“Destape” S.O.S.


Jorge Asís-. El Ángel tenía el Gobierno tomado.

“Ellos no generaron la denuncia de El Destape”, confirma la Garganta. “Sólo supieron aprovecharla”.
Para Mao Tse Tung el poder nacía “en la punta del fusil” (sentencia que emocionaba a los violentos románticos de la lucha armada).
Para la vulgaridad del presente sin utopías, el poder nace de la punta de una encuesta.
Precisamente el favoritismo en las encuestas signó la suerte de la gobernadora de Buenos Aires, la señora María Eugenia Vidal, La Chica de Flores de Girondo.
Entre la debacle del Tercer Gobierno Radical que volcaba, la dama se permitía la insolencia imperdonable de expandirse y crecer. Se destacaba en una estructura que descendía, doblegada por la culpa y la insustancialidad.
La muchacha era la alternativa providencial que podía reconducir la deriva del Colectivo Cambiemos.
La “excepción Vidal que irrita” (cliquear), cada día irritaba más. Con su presencia positiva, despojada de imposturas y de gorilismos.
Incitaba, por comparación, a la preferencia. Mantenía la fuerza angelical del carisma mientras se descascaraba el Ángel.
La Chica de Flores debía desalentar a los movilizados de su equipo. El vidalismo se daba cuerda con la posibilidad de que la muchacha fuera próximamente presidente. En 2019. No en 2023.
Trascendía su reticencia a encarar la reelección. Una receta ajena que la acotaba. Tres años más, en la provincia inviable, podían consumirle hasta el último resabio de energía.
Destape S.O.S.La teoría de ser vicepresidenta de Mauricio podía ser viable. Repetir, en la Nación, la fórmula del Artificio Autónomo, en 2011. Cuando Horacio Rodríguez Larreta, Geniol, administraba el Maxi Quiosco. La teoría tenía un sólo punto vulnerable. Mauricio prefería plancharla en La Plata.

Noción excesiva de democracia

Instalado que la Chica de Flores estimulaba la ambición presidencial.
Pero la declinación abrupta de Mauricio aceleraba los tiempos. La dama lo apreciaba, le debía una franca lealtad. Salía a defender la manteca del proyecto (que no existía). Con estricta inocencia, creía acaso que el Ángel Exterminador nunca iba a exterminarla. Aunque se diferenciara de Marcos Peña, El Pibe de Oro, el preferido de Macri para la sucesión. Con quien La Chica de Flores (como Horacio) mantenía una competencia potencial, amablemente inofensiva, casi solidaria. Sin que influyera, en contrario, el antecedente furtivo de la señora Gabriela Michetti, La Novicia rebelde.
Juntos, el Ángel y El Pibe de Oro, la habían debilitado a Michetti, hasta vaciarla. Pero con María Eugenia nunca podía repetirse la ceremonia.
Cualquiera que atraviese, en Argentina, una instancia de elevación, sabe que tiene que cuidarse. Estar alerta. Desde algún lado siempre apuntan para lanzar la perdigonada volteadora.
En principio fue una investigación periodística, en un ascendente medio artesanal, digital, “El Destape”.
Destape S.O.S.Aludía a los aportantes falsos para la campaña legislativa de 2017. Cuando Cambiemos proponía, para senador, a Esteban Bullrich, El Lopezmurphista, acompañada de la señora Gladys González, La Mosca. Y para diputados a la cristalina señora Graciela Ocaña, La Reina del Dengue y la Gripe Aviar, asistida por Toty Flores, El Pobre Permitido.
Sin reacción, La Chica de Flores no supo manejar la adversidad repentina. Tal vez creyó que bastaba con el silencio siempre alquilado de los grandes medios amigos, para diluir el efecto lacerante de las denuncias. Para encerrarlas, descalificarlas por la procedencia tendenciosa del “kirchnerismo”. El mal oficial.
Pero los aportantes falsos se multiplicaban en todas las secciones electorales. La investigación era profesionalmente impecable, y para colmo se les agregaban candidatos del propio Cambiemos. Ingratos que aclaraban que tampoco habían puesto una moneda.
Se asistía a la conjunción de dos calamidades. La usurpación de identidades, y el lavado del dinero espumoso.
De pronto, Cambiemos lavaba más blanco.
Es donde Vidal debió haberse dado exactamente cuenta que la virulencia de la perdigonada podía voltearla. Por lo menos herirla, sacarla de su eje triunfal.
Paralizada por la impotencia, nadie le alcanzaba una idea. Lejos de disolverse, el tema se multiplicaba hasta llegar a los medios amigos. Cuando ya no podían callar.
De pronto, sin nada para anunciar, Mauricio convocó con anticipación a una llamativa conferencia de prensa. Aquí La Chica de Flores debió haber comprendido que venían, con crueldad, por ella.
Entre los diez “medios periodísticos” habilitados para formular preguntas, en una excesiva noción de la democracia, se encontraba -oh casualidad-, el sitio web. “El Destape”. Destape S.O.S.El medio que se extendía a partir de las denuncias que estaban ya plácidamente en el primer plano. Exploraban un inesperado Watergate.
A su turno, el joven periodista de Destape le preguntó, al Señor Presidente, por los aportantes del escándalo.
El Ángel aprovechó para despegarse. Para aludir genéricamente a la acción (más genérica aún) de la justicia.
El objetivo de la conferencia (sin nada para decir) consistía en dejar ostensiblemente abrochada a la Gobernadora.
La dama había creído ganar migajas de tiempo al desembarazarse de su amiga, la contadora. Pero el dilema distaba de ser contable. Era político.
Por la falta de respeto a la política de sus subordinados. Por accionar políticamente sin creer en la política. Sin tener un cristiano para avisarle telefónicamente, por ejemplo al alcalde Arroyo, el regalito del Momo.
“Te puse con 50”.

