Tengo una mala noticia


Lucas Carrasco-. A los radicales y a los peronistas entrerrianos no les conviene desdoblar las elecciones provinciales.

Frigerio en Miami. Foto: Presidencia de la Nación/SIDE


Obvio, le puedo errar: pero de interpretar el clima político y de olfatear cómo vienen las futuras elecciones, vivo. Así que lo cuento, aunque tengo la exquisita tentación de guardarme el secreto, para divertirme con quienes van ciegos, como cualquier convencimiento cifrado en premisas falsas, hacia una baldosa floja de la que saldrán mal parados, si es que quedan parados.

Frigerio en Miami. Foto: Presidencia de la Nación/SIDE


Atillio Benedetti y Sergio Varisco, los dos postulantes de Cambiemos con chances reales de ganar la gobernación (Alfredo De Ángelli, el Australopithecus afarensis, tiene que volver a dedicarse a vivir de planes sociales vip: es como su coterráneo Pedro Guastavino, pero vota las estupideces que vota...¡gratis!) creen que un adelanto electoral les puede dar ventajas en relación al Gusano Playero Rogelio Frigerio, que hace negocios "turísticos" en donde aterrizan las narcoavionetas de Colombia y Bolivia Villa Inundadito, Departamento Islas del Ibicuy, pero para las vacaciones, prefiere el Monumento Mundial a la Tilinguería: Miami.

Nota de agradecimiento: gracias, Presidente Macri, por utilizar el espionaje ilegal al que es tan afecto, para escrachar a su Ministro de Obras Públicas Sin Obras Públicas boludeando en Miami. Sabíamos que era grasa, también sabíamos que usted, Presidente, lo odiaba porque el Gusano Playero lee de corrido y puede opacar su mal disimulado cesarismo de nordelta, pero no sabíamos que lo odiaba taaanto. 
Frigerio en Miami. Foto: Presidencia de la Nación/SIDE

A Frigerio, el Gusano Playero, no le va a quedar otra que ir por la gobernación de Entre Ríos, esa provincia donde -diría Julio Cortázar, aunque la frase luego la modificó García Marquez- los pollos se pasean vivos. Quedarse a tiro de decreto, a sufrir las diarias humillaciones del Presidente Iletrado (no es Letrado, es Ingeniero) no le está resultando atractivo. El Rasputín con Vocación de Tarjetero de Boliche, Marcos Peña, lo tiene montado en un huevo. Así que el Gusano Playero bajó sus inútiles ínfulas presidenciales para contentarse con gobernar ese horrible lugar donde los pollos se pasean vivos.

Pero antes que nada, cariñito, tiene que pasar por la interna de Cambiemos. Y no es fácil. Benedetti ha hecho dos campañas provinciales, Varisco una, pero ha gobernado dos veces la capital y lo sigue haciendo. Para ir por la reelección en la intendencia, tendrán que darle varios diputados en la lista sábana. La lista frazada con la que sueña Leonardo Simons, el actual gobernador de Entre Ríos, tiene pocas chances. De hecho, sus compañeros del partido que lidera Luis Barrionuevo, están buscando la manera elegante para salir de este fracaso político en el que lo metió Rosario Romero de Halle, la Multipartidaria. Pero, pero, pero: ¿a Benedetti, qué carajo pueden darle para que se baje? ¿La intendencia de donde nació María Esther de Miguel? ¡Si ya no le quedan parientes para gobernarla!

Poco querido entre los militantes, desconocido entre la gente común, con un gobierno a la deriva, el Gusano Playero Rogelio Frigerio solo puede ser candidato con un bolso de dinero repartido a discreción (su especialidad), evitando cualquier interna real. ¿Pero le permitirá el Presidente Iletrado llenar los bolsos en la SIDE? Quizás sí, para tenerlo lejos.
En ese caso, hay que ver si los campeones del republicanismo, la moral y las buenas costumbres, vuelven a arrodillarse ante un candidato piantavotos, como ya hicieron de De Ángelli en el 2015. Si las elecciones no son desdobladas, es mas probable que el Presidente Iletrado quiera unas PASO provinciales para que desde distintos sectores acumulen votos para su (imposible) triunfo en primera vuelta, porque sabe que en un balotage le gana hasta el colectivero Agustín Rossi.



Como ya explicamos extensamente en esta nota si el peronismo va dividido nacionalmente y si provincialmente hay una interna real contra Leonardo Simons, el peronismo puede volver a ganar la provincia. Aunque es difícil, esa es la mejor estrategia. Eso sí, cuanto más se tarde en plantarle una alternativa a Leonardo Simons, más se hunde el partido liderado por Luis Barrionuevo.

Ahora bien, si se desdoblan las elecciones provinciales, se le facilita a Cambiemos tener un solo candidato, imposibilitando unas PASO donde Benedetti y Varisco sacarían una carrada de votos. Cercana al 40%. Si el PRO mete alguno de sus impresentables -Violencia Rivas, la viceintendenta de Paraná, o el propio Gusano Playero- puede aportar otro 5%. Y consecuentemente, el ganador de esa interna tendrá pavimentada -por Obredech, Techint, SOCMA y otras empresas a las que les interesa el país (y las PPP)- la carrera a la gobernación.
Aún con un peronismo que tenga una interna real, fuerte, donde gane una cara nueva.

La única chance del peronismo entrerriano es si Leonardo Simons no desdobla las elecciones como le ordenó Macri. Porque en ese caso, en las PASO provinciales, con dos candidaturas fuertes -una del clietelismo estatal, buscando la reelección del actual gobernador, otra con votos propios además del acompañamiento del peronista de base- el ganador (fortalecido) iría luego a una elección general con dos candidatos a presidente, como hizo Benedetti en el 2011. Una candidatura, la de Cristina Kirchner (su candidatura está dictada por las necesidades penales que enfrenta, así que descartarla es un juego bobo) puede arañar un 30% con su Partido de los Fueros. Otra candidatura, por el Peronismo sin Prontuario que lidera Luis Barrionuevo, puede andar en el 8 o 10% con Urtubey y algún cordobés menor de vice. Si se suman ambos porcentajes, con eso el peronismo entrerriano tiene chances de retener la gobernación. Si los radicales tienen la amabilidad de autodestruirse en internas, como suelen hacer. Y que en el balotage nacional todos vuelvan a hacer la plancha, como ya hizo Bordetm y la UCR local en el 2015.

El dato central es que el gobierno nacional llegará a las elecciones de 2019 con muletas y sin chances de ganar ningún balotage (que es hoy inevitable), excepto, quizás, y subrayo el quizás, si compite, como le gustaría, contra la Hegeliana Hotelera. Pero...