Defender a rajatabla la libertad de expresión



Lucas Carrasco-. Los debates sobre la alimentación de la gente deben ser abiertos, democráticos, plurales. No podemos, jamás, aceptar la intolerancia. Como pasó en Gualeguaychú.


Federico Otto y Maximiliano Nissero son ingenieros agrónomos. Integran un movimiento político denominado Plan de Alimentación Sana, Segura y Soberana (PASSS).  En su carácter de tal, iban a participar de unas jornadas denominadas Semana de la Agricultura, organizada por el Instituto Agrotécnico de Gualeguaychú.
Ellos iban a explicar su postura sobre la agronomía. Ellos son ingenieros agrónomos y yo un simple periodista, pero que no quiero ser hipócrita: he hablado largo y tendido en Radio La Voz con mi amigo RubénAlmará (que no coincide conmigo en casi nada) contra la posición que sostienen. Y he escrito mucho en Noticias Entre Ríos a favor de los transgénicos, contra la oligarquía pidiendo que les cobren impuestos, pero a favor de su tecnología. Y no en pocas ocasiones me referí a las ideas que los citados querían exponer, de manera jocosa e hiriente.
De acuerdo al periódico El Entre Ríos (yo lo considero de los más serios en la provincia, aunque conmigo hayan hecho antiperiodismo y amarillismo):
El viernes 3 de agosto (los ingenieros agrónomos citados) recibieron un correo electrónico donde el Consejo de Administración les comunicaba que habían “tomado la decisión de retirarlos del programa” ya que sus integrantes “no están de acuerdo en el accionar ni en los mensajes que el PASSS dicta”. Además se deja claro que “no vemos apropiado que dicho programa sea presentado a los alumnos que en poco tiempo serán actores directos del mundo rural”.

No se trata de censura, censura es otra cosa. Más grave. Pero sí se trata de una grave afrenta a la tolerancia, a la pluralidad y al espíritu del saber, que se basa en la polémica, las evidencias, EL ERROR, la constancia. Sin error, no hay ciencia. Sin tolerancia, no hay ciencia. Aunque se haga en nombre de la ciencia.
No sé si importa mi solidaridad con estos ingenieros marginados injustamente por el instituto en cuestión en Gualeguaychú, pero sería un careta si me hiciera el boludo con esta información.
Está mal que diga que de antemano imagino las tesis que proclamarán y contra qué irán. Está mal, aunque es inevitable que lo haga. PERO. De ahí a avalar o callarme cuando les niegan la palabra, hay una enorme distancia.
Yo creo en la ciencia y el espíritu crítico, lo cual me ha hecho enfrentar a colectivos de minorías intensas que defienden sus ideologías, con más o menos argumentos, sí con mucha liviandad de los medios de comunicación contra enemigos fáciles (excluyo en este razonamiento a El Entre Ríos: sin ellos, no sabríamos lo que pasó) pero jamás de los jamases estaría a favor de callar ninguna opinión. De ninguna manera es aceptable.
Federico Otto y Maximiliano Nissero deben tener el derecho a explicar sus puntos de vista en cualquier ámbito educativo, solo la pluralidad y el pensamiento crítico, que implica ESCUCHAR A LOS QUE NO PIENSAN COMO UNO, hará que la humanidad avance hacia un sistema agricultor que beneficie a todos los seres humanos, incluyendo el ecosistema.

Yo creo que los transgénicos son, en el balance, algo bueno. Creo que cuanta más ciencia y procesos en los alimentos, mayor seguridad y mayor avance social. Obvio, no soy ingenuo ni boludo sobre las empresas y funcionarios chorros que andan dando vueltas. Pero mi posición es a pesar de eso y no solo por eso. Sin embargo, creo que los que piensan distinto y, además, pueden argumentar mejor que yo seguramente, o no, qué carajo importa, en suma: quienes piensan distinto deben poder expresarse.
Puede que no les importe, que les perjudique mi escrito por mi mala fama, pero ésta es mi posición y más aún, en mi espacio semanal me comprometo a publicar lo que no les dejaron decir. Mándenlo a lucas-carrasco@hotmail.com
Es mi mail personal. Prometo respetar a rajatabla lo que expresen. Porque quiero que les llegue a todos, cuantos más, mejor. Luego sí, debatiremos. Pero no vale inclinar la cancha, ni contra uds ni contra nadie.