La discriminación a los artistas en Concordia



Mäuss-. Triste destino de Concordia con una dirección de Cultura como la que posee. Que no ayuda a los artistas que no están dentro de su círculo de amigos íntimos.

En mi caso estoy proscrito en una lista negra junto a otros artistas que no estamos prendidos de las monedas que mueven al círculo subsidiado de "representantes culturales" de la ciudad.
Puse en conocimiento de lo expuesto en su momento a un Concejal del peronismo, lo hice hace unos días con otro de Cambiemos. Puedo ahondar en detalles y exponer el triste y pésimo funcionamiento de la gestión cultural de Concordia. Lo sufrí con el director de cultura anterior y ahora con el actual. Lo enuncia un artista que hace diecisiete años desarrolla una labor como músico, escritor y gestor cultural.

Hace poco hice los contactos para poder hacer un festival solidario de música urbana (rap, trap y reggaeton) con varios de los nuevos exponentes de la ciudad, donde además de mostrar a los concordienses lo que se genera desde acá, pensábamos juntar ropa y comida para los más necesitados, actividad que hago desde hace dos décadas... pero tuvimos un NO desde para facilitarnos un sonido básico, porque argumentaron que lo que quizás recaudaríamos de donaciones sería menor al importe del sonido, lo cual es una falacia porque entre los seis artistas que estamos involucrados superaríamos ese monto material. Al margen de eso, es muy pobre el chivo expiatorio utilizado por ellos, porque conozco de sus NO cuando alguien honesto hace cosas sin ser de su corillo, alguien con una trayectoria probada con entrevistas en la prensa internacional, con ediciones discográficas como las que poseo, pero sobre todo para alguien que es de Concordia y más de una vez llevó el nombre de la ciudad a lugares que jamás estuvo, como cuando Radio Nacional de Holanda llegó por primera vez a la provincia para entrevistar a un artista de Entre Ríos y fue a mí... Sé que la prensa local subsidiada de los pasquines o de los pseudos periodistas necesitan nivelar hacia abajo, porque su premisa es la incultura. Por eso estamos así, y a pesar de ustedes señores de Cultura local y de todos sus secuaces, mi obra no parará y hablará por si misma.



Por la negación de la Dirección de Cultura de Concordia para colaborar en un festival cultural-solidario para los más necesitados, quiero dar a conocer a la comunidad que uno de los tres matutinos de la ciudad de Concordia, en nombre de uno de sus periodistas, tomó contacto conmigo para realizarme una nota para comunicar el hecho nefasto que viene perpetrando la Dirección de Cultura, no solo con el show en sí, sino desde hace tiempo, como lo vengo narrando.
Ahora el hecho preocupante: El periodista me realizó la nota, la escribió, la vi terminada, y al enviarla al diario (antes de ayer), primeramente no fue publicada, al siguiente día tampoco y hoy al consultar le dijeron que no iba a ser publicada en el medio, y no se le dio razón alguna. Aunque si ojeamos sus páginas vemos las notas "culturales" pagadas por la gestión municipal y provincial, vemos un pasquín que se dedica a publicar lo que su jefe (el político de turno le dice) y a censurar las opiniones, fundamentadas con nombre y apellido. Quiero denunciar la censura por este medio, porque el medio que me censuró es a su vez es un vivo reflejo de gran parte de los medios de comunicación de Concordia, en gran medida panfletarios de notas pagas y que con su falacia medieval atrasan a cada momento. Así lo reflejan sus páginas, así los hacen en la tv, web y radio. No cito el medio para no traer problemas al periodista, un simple trabajador que actuó de buena fe, alejado de la mafia oficialista peronista que cada vez está más desilachada, con "directores" de "medios" oscurantistas, genuflexos donde piojos resucitados de la noche a la mañana se sirven del pueblo.
Así les va y así les va a ir, no vivo del sobre ni estoy como mascota moviendo la cola a ver si me incluyen en alguno de sus ciclos plagados de ñoquis, tengo un horizonte mayor que estar sonando en la radio boba que repite su discurso o en las fundaciones subsidiadas por intereses oscuros.