Otro Motín de Esquilache



Jorge Asís-. El discípulo de Kirchner -Macri- copia los errores.



Mauricio Macri, El Ángel Exterminador, es un competente discípulo de Néstor Kirchner, El Furia.
Copia dos de sus errores más trascendentales.
El primero es banal. Consiste en creer que sabe de Economía.
Que no le resulta necesario disponer de un ministro específico con volumen.
De los que, por mera presencia, le disputan la centralidad, esa manera del poder.
Un defecto que marca el nivel de inseguridad en sangre.
El segundo error que Macri copia de Kirchner es cultural. Lo trata Carolina Mantegari.
Consiste pelearse con la Iglesia. O con los curas.
Comparten la obsesión por tener de contrincante al mismo dignatario, hoy con la más alta representación.
O.R.
————————————————————————————————————————————-
La Iglesia ocupa, en latitudes dispares, el rol de la vanguardia social, que está vacante desde la extinción representativa de los partidos de izquierda. Por efecto de la caída del comunismo utópico. O por haber accedido al poder y transformarse, paradójicamente, en despóticos reproductores, a su vez, de la pobreza que legitima la labor indispensable de los pastores. “Con olor a oveja”.
En un contexto nutrido por la creciente intolerancia y la carencia de solidaridad, los lineamientos piadosos del cura Jorge Bergoglio, hoy el Papa Francisco, resultan irritantes para los justificadores del privilegio. Los que invitan a la resignación, ante el pragmatismo abismal de la desigualdad.
Otro Motín de EsquilachePero Francisco-Bergoglio, en materia teológica, conjuga el rigor tendencioso de los jesuitas (históricamente adictos al mecanismo transformador de la política), con la sensibilidad de los franciscanos.
Propone, en la práctica, la síntesis ideológica entre San Ignacio de Loyola, el Fundador de la Compañía, con San Francisco de Asís.
Doble santificación para desterrar -de raíz- la indigencia. Y para combatir, en simultáneo, la noción nociva del Mal. Por el innombrable Satanás que supo conquistar posiciones prioritarias en diversas regiones, como en instituciones. Entre ellas hasta la propia Iglesia (leer “Francisco y el Mal”, cliquear).
Los líderes de la Europa desarrollada que cuenta, o con ambiciones de desarrollarse, sumados a la patología demencial-terrenal de Donald Trump, persisten atormentados por la cuestión inmigratoria. Por la tradicional dificultad para asumir las consecuencias de la historia desastrosa de las colonizaciones.
Estos líderes precarios hoy conviven con un Papa rebelde que los interpela. Y se encuentra en las antípodas de los intereses de las sociedades que se cierran.
Consta que el primer desplazamiento del papado de Francisco fue simbólico, pero de una claridad meridiana.
Hacia la Isla de Lampedusa. Donde llegaban las atroces Arcas contemporáneas. Poblada por migrantes indeseables que mantienen la iniciativa de buscar un hogar donde instalarse. Un lugar social de subsistencia y evolución.
Y es precisamente este Papa el que opta teológicamente por los pobres. Mientras convive en la geografía de Italia, donde prospera la xenofobia más brutal.
Otro Motín de EsquilacheLa ideología deshumanizada que pugna por la imitación o el contagio. E invita a clausurar los puertos para las barcazas pobladas de desesperados. A los que toman, en su necedad, por invasores de la cultura diezmada. Necesitada del dinamismo y la potencia que proporciona la inmigración.

