¿Narcomunicipio?



Joakito-. Hablar libremente de "narcomunicipio" no solo es una afrenta a quienes a diario llevan las tareas propias de un trabajador vecinal, sino que es también, una falta de respeto a todos los vecinos de Paraná.
Cuando uno utiliza un adjetivo determinado desde determinado medio de comunicación debe ser cuidadoso, ya que no solo se ponen en juego opiniones personales (o negocios que no se dan a conocer al público: no olvidemos que los medios son empresas...) sino que también, el uso de determinados adjetivos involucra a muchísimas personas. Referirse a "narcomunicipio" en relación a la causa en la que esta implicado el intendente Varisco y algunos funcionarios, afecta el buen nombre de toda una ciudad, pero, lo que es peor, oculta los verdaderos intereses que se están detrás del "tráfico", sea este de drogas, de armas o de personas.

Presentar a la ciudad de Paraná como un "narcomunicipio" es una falta de respeto, no solo institucional -pretendió mostrar que la ciudad esta "liberada" por responsabilidad de las autoridades municipales- lo cual es falso, en todo caso, los responsables de "liberar" zonas o toda la ciudad para que se pueda comercializar drogas, armas y personas es la policía y la justicia provincial, que son quienes tienen real juridicción, además de la Nación, porque este tipo de tráficos ilegales es un negocio internacional.
Por otro lado, se le falta el respeto a los trabajadores municipales quienes a diario salen a barrer las calles, juntar la basura, cuidar los espacios verdes, o atender las distintas reparticiones ¿O acaso alguna dependencia municipal dejó de hacer su trabajo a raíz de la investigación contra el intendente? Las actividades se siguen desarrollando pero no es mismo para cualquier trabajador municipal trabajar en un clima normal, que hacerlo cuando desde los operadores políticos y sus periodistas se busca ensuciar y hacer ver que el municipio es un estado narco.

¿Qué pensará el barrendero municipal, o la maestra jardinera del Jardín Materno Municipal del barrio El Sol? Porque si la situación sería tan grave como pretenden estos operadores, cualquier trabajador municipal dentro de sus cabales, lo mínimo que haría es una medida de fuerza, o por lo menos, se cuestionaría de dónde es que sale el dinero con el que se le paga su salario. Porque si se habla de "narcomunicipio" se está hablando entonces de que toda la estructura municipal estaría manchada por el dinero mal habido.
Que ciertos periodistas quieran presentar el caso -tal vez al igual que como hicieron hace unos años con Rosario, presentando al caso de Los Monos como "narcosocialismo"- impulsados desde usinas de poder ubicadas en Buenos Aires -donde atiende dios- sin preguntarse siquiera como es posible que se haya llegado a esta situación que llevó a que en la mayoría de los barrios de Paraná, sea mas fácil acceder a una bolsita de cocaína que a un litro de leche. Por un lado, hay que señalar que estos mismos periodistas, son los que han hecho sistemáticamente silencio ante las desapariciones forzadas de personas en democracia ¿O acaso se preguntaron qué fue del paradero de Martín Basualdo, Hector Gomez, Maria Fernanda, o de la Familia Gil desaparecida en un campo no muy lejos de la capital provincial, o de la prostituta descuartizada en Bajada Grande?
Hace uno o dos años atrás, ninguno de estos periodistas -ni tampoco los operadores políticos que los financian- se preguntaron sobre el riesgo en la paz social en el que se encontraba la capital provincial, debido a la gran cantidad de homicidios existentes. Claro, los muertos eran pobres y delincuentes, total no pasa nada, se matan entre ellos, ese era el razonamiento. ¿Acaso nadie se preguntaba de dónde salían las armas con las que se cometían esos homicidios? Vale recordar, que hoy un empleado de cuarta está condenado por devolver al circuito de circulación las armas que, supuestamente, debían estar bajo custodia del Supremo Tribunal de Justicia. Nadie se preguntó como hacía este empleado para sacar las armas desde el edificio mas custodiado -después de la Casa de Gobierno- de Paraná, sin que nadie lo vea o note algo raro.

Por último, hablar de "narcomunicipio" no solo habla de una puesta en escena, sino también de una profunda ignorancia. Es desconocer seriamente el tema del narcotráfico, que implica no solamente conexiones con todos los niveles del estado, sino que también implica, sicarios y bancos que legalicen el dinero mal habido. "NarcoMunicipio" o "NarcoEstado" es México, donde a diario se asesinan y desaparecen personas, ni hablar de Colombia, donde incluso, los "Narcos" llegaron hasta ganar elecciones en varios distritos.
Acá se están investigando dealers, soldaditos del narcomenudeo y maleantes de cuarta con aspiraciones de ser punteros políticos de Cambiemos, la organización política que apoyan y financian los ricos, la organización política que si de algo sabe, es de lavado de dinero alrededor de todo el mundo.