Yo te avisé


Hugo Presman-. Rindiendo cuentas. Fragmentos de notas publicadas en el 2016, que hoy parecen anticipatorias.



01-01-2016
“LOS REPUBLICANOS” VIENEN POR TODO"

El 10 de diciembre las imágenes de televisión mostraban a Mauricio Macri con la banda presidencial, acompañado de su mujer y su hija en el balcón de la Casa Rosada, en ese balcón que simbólicamente se lo denomina “el balcón de Perón”. Ahí se dedicó a dos cosas para que la que está poco dotado: a bailar y a pronunciar un discurso tan corto como precario. Muy cerca, en el cuarto piso  de Piedras 1743, lejos de balcones y cámaras, Héctor Magnetto, un hombre de férrea voluntad y con la imposibilidad de expresarse con fluidez fruto de las consecuencias de un cáncer, alzaba con sus amigos de toda la vida, sus secuaces y socios en el multimedio, las copas con champagne Don Perignon, sabiendo que ahora la Casa de Gobierno es la residencia de servicio de su inmenso poder. Ganador de una batalla que libró contra el kirchnerismo desde el 2008, los daños económicos de la larga contienda le serán resarcidos con creces por el hombre al que ha tenido en sus brazos desde sus inicios políticos, ahora con el traje de Presidente. Es el mismo al que protegió mediáticamente, exaltando sus méritos y ocultando sus errores y negociados; y con quien ha concretado jugosos negocios a nivel de la ciudad de Buenos Aires. El hijo de Franco ha dado pruebas de amor hasta bordear el ridículo: desde la promoción de una “ley de defensa de la libertad de expresión” en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que limitaba insólita e ilegalmente la ley de medios audiovisuales, hasta hacerse el indolente ante la resolución judicial que disponía la demolición del muro que el grupo mediático había levantado sobre la calle Ascasubi en la intersección con Luna, resolución que dictara la jueza en lo Contencioso Administrativo y Tributario Lidia Lago en abril de 2015, haciendo lugar a una acción de amparo interpuesta por los legisladores Anibal Ibarra y María Elena Naddeo. Ahora ese muro concreto e indemne se prolongará a muchos otros lugares de dominio público como La Casa Rosada, el Parlamento y la Suprema Corte de Justicia de la Nación.  …… Desde los sectores revolucionarios se usó muchas veces la expresión “tomar el cielo por asalto”.