La Pastoral

En la Argentina, después de todo, importa un relativo rábano la problemática mundial.
Del transgresivo accionar del Papa argentino sólo preocupan las afectaciones en el ámbito local.
La reducción intelectual que induce a la idea del Papa peronista, o vulgarmente “peroncho”. Catalogado, por los paranoicos, como el jefe de la oposición al Tercer Gobierno Radical que preside Mauricio Macri. A quien no tiene, acaso, entre sus afectos primordiales, “porque le puso el rostro serio” para la fotografía anecdótica. O porque no llega de visita y nunca -tal vez- vaya a llegar.
De todos modos, el Presidente debería atender el comunicado explícito de La Pastoral. Comisión que deliberó en un hotel sindical de Mar del Plata. Con la presencia de La Gobernadora. “La excepción Vidal que irrita” (cliquear), junto a la señora Carolina Stanley, la Ministro del Pelo Mojado.
Aparte, el Presidente tendría que abstraerse de las interpretaciones frívolas que le acercan los principales colaboradores que inconscientemente lo hunden. A través de razonamientos express, demasiado rápidos, en forma de dardos para redes sociales, inútiles para interpretar una estructura con milenios de historia.
En la Argentina, precisamente, casi sin desavenencias, el colectivo clerical sigue fielmente los postulados del Papa Francisco.
Es una Iglesia que, en bloque, le responde. Otro Motín de EsquilacheSin siquiera con monseñores que puedan oponer planteos diferenciales de forma (ese disfraz del fondo).
Los jesuitas son especialmente adictos a los rigores de la disciplina casi militar. Un ejército de fe cristiana que mantiene excelentes relaciones con otras confesiones. Especialmente monoteístas.
Desde Monseñor Ojea, el Presidente de la Conferencia Episcopal -de alta influencia entre los denominados “curas villeros”- hasta el encargado de la Pastoral Social, monseñor Lugones, insisten en reivindicar postulados que aluden a la creación y conservación de puestos de trabajo. Con la vocación por desterrar realmente la pobreza, en abierta coincidencia con la epopeya movilizadora del Tercer Gobierno Radical, que tiende hacia la utopía de la pobreza cero.
De manera que tendría que existir un ancho espacio de inter-relación para el entendimiento recíproco. Entre el presidente Macri -aunque ni domine la técnica de la persignación-, y los pastores que confortan y acompañan las llamadas organizaciones sociales. Y mantienen la relación más armónica con los sindicatos.
Sin embargo, desde el malentendido del poder, desde las chiquilinadas armadas desde las redes sociales, persiste la exaltación de la beligerancia que se ostenta.
Con el predominio de la frialdad que se transforma, automáticamente, en un hecho político. Que los jesuitas conocen a la perfección, ya que históricamente se caracterizaron por recurrir al instrumento de la política para modificar las claves de la sociedad agresivamente desigual.
Sin recurrir a la monotonía de los teólogos, o a los vaticanistas superiores como Sandro Magister o Sergio Rubín, o detractores frontales como Loris Zanatta.
Basta apenas con leer los amenos capítulos de “Los Jesuitas”, el libro canónico del francés Jean Lacouture, para merodear el tema que se arrastra desde 1540.
Para el Presidente, su Primer Ministro Peña, El Pibe de Oro, y sus consejeros precipitados, tampoco resulta aconsejable rozar la confrontación. Otro Motín de EsquilacheDeslizarse en la tentación de imitar al monarca Carlos III, que en aquel Madrid del siglo XVIII expulsó espectacularmente a los jesuitas molestos.
La expulsión de 1766 ilustra mejor las claves del conflicto. Consecuencia del Motín de Esquilache. Una pintura de Goya motivada en la indignidad popular que provocaba el aumento de artículos -se diría hoy- de extrema necesidad. Como el pan.

Palpadas de nalgas

Kirchner solía torear al Cardenal Bergoglio cuando no podía dominarlo.
El jesuita, Arzobispo de Buenos Aires, supo frustrarle el objetivo básico de la continuidad.
Como venganza, Kirchner decidió pasar a la posteridad como el notable progresista del nuevo siglo. Le palpó las nalgas para promover el matrimonio igualitario.
Macri, en cambio, lo torea tardíamente cuando aquel Cardenal Bergoglio ya se convierte en el Papa Francisco.
No le encuentra la vuelta para aliviar la relación. No lo entiende. Lo excede. Salvo las excepciones, como muchos de los suyos, cree que Francisco es un opositor. Un “peroncho”.
Para palpar las nalgas del cura, el Ángel Exterminador tomó también por el sendero del progresismo. Para darle luz verde al debate sobre el aborto (acaso la palabra más despreciable del diccionario).
Ambas palpadas renovadoras procuraron exitosamente el mismo objetivo inconfesable. Devaluar la figura del cura que les fastidiaba, con obstáculos, la tarea de gobernar.
“El Papa me tiene los h… al plato con su opción por los pobres”, confirma la Garganta del TGR. “Tiene que ser también el pastor de los ricos, y el pastor de la afectada clase media”.
La combinación de San Ignacio de Loyola con San Francisco de Asís desorienta a los incultos. Poder y Sensibilidad, es demasiado.
La teología del poder asociada a la solidaridad con el desposeído. Con el padecimiento políticamente organizado, que le suma el dominio absoluto de la calle.
Otro Motín de EsquilacheCóctel indigesto para los insustanciales que necesitan encarar, sin trabas, el recetario imposible de la dulce Madame Lagarde. Con la utopía del ajuste (cliquear) que conduce, en los próximos meses, hacia la “temporada en el infierno” de Rimbaud.
El pragmatismo ajustador “no debe ser para castigo de los pobres”. Para trasladarlo a la carga de sus espaldas. Con carencias que se extienden. Con aumentos increíbles que derivan, paulatinamente, en otro motín de Esquilache, que ya ningún imprevisible Goya planifica pintar.