Lo que dejó el debate sobre el aborto


Daniela Sánchez-. Lo interesante de la maratónica sesión de diputados para tratar la despenalización del aborto, es que por un lado, la discusión y el abierto tratamiento de un tema tan complejo como este se dio en el marco de un gobierno considerado -en oposición a los populismos progresistas- de derecha. Pero también, la discusión deja sobre el tapete dos temas de vital importancia: la pobreza y las condiciones del sistema sanitario argentino.
Leer los temas que ocurren en la realidad y que preocupan al conjunto o a una buena parte de la sociedad no pueden reducirse a una cuestión ideológica, sino mas bien, con el sentido de la oportunidad. La posibilidad de discusión del aborto, sirve para acercar posiciones y sobre todo para observar cuales son los posicionamientos de uno u otro bando.
Durante el debate mucho se hablo de la necesidad de despenalizar el aborto fundamentado en una cuestión de salud pública:“Fallamos todos los sectores, confundiendo un tema de salud pública con un tema religioso"sostuvo la diputada nacional del PRO Yanina Gayol.

Pero desde la otra vereda en los argumentos de quienes se opusieron al proyecto tratado hubo quienes no lo hicieron desde una versión oscurantista y religiosa sino mas bien sensata, ya que también utilizaron la "salud pública" como criterio de fundamento. El proyecto que obtuvo media sanción en Diputados sostiene que el aborto debe realizarse dentro de los cinco días como máximo desde que la mujer expresa su deseo de interrumpir el embarazo. Quienes se oponían -fundamentalmente diputados de provincias mas pobres- sostenían que esto en la práctica es irrealizable, ya que nuestro sistema público de salud se encuentra absolutamente colapsado. ¿Por que una mujer con cáncer de mamas o de útero, debe esperar uno, dos y hasta tres meses para que la operen, mientras que a quien desee abortar la operan -según la ley tratada- en menos de una semana?
Si bien, es un tema delicado que debe tratarse en sesión aparte, es real el nivel de emergencia sanitaria en el que se encuentra la Argentina a pesar de ser uno de los países de la región que mas gasto público realiza en materia de salud. Pero hay que tener en cuenta que casi un tercio de la población no cuenta con ningún tipo de obra social, es decir, que debe acudir a los centros de salud y hospitales públicos para atenderse.
El otro argumento que anduvo dando vueltas durante el debate, fue la cuestión de la pobreza. Por un lado, quienes fundamentan a favor de la despenalización sostienen que son las mujeres pobres las que se mueren o tienen secuelas en sus cuerpos a causa del aborto ilegal; pero, al igual que con la "salud pública", quienes se oponen también se escudaron en las mujeres pobres para justificar su oposición. Según estos últimos, las pobres, no piensan en el aborto, sino por el contrario ven en la maternidad, la posibilidad de poder planificar algo a futuro que las pueda sacar de su situación de pobreza. ¿De qué manera el aborto afecta la pobreza? En primer lugar, hay que tener en cuenta lo que se conoce como “la feminización de la pobreza”, es decir que las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de ser pobres, y de estar en la “pobreza extrema”. Esta postura es sostenida por una y por otra postura, incluso el Papa Francisco en una de sus encíclicas sostuvo que las mujeres son “doblemente pobres” porque “sufren situaciones de exclusión, maltrato y violencia”.

Lo que se pone en juego a la hora de relacionar la pobreza con la clandestinidad del aborto es que actualmente sólo se persigue a un sector de mujeres, a las más carenciadas porque son la única que caerá en manos del derecho penal, ya que el aborto que se practicará provocará lesiones o la muerte, si no nadie se entera de que se hizo un aborto. Lo cierto es que la pobreza tampoco se soluciona con la despenalización del aborto. Las pobres -aborten o no- seguirán siendo pobres.
La otra cuestión que atravesó el debate, que todos lo dieron por cierto, pero que en la práctica no se ve, tiene que ver con la prevención de los embarazos no deseados. Los embarazos no deseados solo se evitaran cuando las mujeres estén informadas y sean  educadas respecto de cómo quedar y no embarazada; cuando los chicos lo incorporen en la escuela tal como aprenden a sumar o restar, recién ahí podrán decidir libremente si quedan o no embarazadas. Entonces, la disposición legal respecto del aborto se vuelve  irrelevante, porque sólo será necesario si ha fallado el método anticonceptivo y no como hoy que, lamentablemente, el aborto pasa a ser en algunos lugares un método anticonceptivo más por ignorancia de cómo evitar un embarazo que por falta de deseo de ser madre.