"Cuando un politico habla del flagelo de la droga es para desresponsabilizarse"


Joakito-.Invitado por la Fundación CRESCER estuvo en Paraná el Doctor Alberto Trimboli, Presidente de la Federación Mundial de Salud Mental y expresidente y actual Secretario Científico de la Asociación Argentina de Salud Mental quien vino a presentar el libro  "Consumo problemático de drogas- Bases para una clínica ambulatoria de inclusión socio-sanitaria".
Presentado por la presidenta de la Fundación, la psicóloga Sandra Cislaghi, el doctor Trimboli destacó que el libro busca intentar romper con la línea predominante, que indica que la única alternativa posible para la denominada "clínica de las adicciones" es la internación. A su vez, resaltó de que no se puede hablar libremente de lo que son las internaciones, ya que la ley nacional de salud mental y adicciones (ley nº 26657) en uno de sus capítulos deja en claro lo que significa y los pasos a proceder en caso de "internación involuntaria".
La ley establece que las internaciones deben ser lo mas breve posible y deben llevarse a cabo cuando aporte mayores beneficios terapéuticos que el resto de las intervenciones realizables en su entorno familiar, comunitario o social. Actualmente, ya sea por desconocimiento, o por falta de políticas en este sentido, la ley es prácticamente letra muerta.

Trímboli, quien actualmente coordinando el Grupo de Trabajo de Adicciones del Hospital General de Agudos “Dr. Teodoro Álvarez de la Ciudad de Buenos Aires, se refirió a su trabajo en el llamado "Hospital de día" y cómo este tipo de experiencias son alternativas mejores y mas eficientes a la internación. En este sentido, resaltó que hoy la realidad demuestra que en la mayoría de los hospitales, de los centros de salud y los centros de salud mental, no están atendiendo a quienes llegan con un problema de adicción. Cabe destacar, que el Hospital de Día para tratar las adicciones, creado en el marco institucional de un Hospital General como lo es el Alvarez, es una de las pocas
experiencias no solo a nivel nacional sino latinoamericano.
Llamó la atención de este cronista, la poca presencia institucional de la provincia de Entre Ríos, sobre todo en materia de salud. Las únicas autoridades presentes eran el subalterno del Secretario de Gobierno de la provincia y el director de toxicología provincial. Es llamativo, máxime si se toma en cuenta que el libro deja plasmada una experiencia de casi tres décadas en el tema, profundizando el modelo de abordaje ambulatorio de inclusión sociosanitaria basado en normas éticas y científicas, en contraposición al de la lógica del encierro y el disciplinamiento. Es evidente que a los demagogos punitivistas solo le interesa la represión y la recaudación mediante leyes absolutamente ridículas como lo es la de Narcomenudeo.

En otro tramo de la presentación, el doctor Trimboli se refirió a la responsabilidad tanto de los medios de comunicación como de la dirigencia política para referirse al tema. En este sentido destacó, que es un invento, un bolazo atroz hablar de "la droga" en singular, como si fuese un demonio, cuando lo que existe en realidad son infinidad de sustancias psicoactivas y que no todas generan un consumo problemático.
La clase política -según Trimboli- debería aprender a nombrar bien las cosas, y no referirse a las drogas como un "flagelo", al hacerlo solo están profundizando la brecha que existe entre ellos y entre quienes tienen un consumo problemático, es decir se desresponsabilizan del tema.
Por otra parte, para Trimboli, los medios también contribuyen a mitificar ciertos aspectos en relación a los consumos problemáticos, pero fundamentalmente, a aquel mito fascista que asocia la delincuencia, la violencia y la pobreza con el tema de las drogas.