A su vez el filósofo inspirador del positivismo Augusto Comte, sostenía: “Nada desaparece hasta que se lo reemplaza”. Su expresión “Orden y progreso” figura en la bandera brasileña 
Sin decirlo, la restauración conservadora hoy está tomando “el cielo por asalto”. Y se presenta como la alternativa superadora del populismo tratando de hacer realidad lo de Augusto Comte: “Nada desaparece hasta que se lo reemplaza”. Lo que se proponen reemplazar es el peronismo transformador y convertirlo en un tigre domesticado con las uñas cortadas en envoltorio socialdemócrata.
En tres semanas ha pulverizado su discurso republicano de cartulina, con el beneplácito de los grupos económicos concentrados, la satisfacción de las  poblaciones urbanas y rurales del área sojera que lo votó abrumadoramente, el desconcierto de los sectores populares que mantienen sus expectativas y que adhirieron al discurso del cambio con la esperanza de mantener lo conquistado durante el kirchnerismo, todo lo cual ha acrecentado por el momento la popularidad de Mauricio Macri.
Como bien sostiene un twitero ingenioso al que modifico parcialmente: “En la primera semana Mauricio Macri se intentó diferenciar de Cristina Fernandez y en las dos siguientes de Fernando de la Rúa”. En su transcurso efectúo la mayor transferencia de ingresos a los sectores agropecuarios con una devaluación del 40% y la supresión de todas las retenciones con excepción de la soja.
Si bien era esperable todo lo referente a la economía, sorprende por la magnitud en todo lo demás, la intensidad y la desfachatez de hacer todo lo contrario a lo propuesto en la campaña.
Si se criticaba que el Congreso era una escribanía, ahora se lo mantiene cerrado; si se criticaban con fundamento los desaciertos del INDEC, ahora se lo mantiene cerrado y sin proporcionar ningún índice; si se hablaba de poco respeto a las formas por parte de Cristina Fernández, hoy se gobierna en base a decretos de necesidad y urgencia; si se sostenía que no quería jueces macristas, en dos semanas se obtiene un fallo absolutorio a Mauricio Macri, que gobernó durante casi tres semanas en condición de procesado; si se designa a Laura Alonso al frente de la Oficina Anticorrupción y se requiere que sea abogada y la misma no lo es, se modifica la norma; si se nombra al frente de la parte informática de la Secretaría Legal y Técnica a un ciudadano norteamericano, Marcos Molina Viamonte, cercano a la familia presidencial y se requiere que sea argentino, se dispone una excepción; si en la auditoria donde tiene que haber un opositor, el macrismo designó a un oficialista; en la oficina antilavado no tuve mejor ocurrencia que nombrar a la abogada de un banco acusado de lavado.  Una ley debatida durante tres años, como la de medios audiovisuales, y declarada constitucional por la SCJN, se la modifica en lo sustancial por un DNU, que coincide exactamente con los intereses del grupo Clarín.
Para los sectores de menores ingresos, asignación por hijo y jubilaciones básicas, se le otorga un beneficio por única vez de $400, cuando el gobierno anterior le otorgó hace un lustro uno de $500. Los trabajadores deberán esperar hasta marzo o abril, más allá de un adicional obtenido con sus empleadores en diciembre en función de la relación de fuerzas       (está excluida la administración pública), una posible mejoría actual del poder adquisitivo del salario. La desocupación será el as de espadas que utilice el gobierno para tirar a la baja los aumentos de sueldos. Lo dijo el Ministro de Hacienda y Finanzas en declaraciones al canal América al finalizar el año: “Cada paritaria discute lo que puede discutir. Me parece que acá no es solamente la dimensión del salario sino también cuidar el empleo. Cada sindicato sabrá dónde le aprieta el zapato y hasta qué punto puede arriesgar salarios a cambio de empleos.”  Es el mismo Ministro que sostenía que las reservas eran bajísimas y luego de tres semanas en que aumentaron cerca de mil millones sobre veinticuatro mil millones que recibieron,  ahora estima que son suficientes. En ellas están los swap chinos que hasta hace tres semanas eran papeles y ahora se convirtieron en dólares. Lo mismo sucede con el Ministro de Energía, el ex CEO de Shell, Juan José Aranguren, que ahora sostiene en coincidencia con lo afirmado en su momento por el kirchnerismo: “Pese a que el sistema de generación ( térmica, hidráulica, nuclear) respondió a la demanda, el problema está en el sistema de distribución” 
Desde las páginas de Clarín, donde los hechos de inseguridad han desaparecido, lo que permite presumir que los delincuentes mayoritariamente han votado al gobierno y han cesado en sus actividades, el abogado laboralista Lucio Garzón Maceda escribió el 31 de diciembre  (página 28): “Hace meses advertimos en esta sección (DEBATE) de la existencia de un proyecto de acuerdo social para  “reducir salarios” pergeñado por argentinos en Ginebra. Hoy el presidente Macri anuncia que convocará para alcanzar aquel acuerdo  “pro capital puro”, pero las recientes subas de precios se lo dificultan. Se pretende que los sindicatos acepten pasivamente  los incrementos y, además, que acuerden los nuevos sueldos de convenio  “a la baja” (ajuste) conforme inflación futura”
La doctora Elisa Carrió, que se autoproclamó fiscal de la República, se ha sumergido en un silencio profundo. El periodista Jorge Lanata, que ya realizó las tareas sucias para el multimedio, se radicó en Miami. Los medios favorables al kirchnerismo se dispersan o son silenciados.
En este escenario aparecen declaraciones que sólo son posibles en circunstancias excepcionales como las que se viven.
Así el Ministro de Comunicaciones Oscar Aguad, a cuya derecha no hay ni puede haber nada, declara con la impunidad de las circunstancias: “Una ley no puede estar por encima del Presidente” Una verdadera oda a su republicanismo, aprendido en las tertulias con el asesino Luciano Benjamín Menéndez. El promisorio jefe de gabinete, derrapa con entusiasmo cuando declara en conferencia de prensa: "Con el presidente Macri se termina la guerra contra el periodismo"; "La desconcentración (de medios) no es lo más importante"; "No es tan determinante si los medios alteran la realidad"; y en forma confusa "No creemos en los monopolios en la economía".       
“Los republicanos” vienen por todo. Hay que arrasar con los cimientos del populismo y dar una lección definitiva que perdure como un recuerdo imborrable.
El ajuste sólo tiene como límite la resistencia de los ajustados. Pero esto no debe llevar al error de algún slogan apresurado que confunde un gobierno elegido democráticamente con la dictadura. Estamos en presencia de un hecho excepcional de la historia argentina: un gobierno de derecha, benévolamente de centro derecha, tal vez populista de derecha, que llega por la voluntad de las urnas.
Repetir consignas y tácticas de otros momentos históricos es un error que puede costar muy caro. La comparación histórica de esta nota no intenta igualar circunstancias sino meramente observar que el poder económico usa un discurso seductoramente republicano para llegado al gobierno olvidarlo y entonces ir por todo.
Por eso conviene en circunstancias como las actuales, tener presente a Simón Rodríguez, el maestro de Simón Bolívar, al que éste llamaba “el Sócrates de Caracas”: “ Si no inventamos vamos a fracasar”.
Volviendo a Augusto Comte y su frase “Orden y Progreso”: En la primavera camporista se recuerda el famoso discurso de Esteban Righi a la Policía Federal, el 5 de junio de 1973,  donde dijo: “Es habitual llamar a los policías guardianes del orden. Así seguirá siendo. Pero lo que ha cambiado, profundamente, es el orden que guardan. Y en consecuencia, la forma de hacerlo.”
La restauración conservadora de los republicanos establece un nuevo orden.
En ese orden están definidos los ganadores y perdedores
Y las fuerzas del orden deberán asegurar el nuevo orden que guardan.


