaciones de CABA y provincia de Buenos Aires, cuyo beneficiario político final podría ser el kirchnerismo.


En Entre Ríos se ven las huellas de este nuevo recorrido que empieza a recorrer el peronismo federal en todo el país. Es un peronismo federal que ahora toma distancia del macrismo, en especial luego de la debacle económica.
Aunque se mantiene ajeno al conflicto social -por ejemplo, la detención de Juan Grabois, la de Milagro Sala, el crecimiento tanto de la protesta como de la represión- mantiene vínculos con algunos movimientos sociales, como el Movimiento Evita y sobre todo, con la CGT, cuyas regionales, en el caso de Entre Ríos, están más cerca del gobierno provincial.
Es cierto que el caso de Bordet está condicionado por la política interna del peronismo entrerriano. Las críticas de Urribarri sugiriendo un pacto del gobernador con el macrismo, generaron un cisma dentro y fuera del peronismo. Adentro del peronismo, Bordet se volvió crítico de la gestión nacional. Hacia fuera, el diputado Sergio Knetemann (acaso el vocero de Atillio Benedetti) pidió "reglas claras y certezas" en torno a la fecha de las elecciones. En parte para despegar a su sector de la acordada con Bordet para desdoblar las elecciones, que fue lo que acusó Urribarri cuando vio que Cambiemos daba vuelta su posición. En parte también para dar certezas de que su sector va a competir y tiene las de ganar. Es lo que intentan mostrar todos los sectores políticos cuando se están calentando motores de cara a la campaña.



Así como ni Knetemann ni Urribarri van a llevar las cosas a un punto de no retorno donde quede en juego la gobernabilidad de Bordet, el peronismo federal y el propio Bordet junto a los legisladores nacionales que le responden, no van a llevar las cosas con la Nación a un punto de no retorno que ponga en juego la frágil gobernabilidad nacional, con estanflación, un gobierno de ricos insensibles y enajenados, que últimamente ofician de voceros del Fondo Monetario Internacional.
En el medio, está el asunto del desafuero de Cristina, perseguida por Bonadío, un íntimo amigo del Senador Nacional Miguel Pichetto, quien lanzó su candidatura presidencial en un acto escuálido en La Plata, pero es quien tiene la llave del desafuero de Cristina.
Si el peronismo federal le da rienda suelta a la locura de Bonadío, Cristina podría estar presa durante el proceso electoral. Ellos serían los beneficiarios, no Cambiemos.
¿Es un escenario posible?
Hoy poy hoy está difícil. Porque la movida se vería no tanto como de propia conveniencia para el peronismo federal, sino como una ayuda al gobierno nacional.
Si con el tiempo el peronismo federal ocupa parte del espacio opositor, esas condiciones cambiarían.
No hay que olvidarse que el Senador Nacional Luis Barrionuevo -ex interventor del PJ nacional- no pudo asumir su banca por Catamarca porque fue desaforado y expulsado del recinto a pedido de...la Senadora Cristina Kirchner.