¿Se puede solucionar el déficit de la Caja de Jubilaciones?



O. Rivarola Salduna-. La Caja de Jubilaciones de la provincia de Entre Ríos se financia a partir del descuento en los haberes a cada trabajador activo que tiene la propia estructura estatal de la provincia. Según la ley provincial n° 8732, el Estado -como empleador- debe aportar un 16% del total que le paga a cada trabajador activo y los trabajadores aportan otro 16%. Actualmente, a pesar de los pactos fiscales, de la promesa de Bordet a principios en el 2017 de revisar los "privilegios en las jubilaciones" y de las promesas del Estado nacional, la Caja de Jubilaciones se encuentra con los números en rojo.

Entre Ríos es una de las pocas provincias que en el año 93 se negó a transferir la Caja de Jubilaciones a la nación para que sea parte del oprobioso sistema de AFJP, desde entonces, viene acumulando un déficit que año tras año se agudiza. Lo mismo sucede con las cajas jubilatorias de la mayoría de las provincias y ni que hablar de la nación, que además paga jubilaciones mucho mas bajas.
El Estado nacional por medio de la ANSES se había comprometido con los gobiernos provinciales que no transfirieron sus Cajas de Jubilaciones y la siguen administrando a financiar parte de sus déficit. Actualmente el presupuesto que maneja la Caja de Jubilaciones es de 1240 millones de pesos por mes que llevan a una previsión de mas de 18 mil millones al año, esa plata se consigue mayoritariamente con el aporte de los trabajadores, y el resto lo aporta la provincia, mas los pagos prometidos por la nación a partir del acuerdo firmado en el 2016, la suma que aporta la nación en el año 2017 fue de poco mas de 870 millones y este año nación aportó 103 millones de pesos por mes.
Según legisladores de la oposición este dinero no alcanza para cubrir el déficit. Los legisladores de Cambiemos sostienen que fue el propio ministro de economía provincial quien informó sobre el presupuesto 2018 que el déficit que se esperaba en la Caja era de 5000 millones de pesos.

Ahora bien, cabe preguntarse si son las llamadas jubilaciones de "privilegio"(que de acuerdo a la ley son las que reciben los ex funcionarios, las pensiones al mérito artístico y la pensión a los veteranos de guerra) o mas bien, se trata de un desfinanciamiento producto de la inequidad a la hora de la recaudación.
Si uno realiza una pirámide de acuerdo a los montos salariales que se perciben en la administración pública se encuentra con que en la parte mas alta están quienes se desempeñan en el poder judicial y los legisladores, el gobernador y el vice; situándose en la parte más baja del escalafón más bajo los municipales y los trabajadores de la salud. Entonces: ¿Es justo que a un juez, un legislador, o el gobernador, que tienen sueldos exorbitantes se le descuente el mismo porcentaje que a una enfermera o a un barrendero? Es evidente que no, de esta manera quienes terminan financiando el déficit de la Caja de Jubilaciones son los trabajadores con los haberes mas bajos.

Este debate debe ser tenido en cuenta a la hora de pensar en una reforma al sistema previsional entrerriano, es decir a la ley 8732, sin alterar el rango constitucional que establece el 82% móvil de las jubilaciones (que implica que un jubilado provincial cobre mas que uno encuadrado en el régimen nacional).

Otra de las alternativas que siempre se discute a la hora de modificar los regímenes previsionales y subsanar sus déficit es la suma en la edad para jubilarse. Quienes plantean la suba en la edad jubilatoria son fundamentalmente los sectores empresariales. El año pasado por ejemplo a días de firmado el Pacto Fiscal (el mismo que establece que Nación no penalizaría a las provincias que  no se  ajusten a las distintas variables a las que rigen a nivel nacional) desde el Consejo Empresario de Entre Ríos salieron a decir que era injusta la actual edad para jubilarse, según ellos no hacía falta mucho cálculo para darse cuenta de la falta de coherencia y la injusticia que  significa que una empleada pública aporte el 32% de su salario durante 25 años y cuando se jubila cobre el 82% durante 24 años.
Si bien la suba de la edad jubilatoria se ha realizado en muchos países, no es la única opción para paliar el déficit previsional. Esto sin tener en cuenta que aumentar la edad jubilatoria agrava el desempleo crónico, pues el trabajador que se queda mas tiempo en su puesto de trabajo, impide la llegada de un nuevo trabajador. Es decir, el Consejo Empresarial de Entre Ríos propone cercenar aun más el futuro a los jóvenes.
En todo caso habría que fijarse en por ejemplo aumentar el porcentaje de los impuestos que se coparticipan, o mejor aún, pensar a largo plazo en aumentar la formalidad del trabajo (cosa que no creo que les guste mucho al Consejo Empresario de Entre Ríos) ya que hoy la cifra en negro del mercado laboral es altísima, de esta manera, al blanquear a los trabajadores, se aumentaría automáticamente la recaudación en conceptos de aportes para la seguridad social. De manera indirecta, el Estado entrerriano terminaría cobrando mas impuestos, al agrandarse el mercado laboral legal. Recordemos que Entre Ríos tiene una estructura fiscal regresiva, donde pagan mas los trabajadores que los empresarios mas improductivos. Por lo menos, que sean mas los trabajadores entonces.
A su vez, quienes desde el Estado pregonan el aumento de la edad jubilatoria, deberían tomar en serio sus palabras y planificar políticas a mediano y largo plazo que atiendan a la primera infancia, para fomentar que las mujeres puedan entrar más fácil al mercado de trabajo y que esos niños sean educados con  las herramientas necesarias que les demandará el mercado laboral.