FMI y la "Cláusula De La Rúa"

Ezequiel Bauman-. Exclusivo: el plan del gobierno para solucionar el problema que armó con las LEBACS.

El único plan consistente y realista es hacer como Homero Simpson: salir corriendo y dejar un estallido, el tendal de pobres que deja siempre la derecha irresponsable y que el próximo gobierno se haga cargo del fraude más grande de la historia argentina, que es lo realizado por el gobierno del PRO en el Banco Central a través del las LEBACs, el megaendeudamiento como seguro de cambio para la fuga de divisas y la desregulación financiera que nos dejó un país más pobre, más esquilmado por los bancos extranjeros y nacionales y servido en bandeja como rehén del Fondo Monetario Internacional, para el cual se pidió un carísimo e inútil crédito para financiar la salida de sus capitales hacia el exterior y que la deuda externa privada así estatizada, la pague el próximo gobierno con el monitoreo del FMI. Una colosal estafa al pueblo argentino. Probablemente, el robo mas grande cometido en la historia argentina y, quizás, en el mundo. La cantidad de Letras del Tesoro, LEBACs supera a la masa monetaria del país. Como dato: Entre Ríos, aunque es una de las provincias mas endeudadas del país en los últimos años a través de los estudios jurídicos vinculados al macrismo, es de las pocas que no compró LEBACs, por lo menos hasta ahora y de acuerdo a la opaca información financiera pública. 
La Ministra de Inseguridad, Patricia Bullrrich, ya desplegó 2.500 militares en las fronteras para tener listos a los gendarmes, encargados de la custodia de la frontera pero últimamente de varios asesinatos en protestas mapuches en la patagonia, para reprimir las previsibles consecuencias de este Megacanje y la profundización final del ajuste, bajo el monitoreo extranjero de la economía a través del FMI.
Bulllrrich compró además parafernalia de guerra que Israel usa para combatir al pueblo palestino para que gendarmería la utilice contra los desocupados, jubilados, maestros, trabajadores.

El periodismo oficialista porteño -que se preocupaba por la deuda externa cuando ésta descendía (pero temían que se aplique una ley desmonopolizadora de los medios de comunicación) y ahora que sube a un ritmo que es histórico y récord mundial, lo minimizan- tiran globos de ensayo sobre qué hará el próximo gobierno, descontando que no hay chances de que los argentinos vuelvan a suicidarse votando al PRO, con esta pesada herencia de las LEBACs, la deuda externa, el déficit de la balanza comercial y el desastre social. Son globos de ensayo y se caracterizan por ser propios de Nicolás Dujovne, por su impericia, desconocimiento del funcionamiento económico real y soberbia. En todas las variantes de estos operativos de prensa, se da por descontado que el pueblo tendrá que pagar este dinero hurtado a los argentinos por el gobierno y sus amigos del extranjero.

La particularidad de el Megacanje que firmó Dujovne con el Fondo Monetario Internacional para financiar la fuga de capitales antes de que asuma el próximo gobierno y empiece a pagar las facturas, es que incluyeron una cláusula "De La Rúa", en prevención de que el país estalle socialmente, la represión no alcance y el gobierno tenga que renunciar.
En esa cláusula se estipula que el FMI dispondrá unos 20.000 millones de dólares para destinar a la gente pobre para que el gobierno pueda terminar su mandato. La cláusula solo se ejecutará en caso de que el gobierno se vea contra las cuerdas y haya estallidos sociales. Por supuesto, la devolución de los intereses y el capital de esa deuda, será tarea del próximo gobierno.