 14-01-2016
EL LARGO INVIERNO

Es posible pronosticar -aunque como bien lo afirmaba Samuel Goldwyn de la Metro Goldwyn Mayer que “no conviene hacer vaticinios, sobre todo hacia el futuro”- un año 2016 con distribución regresiva del ingreso, caída del salario y de las jubilaciones, disminución importante de la actividad industrial, aumento de la desocupación, recesión, represión, concentración de medios y silenciamiento de voces, un endeudamiento potenciado, alineamiento incondicional con EE.UU y una ofensiva gubernamental para destruir al kirchnerismo con el relato de una herencia mentirosa y el intento de colocar detrás de las rejas a  Cristina Fernández.
Un largo otoño en el horizonte después de un verano en donde el poder económico ha ido por todo.
Con el invierno más gélido de los últimos doce años. Afortunadamente nuestro país tiene las cuatro estaciones. Y siempre, siempre, la primavera puede retrasarse pero llega aunque pueden pasar unos cuantos años. Pero las estaciones políticas, a diferencia de las de la naturaleza, requieren de la voluntad colectiva   Y en última instancia como afirmaba el escritor mejicano Octavio Paz” toda victoria es relativa y toda derrota es transitoria”

 25-01-2016
 CAMBIAR FUTURO POR PASADO

El triunfo democrático de un partido de derecha en el 2015 enarbolando un discurso de institucionalidad, republicanismo, división de poderes, reconocimiento de las muchas cosas que se hicieron bien durante los 12 años del kirchnerismo, la necesidad de superar la idea refundacional de cada gobierno de signo contrario, agonizó desde las primeras horas del 11 de diciembre. Como ya puede deducirse, no se trata de un cambio de gobierno sino de régimen que incluso quiere formatear a la oposición apuntando a un peronismo descafeinado y light de matriz socialdemócrata, en donde la alternancia no cuestione la matriz económica (como sucede por ejemplo en Chile) y los dos modelos queden reducidos a uno solo triunfante. Si

