Cansados



Rolando Revagliatti-. Cansados


Los huesos están cansados

No hay modo de no estar cansados

aunque haya descanso

Los huesos están exhaustos

Por eso no hay modo de no

estar cansados

aunque haya descanso

Los huesos, además, están hartos

de soportarnos, de tolerarnos

nos odien

o nos amen

Los huesos nos expulsan

suplican que los dejemos ir

Detestan que los retengamos

que los exijamos todavía

“¡No es humano!”, chillan.