Privatizar la Universidad



Joakito -. Un estudio lobbista -casualmente financiado por una universidad privada- sostiene basicamente que la educación universitaria argentina debe ser privatizada.
El estudio sostiene que solo 7 de cada 10 estudiantes universitarios se reciben a tiempo. Bajo el nombre de tasa de graduación, los lobbistas que pretenden "privatizar" la educación superior sostienen que en los últimos años ha bajado la "eficacia" del sistema. ¿Qué se pretende con este tipo de estudio?



Por un lado quienes financian estas investigaciones suelen estar vinculados a los grandes grupos empresariales, cuyos CEOs casualmente se han recibido en universidades privadas, pero, por otro lado, lo mas importante, la pretensión de estos estudios apunta fundamentalmente a bajar el precio de la "mano de obra", ya que en Argentina, quienes acceden al mercado laboral luego de haber pasado por una carrera universitaria, ven mejorados sus salarios en un 40% quienes lo completan y en un 20% quien posee estudios superiores incompletos.



A su vez, existe en Argentina desde hace mas de 20 años, una intención fuerte de las empresas de avanzar sobre el sistema de educación superior pública y gratuita. ¿Cómo? Por una parte, la mayoría de estas empresas que ofrecen en el mercado la educación superior han apostado a competir contra la universidad pública, aprovechando los momentos de crisis -provocados principalmente por la mala calidad salarial del sector público- pero son tan ratas que solo han podido crecer en el rubro de las ciencias sociales.
El mismo estudio que informa sobre la baja "tasa de graduación" sostiene que existen 72 graduados de carreras técnicas por cada 100 de ciencias sociales en las universidades públicas, cuando en las privadas esa proporción es de apenas 28,5, es decir, que las empresas privadas saben que es costoso formar profesionales "técnicos", entonces relegan esa formación al Estado.
Los lobbistas que llevan adelante este tipo de investigaciones son los que a contramano de la historia sostienen que el nivel de conocimiento de quienes asisten a escuelas primarias privadas es mas alto de los que van a escuelas privadas (digo a contramano de la historia, porque claramente, ya sea desde los argentinos que ganaron un Premio Nobel, hasta casi todos los presidentes, fueron formados en el sistema de educación pública).
Existen 8 indicadores que sirven para comparar el sistema de educación superior y la implicancia en la capacitación para el mercado laboral: matrícula en educación obligatoria; matrícula en educación terciaria;la calidad del sistema de educación superior; la calidad de la educación en matemáticas y ciencias; la calidad en administración de las universidades; el acceso a Internet de parte de las universidades; la disponibilidad local de investigación, y los servicios de capacitación y de formación del personal para el trabajo. De acuerdo a estos indicadores Argentina se encuentra entre los países de  mas competitividad.

Los mismos que financian estas investigaciones son los que sostienen al igual que el gobierno de Cambiemos, implementar un sistema de créditos para posibilitar la transferencia en la matrícula de estudiantes de carreras sociales a carreras de carácter tecnológico. Este sistema de créditos -que también impulsa Cambiemos a pesar de las críticas de los radicales- posibilitaría a los estudiantes cambiarse de carreras evitando transitar por un trámite de equivalencias muy engorroso y burocrático, pasando a un sistema de reconocimiento por tramos, que es más flexible. El tramo está modulado a través de una determinada cantidad de horas: son módulos de entre 27 y 30 horas que permiten a los estudiantes acreditar la formación académica que acumularon;posibilitando una flexibilización y movilidad mayor. Sin embargo, las dificultades en movilidad estudiantil no tienen ninguna relación con la deserción, las bajas tasas de graduación o con la calidad académica. En realidad lo que buscan con este sistema de créditos es homogeneizar a las universidades públicas con las privadas.