China vs EEUU: ¿Nos conviene?



Federico Di Yenno-. El conflicto comercial entre EE.UU. y China pone en vilo al precio de los granos gruesos.

El precio de la soja disponible en dólares cae más de 15,5 USD / t en lo que va del mes de junio. Lo mismo ocurrió con el maíz, cayendo 6 USD / t en una semana. La caída en el precio se da luego de la escalada en el conflicto comercial entre China y EE.UU. La menor demanda de la oleaginosa de EE.UU se desvía hacia Sudamérica bifurcándose y recayendo con mayor fuerza sobre los puertos brasileños.


La soja argentina en los mercados FOB perdió 64 USD /t desde los valores máximos de abril a partir de que aumentó la tensión en el conflicto comercial que existe entre Estados Unidos y China. Un dato clave para entender la importancia de este conflicto es lo que representan ambas potencias: detentan el 40% del PBI global. Según datos de EE.UU., en 2017 China importó 129.890 millones de USD en bienes de los EE.UU., mientras que EE.UU. compró 505.470 millones de USD en productos chinos. Por ende, el déficit bilateral del país norteamericano alcanzó 375.000 millones de dólares.

La tensión comercial entre ambas naciones escaló el viernes 15 luego de que el gobierno de los Estados Unidos revelara una lista de productos importados desde China sujetos a revisión de aranceles, que alcanzarían un valor de importaciones por 50.000 millones de dólares (M USD). La Administración Trump presentó una lista de más de 800 productos de importación estratégicamente importantes de China que podrían verse sujetos a un arancel del 25% a partir del 6 de julio (en la lista se incluyen automóviles, entre otros productos). Esta acción desde la Administración estadounidense ocurre después de varias reuniones que mantuvieron funcionarios de Washington y Beijing. Adicionalmente, la Casa Blanca anunciaría la aplicación de restricciones a las inversiones de compañías chinas en EE.UU a partir del 30 de junio. Los informes de los operadores de mercado, y de diversos medios, ya descontaban estas medidas por lo que la baja en la soja de Chicago comenzó antes del anuncio. La caída en los precios de la soja no sólo estaba descontando las medidas de la Administración Trump, sino también la posible represalia de China.



El contraataque del gigante asiático no se hizo esperar cuando en el mismo día, el Ministro de Comercio de China informó que impondrían tarifas “con la misma reciprocidad y escala” y que cualquier acuerdo previo con la Administración Trump quedaría inválido. La agencia oficial de noticias de China informó que este país impondría aranceles del 25% a importaciones de 659 productos estadounidenses. El monto total ascendería a 50.000 millones de dólares, abarcando poroto de soja, autos y pescados-mariscos, entre otros productos. Los productos agrícolas estadounidenses de dicha lista, por 34.000 M USD, serían los más perjudicados por los aranceles que se harían efectivos a partir del 6 de julio, igual fecha que en EE.UU. Se recuerda una vez más que el poroto de soja es el principal producto de importación a China desde los Estados Unidos. La lista de productos de China se habría incrementado ya seis veces desde la lista conocida en abril; aun así, el monto total de 50.000 millones de dólares se mantendría intacto ya que las importaciones de aviones comerciales no se verían afectadas.

El día lunes 18, las autoridades estadounidenses en represalia a las medidas definidas por el país asiático anunciaron nuevamente una posible iniciativa de revisión de aranceles a productos importados desde China, adicionales a los anteriores. Esta iniciativa de imposición de aranceles alcanzaría a productos importados desde dicho país por un valor agregado de 200.000 millones de dólares, mientras que el arancel sería del 10 %. China, en retribución, anunció que aplicaría otras medidas cuantitativas y cualitativas si Estados Unidos publica una lista adicional de productos chinos sujetos a tarifas. El área comercial gubernamental de Estados Unidos, United States Trade Representative (USTR, por sus siglas en inglés), indicó que se está preparando el listado de tarifas sobre los productos propuestos, lo que llevaría un proceso legal similar a los anteriores, ya que la propuestas debe someterse a un período de audiencias públicas y revisiones.

La comercialización de granos también recibió otro golpe el lunes 18, ya que México podría imponer medidas comerciales a los 4.000 millones de dólares en importaciones anuales de maíz y soja de Estados Unidos si el gobierno aumenta la escalada en la disputa comercial con nuevas tarifas.

El precio de la soja sufrió una caída aún más fuerte el día martes 19. El precio de los futuros de soja negociados en Chicago llegaron a caer en medio del día hasta 24 USD /t, tocando mínimos de diciembre de 2007 en los mercados spot. Esto se dio luego de que el presidente Donald Trump amenazara nuevamente con aranceles sobre otros 200.000 M USD de productos chinos en caso de que Beijing volviera a imponer medidas comerciales, lo que elevaría a 450.000 M USD la cantidad potencial de exportaciones chinas que podrían quedar bajo aranceles. Esa suma se aproxima a los 500.000 M USD en exportaciones chinas anuales totales a los Estados Unidos.

