El patotero lobby de los médicos en el IOSPER



O. Rivarola Salduna-. Hay que intentar que las obras sociales sean auténticamente de los trabajadores, que no sean del Estado. Aspirar a un hospital público bien financiado, gratuito, igualitario, eficiente y de alta calidad, donde el gobierno de ese hospital esté transferido a la comunidad y donde seguramente tendrán que intervenir las conducciones sindicales porque parte de las contribuciones que sostienen al hospital proviene de los trabajadores.

Pero lo mas común en cuanto a obras sociales se encuentra en la evasión por parte de los empleadores, en la gran cantidad de trabajadores en negro y desocupados que existen y sobre todo para las obras sociales públicas como el IOSPER ya que el trabajo privado no es el que prima, sino por el contrario el Estado es el principal empleador.

Los médicos -en realidad las corporaciones médicas como el Colegio y la Federación Médica- se quedan con un 30% a un 35% de la facturación, por cada paciente que atiende. Lo que provoca que año tras año, estas corporaciones hagan lobby -amenacen en realidad- con dejar de atender pacientes si las obras sociales no aumentan el valor de las prestaciones -conocido popularmente como "plus médico", situación que ya ocurrió en el 2016 cuando en Gualeguaychú dejaron sin cobertura a pacientes de mas de 60 obras sociales. Para variar, la Justicia provincial tan afecta a aparecer en cuanto caso con ruido mediático exista, en este caso se hizo la desentendida. 

Es conocido el colapso en el que se encuentra el sistema de salud, por un lado, debido a la organización, pero también por el contexto económico del país de alta inflación y disparada del dólar que afectan directamente al sistema. Por lo general el dinero sale de las obras sociales, o sea que se obliga a los trabajadores a pagar más. Pero además, el que realiza esta sustracción pertenece a otra clase social. No es cierto que la relación paciente-médico sea simétrica, es absolutamente asimétrica, donde una clase ejerce poder sobre otra. Esto se ve en las relaciones cotidianas. Se ve nítidamente en cómo lo tratan, en cómo le exigen, en cómo le cobran.

El gasto del IOSPER mayoritariamente va a parar al costo de las contraprestaciones médicas -poco mas del 80%- el resto se gasta en salarios y en medicamentos para los afiliados.
Ante este panorama, las venideras elecciones para elegir el directorio de la principal obra social de la provincia, abre el interrogante acerca de la participación de los médicos en la mesa chica de las negociaciones. ¿Que pasaría si los profesionales de la medicina contaran con un representante en el directorio del IOSPER?
En primer lugar se terminaría la relación dominante que actualmente existe entre los médicos y la obra social a la hora de negociar los convenios, ya que las corporaciones perderían el poder de lobby al participar directamente de las decisiones que tome la obra social junto al resto de los representantes de los afiliados. 
Por otro lado, mejoraría la situación de los médicos a la hora de cobrar sus honorarios, ya que la presencia de representación médica en el directorio, generaría mas democracia e impediría la corporación que hoy realizan los Colegios y las Federaciones médicas, quedándose con mas del 50% de lo cobrado. La participación de los médicos directamente en la negociación a traves de un representante sentado en el IOSPER (es decir que solo se ocupe de lo que pasa con el IOSPER y no equipare el trato de una obra social pública con una prepaga como hoy ocurre) los médicos cobrarían la totalidad de la consulta, abonando al IOSPER un porcentaje mínimo que sea destinado a cubrir los costos administrativos.