Las "mentiras" de los datos de la UCA sobre pobreza infantil



Joakito-. Sin mediar explicación alguna de cómo realiza su trabajo, la UCA presenta su relevamiento del año 2017 donde establece que en Entre Ríos casi el 20% de los gurises son pobres ¿De dónde sacan los datos? ¿Es lo mismo hablar de pobreza infantil que de vulneración de derechos?
Ya el sociólogo Osvaldo Quinteros había explicado el tema. Pero para parece que hay que volver una y otra vez...volviendo a aclarar que esto NO SIGNIFICA minimizar la problemática de la pobreza, al contrario!
Según la UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, según las siglas en inglés) la medición de la pobreza infantil en los países desarrollados tiene que  realizarse separando lo que son las "prohibiciones" de la pobreza en términos relativos.

Las medición de prohibiciones se determina cuando no se cumplen mas de dos de los siguientes ítems: Tres comidas al día; al menos una comida al día con carne, pollo o pescado (o un plato vegetariano equivalente); frutas y verduras frescas todos los días; libros adecuados a la edad y nivel de conocimientos del niño (excepto libros de texto); artículos para actividades de esparcimiento al aire libre (bicicleta, patines, etc.); actividades regulares de esparcimiento (nadar, tocar un instrumento musical, participar en organizaciones juveniles, etc.); juegos para la casa (al menos uno por niño, incluidos juguetes educativos para bebés, bloques, juegos de mesa, juegos de computadora, etc.); dinero para participar en los paseos y actividades de la escuela; un lugar tranquilo con espacio y luz suficientes para hacer la tarea escolar; conexión a Internet; algunas prendas de vestir nuevas (es decir, no todas de segunda mano); dos pares de zapatos del tamaño correcto (incluido al menos un par para cualquier clima);oportunidad de invitar de vez en cuando a un amigo a jugar y comer en su casa; y, la oportunidad de festejar acontecimientos especiales, como su cumpleaños, fiestas religiosas, etc.
Estos indicadores son tomados para medir cuántos son los niños (de 1 a 14 años) que tienen prohibiciones.

Por otro lado está lo que UNICEF llama "pobreza  relativa", es decir, cuando los ingresos, ajustados según el tamaño y la composición de la familia, son inferiores al 50% del ingreso medio del país donde vive.

Esto es lo que plantea UNICEF que hay que tener presente a la hora de medir las condiciones de pobreza en la infancia. En Argentina la Universidad Católica Argentina, que vaya a saber uno por qué razón todos le creen, el 62,5 por ciento de los menores de hasta 17 años tiene alguno de sus derechos vulnerados. Esta cifra corresponde al 2017 y representa un alza de 2 por ciento respecto de 2016, alcanzando el nivel más alto desde 2013. Según la UCA, en Entre Ríos, existiría un 19,16 por ciento de los menores que tienen algún derecho vulnerado, y subraya lugares remotos ubicados en el medio de la nada como los que muestran los números mas altos de pobreza infantil (Puerto Yuquerí en Concordia y Betbeder en Nogoyá con mas de 45 por ciento de menores de 17 años que viven en la pobreza). ¿Se puede creer en estos datos? La respuesta es relativa ya que la Encuesta de Deuda  Social Argentina (EDSA) no sólo toma conglomerados de tamaños muy chicos para realizar la medición sino que también toma lugares donde los hogares ricos tengan un menor peso en la EDSA en comparación con la Encuesta Permanente de Hogares.



Ya hemos hablado sobre la diferencia entre ambos indicadores, lo pueden leer en esta nota. Ahora bien, si tomamos los indicadores que utiliza la UNICEF -que nadie puede acusar de ser tendenciosa o estar ideológicamente influida- y tomamos los números que da a conocer la UCA, cabe preguntarse: ¿Por qué la UCA no diferencia sus datos entre lo que significa ser pobre en términos relativos (es decir hogares con 50% de ingresos inferiores al ingreso medio del país) y lo que significa tener dos o mas"prohibiciones" de las que señala y nombramos mas arriba. La UCA mezcla las dos cosas, por lo tanto es obvio, no es necesario ser muy técnico para darse cuenta, que en Ceibas vamos a encontrar mas "chicos pobres" que en Paraná. Esta barrabasada solo es posible si mezclamos los indicadores sin diferenciar: ¿O acaso en Ceibas, que está en el departamento Islas, hay acceso a la electricidad, a la internet y hay escuelas para todos como en Paraná o en Concepción del Uruguay? Ni hablar si hablamos de Betbeder ¿Cuántos compañeritos de escuela puede tener un gurí de ese paraje que vaya a saber cuantos kilómetros tiene que hacer para llegar, imagínense cómo hace para invitarlos a su cumpleaños?
La UCA  mezcla los datos de "prohibiciones" que tiene la infancia (con variables utilizadas para los países desarrollados, lo cual como es obvio, no se aplica en la Argentina y MENOS en Entre Ríos) con los datos duros de la economía (es decir el nivel de ingresos de la familia) por eso, es que en sus resultados da números "alarmantes" para la localidad de Betbeder en Nogoyá, que tiene solo una escuela primaria, si tenemos en cuenta que la UCA considera que se es niño hasta los 17 años (ñiños que votan: único país en el mundo...), entonces, al no haber escuela secundaria se inflan los números de la pobreza-  y no muestra los números de la ciudad de Paraná o de Concordia donde hay una gran oferta educativa.

Por último, y no por eso menos importante, es que la UCA  da a conocer los datos rimbombantes sobre pobreza, pero no ofrece ni pautas, ni directivas, ni mucho menos propuestas concretas acerca de como reducir la pobreza, ya que la iglesia católica y sus organismos, no forman parte de la solución a la pobreza, sino que por el contrario, forman parte del negocio que significa la administración de la pobreza.