 30-01-2016
             COMO MANGA DE LANGOSTA
                       
Recuerdo que mi abuelo, un inmigrante ruso-judío  que se asentó en Colonia López en Entre Ríos, solía contarme los padecimientos que producían las langostas que en pocos minutos arrasaban con toda una cosecha. A pesar de que no era peronista, este gaucho judío reconocía que fue durante los primeros años del gobierno de Perón que se terminó con este flagelo.  En algún lugar de la memoria me quedó el relato y los padecimientos de este pequeño colono que poseía 150 hectáreas.
Pasaron muchos años y ya en el 2015 se tuvo información que había reaparecido esta plaga. El Suplemento Rural del diario La Nación bajo el título “Guerra a la langosta, la plaga que volvió del pasado”, se puede leer que la zona afectada cubre 700.000 hectáreas en seis provincias: Santiago del Estero, Tucumán, Catamarca, La Rioja, Salta y Córdoba. Para entender sus efectos devastadores puede recordarse que en 1875 la plaga destruyó el 75 % de la cosecha de maíz de la Provincia de Santa Fe. El periodista Felix Sanmartino  sostiene  que “para los colonos fue el mayor obstáculo a vencer porque en un abrir y cerrar de ojos desaparecían los cultivos”.
Una manga  puede tener cincuenta a ochenta millones de langostas. Su vuelo es tan compacto que puede tapar la luz del sol. Puede tener un frente de 7 kilómetros de ancho por 3 kilómetros de profundidad.
Recuerdo que a mi abuelo se le quebraba la voz cuando relataba el terror que le producía  la aparición del insecto. El mismo tiene dos etapas: la solitaria y la gregaria. De saltona pasa a voladora. Cada langosta consume por día su peso que es aproximadamente de tres gramos. Cada millón de langostas consume una tonelada de alimentos. Algunas fuentes afirman que es capaz de consumir en un día la misma cantidad de alimentos que 10 elefantes o 2500 personas. Mide entre 40 a 60 milímetros. Vuela a una velocidad de entre 15 y 20 kilómetros por hora. Pueden recorrer de cinco a 130 kilómetros por día.
Mi abuelo murió hace más de cuarenta años, con la idea que esta pesadilla estaba superada. Sin embargo -poco politizado- nunca identificó el efecto depredatorio de la langosta con algunos gobiernos que actúan como la langosta: pasan y dejan el país pelado.
En estos días de despidos, apertura de la economía, limitación de derechos, medidas recesivas, pérdida de poder adquisitivo, persecuciones ideológicas, los gerentes y sus dueños gobernando,  en la Capital Federal se puede llevar la mirada hacia el cielo y nada permite avizorar la posibilidad que la plaga se haga presente. Sin embargo hay momentos en que el día parece oscurecerse y miles y miles de personas, tal vez millones sienten que una buena parte de sus ingresos son devorados en cuestión de minutos, sus jubilaciones arrasadas, muchos alimentos se alejan de la mesa familiar, el empleo trastabilla, cuando no se pasa directamente a la categoría de desocupado.
Vuelvo a mirar al cielo como lo hacía mi abuelo. No hay ninguna manga.  Sin embargo percibo angustia, incertidumbre, incomodidad.  Debe ser otro tipo de langosta aún no identificado o tal vez, lamentablemente demasiado conocido. Desconcertado recurro a Wikipedia donde se lee: “Hasta ahora el registro más antiguo de una plaga de langostas se remonta más de dos mil años atrás, según el relato bíblico y que es mencionada por ser la octava plaga que asoló a Egipto y acabó con la última fuente de comida que quedaba en ese momento, los cultivos. Si bien esta visión de una gigantesca nube de seres vivientes que comen todo que relata la Biblia, en un tiempo se creyó fantasiosa y terrible, de hecho, esta descripción no puede estar más cercana a la realidad de tiempos más recientes, donde las plagas de langostas pueden matar (indirectamente por la hambruna) a millones de personas”. La definición es estrecha o tal vez demasiado limitada porque hay hombres y políticas económicas que no tapan el sol como las manga de langosta pero sus consecuencias resultan parecidas.
El título del Suplemento Rural de La Nación, políticamente y dado las circunstancias, puede perfectamente pasar, aunque no en ese diario, a la tapa de algún solitario medio opositor: “Guerra a la langosta, la plaga que volvió del pasado”


 21-02-1016
PRONÓSTICO RESERVADO

La inflación sólo puede frenarse bruscamente para llegar a la cifra que aspira el gobierno, con una recesión  profunda y con los aumentos salariales atenuados por la amenaza ascendente de la desocupación. A partir de ahí se abre una enorme cantidad de interrogantes sobre la fortaleza de la oposición del Partido Justicialista dividido entre colaboracionistas e intransigentes con una dirigencia sindical flexibilizada, intentando estar más cerca del poder que de sus representados.  Sobre esa brecha avanza el gobierno con su modelo de restauración conservadora que resetea el modelo económico para reemplazarlo por el agroexportador mixturado con el de rentabilidad financiera envasado con unas pretendidas pizquitas desarrollistas. CAMBIEMOS es una alianza donde el radicalismo, el socio principal, terceriza en otro partido, el PRO, el gerenciamiento del gobierno que a su vez terceriza en CEOS y representantes de las corporaciones la dirección diaria. La tercerización juega como las mamushkas rusas que se encajan unas en otras.
La idea de acercarse al modelo chileno desde el punto de vista económico y político, es un alerta ya  que  según el Banco Mundial, Chile se encuentra entre los 15 países más desiguales del planeta.
Hay momentos que la antigua frase de Eduardo Duhalde que “aquel que depósito dólares, recibirá dólares”, la cual  le resultó imposible cumplir, encuentra una nueva versión que por el momento se está cumpliendo rigurosamente: “Si votaste globos, recibirás globos”