La influencia marxista de Sergio Denis



Lucas Carrasco, corresponsal en Sudán del Sur-.



-Gracias por venir Míster Patria, el anterior patriota que vino a verme, pobre, se terminó muriendo. Un ataque al corazón. 

-¡No me diga que le mostró el logo de la AFIP!

-Vade Retro, Satanás. No, fue una muerte natural. Ud sabe, Míster Patria, que lo único que nosotros, los verdaderos patriotas, no podemos evadir ni eludir, es la muerte. 

-Es cierto, Ministro Soja. Muy profundo su comentario.

-Sin embargo, Míster Patria, hay algo de bueno en la muerte. Nos libera de pagar los créditos y los juicios sin tener que manguearles nada a los políticos. 

-Ni pagarles bonos. Lo digo sin ofender, Ministro Soja.

-No me ofendo, Míster Patria. "El que esté libre de culpas, que pague la primera cuota" dijo el fundador de nuestra iglesia. 

-¿Qué iglesia?

-La del Fondo Monetario Internacional. 

-Ah, eso le quería preguntar. ¿Qué hay de cierto en el rumor de que los millonarios tendríamos que compartir el ajuste con la negrada?

-Nada. Descartado. La plata la ponen los jubilados, los planeros y los trabajadores. 

-Pero el rumor era fuerte, sobre todo después de los últimos subsidios, la devaluación, la plata que fugamos y la especulación que estamos haciendo.

-Míster Patria, le garantizo que este gobierno...

-Ya lo sé, ya lo sé, Ministro Soja. Me preocupa que el FMI esté teniendo influencias marxistas leninistas.

-umm...

-La jefa del FMI se parece mucho a Sergio Denis, Ministro Soja.

-¿Y?

-Sergio Denis es zurdo.

-¿Le parece?

-Sí, hasta que no se demuestre lo contrario.

-Mire que Sergio Denis es de los nuestros, suele dar muchos cheques sin fondo.

-Ahhhh, desconocía ese dato. Ahora sí, me quedo más tranquilo.

-¿Ya cobró el subsidio por sequía?

-Sí

-¿Y por llovía?

-También.

-¿En qué le puedo servir?

-En dejar de negar rotundamente que vayan a reponer las retenciones, Ministro Soja.

-Pero, Míster Patria...

-Ya sé, pero entienda lo siguiente, distinguido Ministro Soja: si se instala el rumor de que van a reponer las retenciones, en el mercado de Chicago...

-Me pongo de pie. 

-Sí, yo también me emociono cada vez que hablamos de Chicago, el federalismo es irrenunciable. Somos el campo. Somos la Patria. Somos gente del pueblo, aunque más ricos que el Mantecol. Pero siéntese, nomás, Ministro Soja. Le decía. Ey. Ey. Calma. Siéntese, ya está.

-Oh say, can you seeeeeeeee, by the dawn's early light...What so proooooudly we hailed at the twilight's last gleaming....

-No se emocione, Ministro Soja. Siéntese. Gracias. Le decía. Si el rumor crece, en el mercado de Chicag...PERO SIÉNTESE, PELOTUDO. Gracias. En el mercado de...en el mercado internacional predominante en la fijación de precios...

-No entiendo. 

-En el Mercado de Chicag...¡SIÉNTESE!

-Oh say, can you seeeeeeeee, by the dawn's early light...What so proooooudly we hailed at the twilight's last gleaming....

-Se sienta o le sacamos el bono. Gracias. Le decía, en el mercado que nos importa verdaderamente, los precios pueden subir ante el rumor de una menor oferta de granos para China....

-Arriba los pobreees del muuuundo
En pieeee los esclavos sin pan
alcémonos todos al grito: 
¡Viva la Sociedad Rural!

-Está bien, Ministro Soja, ya está. ¿Entendió lo que le dije?

-No. 

-Le pagamos otro bono si nos ayuda.

-Sí.

-¿Ahora entendió?

-Ahora sí, Míster Patria. Oh say, can you seeeeeeeee, by the dawn's early light. El hombre del hombre es hermano, derechos iguales tendrán, la Tieeeeerra será el paraíso, ¡Viva la Sociedad Rural!

-Chau, Ministro.

-What so proooooudly we hailed at the twilight's last gleaming....