Punta del Este, Sierra Maestra del socialismo



Lucas Carrasco-.El monarca del Banco Central, Luis XXX, perdió la primer pulseada contra sí mismo: como dependiente y cliente del nebuloso "mercado".

Mientras tanto, el flete marítimo está en su precio más bajo en los últimos 15 años: representa un 5% de la exportación de soja, cuando en el 2007 (antes del salto loco del precio en Chicago), fue del 21%, pero por un lado, se bajan las retenciones en 0,5% mensuales, un ritmo menor a lo que bajan mensualmente nuestros salarios para subsidiar al benemérito campo, pero además, el dolar sigue imparable, a este ritmo de 450 millones de dólares para financiar la fuga de capitales por día, en 23 días hábiles ya no queda nada de lo hipotecado con el Fondo Monetario Internacional. Corrección: queda la hipoteca, pero ya no está de moda hablar de bombas, pesada herencia y oportunidades perdidas. La moda, a la cual se suman como loritos el coro de defensores de cada oligarquía provincial, con tal de no cobrar impuestos a los ricos de su provincia, la moda es una cruzada (fugaz, naturalmente) contra el déficit fiscal. Y por si este cóctel de incentivos para no ingresar los dólares "genuinos" no fuera suficiente, no tienen,  los patrioteros subsidiados de la Sociedad Rural del Bono, obligación de liquidar lo subsidiado en algún momento determinado o en algún país, que no sea la Madre Patria del PRO: Panamá, o cualquier guarida de delincuentes y piratas fiscales a las que no llega un Tavi Celis porque Flecha Bus no va con sus micros hasta las Islas Caimán, apenas si va a Montevideo, donde ahora la izquierda tupamara por imposición del FMI está desarmando el paraíso financiero. Suerte que les queda Punta del Este, que es la Sierra Maestra del Socialismo del Siglo XXI, que necesita de dólares en abundancia para no terminar haciendo monólogos insufribles ante los estrados penales. Con las cuentas congeladas en Miami. Qué hijos de puta, estos imperialistas. Hay que crear dos, tres, mil Panamá y que el sueño bolivariano de la Patria Grande no termine en los bancos de Miami: humilde sugerencia.



Luis XXX duró dos semanas desde que asumió como monarca del Banco Central, sin que el Senado Nacional se diera por aludido ni los autores con Anteojitos de la Independencia del Banco Central chillaran. Dos semanas y quedó como un boludo. A cuenta y orden del erario público, desde ya. Pero es un boludo opaco, gelatinoso: todavía no puede explicar el gesto patriótico de dos "fondos de inversión" yanqui que vendieron dólares a 24 pesos, por consejos del entonces Ministro de Fianzas (perdón, Finanzas: cuyo Ministerio, una vez hecha la tarea sucia, se eliminó, como pasó con el Ministerio Clarín y el Ministerio Shell) que luego de esos sabios consejos saltaría al Banco Central para coronarse como Luis XXX. Raro, ¿no? Porque fue en el medio de las operaciones de prensa de Clarín diciendo que para los equivocados seriales de la gloriosa JP Morgan, la JP Pirata, Argentina no saldría de mercado fronterizo a emergente, que el acuerdo con el FMI no se firmaría hasta diciembre y que iban a poner un impuesto soviético a las acciones y bonos. Les dieron la fusión con Telecom, probablemente, ahora se calmen y paren con los bolazos. O no. En cualquier caso, no hay peor pelea que las intra familiares. Habría que darles una mano mandándolos al COPNAF. Otra humilde sugerencia.