Gestionar en paz

Ahora, con La Chica de Flores golpeada, malherida, Mauricio podrá gestionar en paz. Con mayor tranquilidad puede timonear la catástrofe del Tercer Gobierno Radical. Sin tener el aliento solidario, en la nuca, de la dama ejemplar.
Ante la incertidumbre, María Eugenia, junto a Horacio, se habían calzado el gobierno al hombro. Al extremo de proponer cambios.
Mientras La Chica de Flores se dedicaba a organizar reuniones, con instrucciones de Mauricio, y ahora de Nicolás Caputo, El Co, que volvía en su condición de bombero voluntario. Acercaba elementos indeseables que tenían el acceso vedado, a la mesa presunta de las decisiones.
Destape S.O.S.La Chica de Flores rehabilitó a Emilio Monzó, El Diseñador. Para que volviera a fotografiarse con Marquitos, que debía asumir el repliegue simulado y aceptar fotografiarse, con una sonrisa mansa, con Rogelio Frigerio, El Tapirito, al que no logra soportar. Y hasta con Ernesto Sanz, La Eterna Esperanza Blanca, ídem.
Sanz volvía a tallar en representación del radicalismo que presidía el gobernador Cornejo, Cornejito, “un tipo jodido”.
No había otra alternativa que asumir la ficticia amplitud. De manera que debieron agregar al coalicionismo cívico de la señora Carrió, La Demoledora. Se acercó entonces otra silla para Fernando Sánchez, El Penúltimo Lilito. Incorporaciones que quebraban, en la práctica, el circuito cerrado de poder. Que imponía Peña con las dos Luces de Ojos, Lopetegui y Quintana, para el estilo de conducción que lo hacía sentir cómodo a Mauricio.
Pero el gobierno estaba tomado. Era la vuelta del alicaído macricaputismo. Nicolás Caputo, con la enorme manguera, apagaba los fuegos generados por la mala praxis. El TGR se había estrellado contra las rocas de la realidad y naufragaron, en el entrevero, dos ministros. Mientras retrocedía, el Ángel pudo evitar que en la ofensiva le plantaran a Horacio como nuevo Premier.
Es donde El Destape, sin quererlo, le arroja a Mauricio el S.O.S. El salvavidas de la investigación.
Quien había avanzado, en nombre de la ejemplaridad, ahora debía dar explicaciones. Resolver sus problemas. El bochorno le despojaba la legitimidad de la aureola de transparencia.
Perfectamente El Ángel podía decirle a la exterminada:
Destape S.O.S.“Dedicate a los truchos tuyos, que de los truchos míos me ocupo yo”.
Después que el bombero voluntario atenuara la intensidad del fuego, cuando ya cualquier locutor pontificaba sobre el regreso del “hermano de la vida”, Mauricio palmeó fraternalmente el hombro del gran amigo para decirle:
“Gracias, Nicky, pero no vengas más”.