El desenlace de este conflicto es impredecible y podría dañar seriamente a la economía mundial. La incertidumbre generada, de por sí, afectó fuertemente a los mercados de commodities y financieros en general.

En cuanto a la logística internacional, la menor demanda de China por el poroto estadounidense se deriva a puertos del Brasil. La mayor demanda por el poroto de soja de dicho país hizo aumentar fuertemente el precio FOB de la oleaginosa en el puerto de Paranaguá observándose un spread de 34 USD /t con el precio de la soja estadounidense. Argentina, en un punto medio, también acumula mejores precios, pero por debajo del país carioca.




Actividad del mercado local de maíz y soja

En la semana, el precio de la soja publicado por la CAC (Cámara Arbitral de Cereales) de la BCR, fue de 276 USD / t el día jueves 21, anotando una recuperación de 1,83 USD /t respecto al jueves 14. A pesar de la leve recuperación en la semana, el precio de la soja local mantiene una tendencia bajista en lo que va del mes de junio, debido a la debilidad en los precios externos comentados anteriormente.

Conforme a sus necesidades de procesamiento, las compras de la industria marcan un buen ritmo al 13 de junio, acumulando un total de 17,64 Mt, siendo un valor muy similar a lo adquirido en la campaña pasada. A pesar del buen ritmo de compras, el procesamiento en mayo, de 3,66 Mt, se mostró muy por debajo de años anteriores.

El crushing acumulado en los meses de abril y mayo es el más bajo desde la campaña 2008/2009, sumando un poco más de 7 millones de toneladas, producto de la sequía local a pesar de un aumento de las importaciones de soja en la actual campaña. El combinado de importaciones de poroto de soja en los meses de abril y mayo alcanza 1,14 Mt.



En la semana se registró un volumen comercializado menor de soja en comparación con la semana anterior (teniendo en cuenta un día hábil menos de negociación en la semana). Según datos oficiales, se negociaron 41 mil toneladas con entrega inmediata en la semana del viernes 8 al jueves 14. En la semana del viernes 15 al jueves 21 el tonelaje negociado alcanzó 26 mil toneladas. Con la misma tendencia, lo negociado por entrega en julio también fue menor a la semana pasada (108 mil toneladas, contra 320 mil toneladas). Un 30 % de lo negociado se hizo a fijar precio, un 24 % se negoció a 7800 $ /t principalmente sobre el viernes 15 y otro porcentaje similar sobre los 7600 $ /t el resto de la semana. Respecto al segmento diferido, se observa un importante tonelaje negociado sobre el mes de octubre (96 mil toneladas). El día viernes 15, cerca de 35 mil toneladas se cerraron a 8.200 $ /t para entrega hasta dicho mes, mientras que el resto de la semana, se cerraron forwards sobre por 52 mil toneladas a 8.000 $ /t. Una cantidad inferior se negoció a noviembre (25 mil toneladas),  al mes de abril 2019 (5 mil) y al mes de mayo 2019 (10,5 mil toneladas). Gran parte de los negociado en estos meses de realizó a fijar precios.



Por su parte, el precio del maíz local también cayó fuertemente en la semana. El valor del cereal publicado por la CAC (Cámara Arbitral de Cereales) de la BCR, fue equivalente a 156,20 USD / t el día jueves 21, anotando una caída de más de 6 USD /t respecto al jueves 14. La caída en el precio del maíz en la última semana obedece a los menores precios en los mercados externos. El fuerte embate que recibió la oleaginosa por el conflicto EE.UU.-China, arrastró al precio del maíz a nivel global, por el pesimismo generado y el spread que mantienen ambos granos.

En cuanto a la comercialización en Argentina, el maíz lleva un ritmo muy elevado, según se desprende de los datos relevados por el Ministerio de Agroindustria al 13 de junio. De lo acumulado en la campaña 17/18 se observa que el sector exportador lleva adquirido 12,84 Mt mientras que las DJVE (compromisos de exportación) alcanzan 12,96 Mt. Es decir, el sector exportador posee más compromisos de ventas externas que lo realmente adquirido lo que demuestra una demanda que sigue siendo robusta por el cereal argentino. Justamente son los precios externos los que limitan el potencial alcista que tiene el precio del maíz. El precio del maíz FOB cayó 26 USD / t a 166 USD /t desde el máximo alcanzado el 23 de mayo.

A diferencia de la soja, la comercialización del maíz en la semana no sufrió una caída (a pesar de haber un día hábil menos de comercialización). El volumen negociado de mercadería por entrega inmediata alcanzó las 3500 toneladas en la semana del 15 al 21. Fue, por su parte, el volumen de toneladas negociadas para entrega contractual (entrega en el mes de julio, principalmente) la que mantuvo un ritmo muy similar a la semana pasada. El total ascendió a 202 mil toneladas. El volumen negociado a fijar fue pequeño (5 %), mientras que gran parte del volumen negociado en pesos osciló entre los 4300 y 4500 $ /t para entrega hasta dicho mes. La comercialización para el resto de los meses y la nueva campaña de maíz 18/19 fue casi inexistente.