¿Está en crisis Facebook?



Ezequiel Bauman-. Si uno lee cierta prensa con objetivos empresariales ocultos, cree que Facebook es una empresa en crisis terminal, a punto de cerrar. Lo mismo pasa con Google si uno lee las catástrofes que le preanuncian. La realidad es todo lo contrario. Y puede ser un indicativo de la economía que se viene y por qué los gigantes industriales asiáticos aún no podrán estar a la vanguardia de la economía mundial.


Hay periódicos sensacionalistas que en Argentina intentan que Facebook, Google y otras empresas como Netflix (con la cual tratan de competir) les abonen un porcentaje por hacer circular sus noticias, muchas de ellas sacadas de las propias redes sociales y muchas de ellas repletas de mentiras verificables. En el medio de esta guerra comercial deshonesta, pues los periódicos sensacionalistas no revelan sus verdaderas intenciones, está la realidad. Que es muy distinta, como se demostró esta semana.

La noticia llamó la atención de la prensa económica seria: en promedio, las acciones de Facebook, Google y Netflix, además de Amazon (venta de libros por internet) que son las principales empresas tecnológicas/digitales del mundo, bajaron casi 4%, aunque luego se recuperaron un poco y la pérdida fue del 3,8%. Totalizaron una pérdida de 70 mil millones de dólares en acciones en un solo día. Lo que da una magnitud de cuál es su valor.
Claro que fue el mismo día en donde todas las principales empresas del mundo perdieron en promedio un 6% en las bolsas más importantes del mundo, por el anuncio de Donald Trump de escalar la "guerra comercial" con China. El coletazo no impactó de la misma manera en empresas de logística, por ejemplo, que se perjudican directamente, que en otras empresas fuera de los rubros en "guerra" o de los dos mercados y países en pugna. De cualquier manera, el promedio fue del 6% a la baja, que dicho sea de paso arrastró a las acciones argentinas, aún las favorecidas por el gobierno como las acciones de los bancos y de las empresas privatizadas de electricidad, que están pasando una verdadera "fiesta de los ricos" que pagamos entre todos.
Volviendo a los gigantes digitales, la pérdida de esa jornada negra, fue menor a la del resto de las empresas. Es decir, Facebook, Google, Netflix y Amazon perdieron casi la mitad que el resto de las principales empresas globales en las principales bolsas del mundo.
Pero el dato llamaba la atención porque esas mismas empresas "virtuales" crecieron 14 veces más que el promedio del resto de las empresas en lo que va del año. Esto, a pesar de los escándalos conocidos de Facebook, de las denuncias del Comisariado Comercial de la Unión Europea contra Google por monopolio, y el aumento o cobro de impuestos a Netflix (Buenos Aires está lejos de ser una excepción. Entre Ríos, sí lo es, probablemente por la poca capacidad de cobro de impuestos de ATER, que van solo a lo seguro: los trabajadores).



Una nueva economía mundial se está perfilando. El valor agregado, incluso en el plano financiero, está en las empresas de servicios pero especialmente en las de servicios tecnológicos cuyo contenido lo agregan, mayormente, los usuarios. De manera gratuita y entusiasta. Es decir con bajos costos y altas ganancias operando en un mercado de clientes potenciales quee s la totalidad de la humanidad, un mercado de clientes en crecimiento contínuo.
La otra novedad es la poca cantidad de empleados humanos que utilizan estas empresas en relación a sus fabulosas ganancias. Y la poca regulación que enfrentan ante la impotencia de los Estados Nacionales para regular el ingreso, uso e impuestos de estas empresas en sus territorios.
En Argentina, lamentablemente, seguimos debatiendo si hay que cobrarle impuestos o no a la exportación de granos. Una economía atrasada y para un quinto de la población del país.