El cine como política cultural


Sabrina-. Gustavo Bordet estuvo en Buenos Aires mostrando el ordenamiento fiscal de la provincia para que le sigan dando para pagar los salarios y de paso presentó en la casa de toda la entrerrianía el primer Festival Internacional de Cine de Entre Ríos (FEICER). Más tarde de lo previsto, la Secretaria de Turismo y Cultura Carolina Gaillard, junto a Celina Murga ("Ana y los otros"), Nicolás Herzog ("Entre Ríos. Todo lo que no dijimos"), Eduardo Crespo ("Crespo") y Maximiliano Schonfeld ("Germania"), directores  entrerrianos que proyectarán sus películas, presentó el festival, destacando el beneficio que trae la realización del mismo para dar impulso a una ley de fomento del sector en la provincia.

Por su parte, el gobernador Bordet manifestó que "ojalá este sea el primer festival de otros tantos que vendrán, porque esto es una política pública" y que "a los entrerrianos nos salió gratis porque es financiada por el CFI (Consejo Federal de Inversiones)".

El CFI es una especie de "caja chica" que tienen todos los gobernadores del país, que la utilizan, fundamentalmente, para la "rosca política", debido que ese sello controla el régimen de distribución de recursos entre las distintas jurisdicciones, rol que le asigna la constitución nacional. Las embajadas de Suecia y Francia,  también aportan a la realización del FEICER . Junto a personas que desde hace más de 10 años se dedican al cine- aunque también estuvo la diputada nacional Mayda Cresto, defendiendo el derecho a las dos vidas, porque sin "vida ni hay cine"-.



Quienes visiten la ciudad de Paraná del 17 al 21 de octubre y participen del Festival, podrán disfrutar además de un tour gratuito en catamarán por la costa de Paraná, y un paseo a Villa Urquiza, vinculando de esta manera la actividad cinematográfica al turismo.

No tengo ni idea qué sería eso de "cine entrerriano"; he visto las películas de Murga, las de Emiliano Gieco, la de Herzoc, entrerrianos que hace 15 años o más viven en Buenos Aires, sin embargo, si hay algo que puedo afirmar, es que esta provincia, por su naturaleza y sus pueblos sabiamente construidos tiene infinidad de lugares soñados por cualquier cineasta para que sea locación en cualquier tipo de película.  Creo que si la intención es que el FEICER sea un furgón de cola del turismo, de mínima antes de proponerse una ley de fomento, propongan la creación de un un Polo Audiovisual con todo lo que eso significa (creación de puestos de trabajo, espacios de formación académica, etc) y dejen de engañarse pensando que una política cultural es llenar dos o tres veces al año el Centro de Convenciones. Hoy quien desee dedicarse a estudiar cine se tiene que ir de la provincia.
Veremos qué es lo que pasa y qué genera este Festival Internacional de Cine, sobre todo la cantidad de participantes del concurso de Cortometraje que eligirá a 10 finalistas que serán asesorados, capacitados y financiados para que puedan realizar su película.

Como buen Festival de Cine, Paraná también tendrá su alfombra roja por donde van a desfilar los realizadores, actores y productores de la mayoría de las películas que estarán en cartel. En tiempos de incertidumbre, el arte en cualquiera de sus expresiones, deja al descubierto la "cuestión social". Este Festival va a ser el primer evento cultural de carácter internacional que tendrá la provincia.