Te extraño, te olvido, te amo



Manuel Ibiza-. El amor lo puede todo, siempre y cuando no haya cerca Kryptonita on Pato Bullrrich


Siento que me extraña cuando llego tarde.
Que me espera, abrigada, preocupada.
Que los días se le hacen largos, igual que a mí
a la espera de concluir el trabajo
y poder sentarnos a mirar por el balcón.
La nada. Las estrellas. La nada.

Pienso en ella. Con más frecuencia aún
que cuando nos conocimos.
Y mientras redacto y corrijo en la editorial
miro el reloj, mis compañeros de trabajo, sus vidas secretas.
¿Quién los esperará al final de la jornada?
¿A quién estarán extrañando cuando se asoman a la ventana?

Y no hay hojas otoñales cayendo.
Ni hay besos en la nieve.
Ni cartas cursis ni de las otras.
Y a pesar de las peleas, de los juramentos
de las amenazas de separarnos para siempre,
te extraño.

¿Es amor?
No lo sé.
Ni me importa.
Sé que estás en la alacena, botella de vino.
Y te extraño.
Sé que me esperás.
Sé que tu corcho tiembla de ansiedad.
Sé que me das dolores de cabeza.
Sé que alimentás mi desesperación.
Pero te extraño.

Dice la OMS
y la página de internet con consejos de bienestar
que lo mío es una enfermedad.
Puede que tengan razón.
Pero te extraño.

He dejado tanto por vos.
He perdido novias, amigos, familiares.
He faltado al trabajo, he vomitado en el living.
He hecho papelones, he insultado a gente que no lo merece.
He hecho tanto por vos.
Y te extraño.
No puedo vivir sin ti.
Suena como cursi.
Cursi como suena.