La víspera



Ramiro Pereira-.


Mientras el mar fatiga su costado oscuro
se desentienden de las cosas los vanos peregrinos
y todo el firmamento se mira con otro aire
de claro costado que se aventura en el poniente.

No hay destino mayor pues no hay destino,
sólo caminos sin trazar, dijo el poeta
que se hacen andando con el viento, que ilusiona
la sombra en la que me tornaré.

¿Hacia dónde van los duros hierros que conquistan?
¿Cuál es el lugar final a donde esperan llegar tras el incierto viaje?
No hay certeza, me temo, en este asunto.
Nos deslumbra la mar.. y todo el mundo.