Opositores y oficialistas



Eduardo M Romero-. Todos los políticos tienen un discurso, pareciera que cada uno construye uno propio, sin embargo a poco de analizar los discursos políticos de estos últimos quince años pareciera que solo existen dos modalidades del discurso: uno para cuando se es gobierno y otro para cuando se es oposición.


Esta nueva construcción del discurso trae como consecuencia que una misma persona puede tener un discurso siendo oposición y que posteriormente, siendo gobierno, enarbole el mismo discurso al que siendo opositor enfrentaba.

Para comprender acabadamente lo señalado confrontemos los discursos de la gestión de los Kirchner y la gestión de Macri.

En lo político la gestión Kirchner se caracterizó por poner en la agenda del debate temas de su propia elección que desviaban la atención de los verdaderos temas que su gestión priorizaba; además cuando una determinación de su gobierno impactaría en sectores vulnerables instalaba en la consideración popular otros temas que buscaban distraer las críticas o anunciaba el caos.
Esta actitud mereció la dura reprobación de muchos sectores y la oposición lideraba la reprobación de esta generación de temas de agenda solo con motivos de distracción.

En estos tiempos de gestión Macri también desde el gobierno se toman actitudes que antes merecían su crítica.
Alguno ejemplos son la de adjetivar con lo peor a aquellos que piensan distinto, actitud que ejercía el Kirchnerismo y mantiene el Macrismo, prueba de esto es la complicada forma en que se dan las relaciones entre el Cristinismo y el Macrismo lo cual se hace más grave cuando el gobierno indica que todos los que se oponen son destituyentes, al mejor estilo de la gestión anterior; solo basta leer las declaraciones de Carrió indicándoles a la oposición “no sean golpistas esperen las elecciones y ganen” lo cual me recuerda cuando Cristina señaló “hagan un partido y ganen”.

También el Kirchnerismo indicaba, ante la posibilidad de que la oposición impida medidas que creía necesaria, los daños que esto acarrearía y en igual sintonía cuando la oposición intentó retrotraer las tarifas de los servicios prontamente sectores del gobierno actual señalaron que el desfase económico que ello generaba impediría el pago de la Asignación Universal por Hijo; incluso Carrió llegó a sostener que el pacto con el FMI lo fue para evitar un “golpe civil” haciendo alusión al fantasma del 2001.

En lo económico también existen tramos de un discurso cambiante según se este en el gobierno o en la oposición.
Recordemos que Cristina Kirchner vetó el 82% móvil a los jubilados aduciendo que estos significaría el desfinanciamiento del ANSES; sin embargo fueron muy críticos cuando Macri vetó la ley que retrotraía los aumentos a los servicios públicos y en este supuesto Macri, ahora, daba cuenta de un desfinanciamiento con relación al presupuesto.

También debemos leer que el PRO bregaba por una ley que reconozca el 82% móvil de los haberes actualizados indicando que era posible y siendo gobierno solo garantizó el 82 %, no del haber actualizado sino del salario mínimo que resulta muy inferior, indicando que no alcanzan los fondos para el 82% del haber de quienes están en actividad, que ellos habían propuesto como oposición.
Criticaron duramente que el Kirchnerismo no abone las condenas favorables a los jubilados y si bien ellos cuando fueron gobierno plantearon la reparación histórica también es cierto que la promesa de pago comprende la quita significativa de montos que las sentencias reconocen a los jubilados por lo que tampoco estarían cumpliendo con lo condenado sino que obligan a los jubilados a resignar parte de lo que la justicia el indica como propio.

Quizás la más grave de estas contradicciones, en lo económico, sea la venta de dólar a futuro ya que la oposición denunció a Cristina Fernández y su gobierno por este tipo de prácticas y sin embargo también Macri echó mano recientemente a esta operatoria que habían denunciado como espuria; en el caso de Cristina la oposición imputó que se trató de una operación en beneficio propio y la misma denuncia cae en el gobierno actual donde se indican que muchos amigos cercanos a Macri terminaron beneficiándose.

La gestión Kirchner se desprendía de dólares haciendo caer las reservas para permitir viajes al exterior y en la actualidad el Kirchnerismo indica que Macri está perdiendo reservas en pagos de viaje al exterior y fugas de capital.

Cristina llego a un acuerdo con China para obtener fondos que le permitan incrementar las reservas y el Macrismo criticó esta actitud mientras que hoy gobierno están también gestionando fondos Chinos con el mismo e idéntico objetivo.

En medio de la votación por el aborto legal cuando el país estaba dividido, en un debate que podría haber esperado otros tiempos, Caputo, el ministro de finanzas licitó nuevas Letras de Tesorería (LETES) en dólares por 450 millones de dólares con una tasa anual del 4,2%.

Todo esto demuestra a las claras que pese a ser distintos, tanto la oposición como el gobierno, echan mano al mismo discurso para realizar su tarea según sea de gobierno o de oposición y mientras tanto nosotros, pobres mortales que padecemos las consecuencias de esto discursos vacíos de propuestas sinceras, debemos seguir tirando.