Superestrella estrellada



Martín Vázquez-. La superestrella se estrelló: las desventuras de Rogelio Frigerio no nacen tanto de sus errores, sino de los errores de sus jefes políticos. Especialmente, Macri y Marcos Peña.

Un decreto publicado en el Boletín Oficial menciona una chorrera de nuevos funcionarios políticos que ingresan con sus parientes, como es norma en el PRO, al estado. La mano está jodida en el mercado laboral privado y hay mucha competencia, con trabajadores talentosos además. El estado, que es el refugio de los neoliberales canallas, es la cobacha para capear el temporal de una economía que ha paralizado cualquier negocio a la espera de que el señor presidente se digne a presidir el país una vez vuelva de sus últimas vacaciones. Si es que vuelve. Pero no perdamos las esperanzas: ¡Sí se puede!  ¡Sí se puede! 


Al lado de estas designaciones, de manera escueta, el boletín oficial dice que Nicolás Dujovne, encargado de negociar el ajuste y la rendición incondicional y antinacional ante el Fondo Monetario Internacional, es junto a Marcos Peña, mucamo de Macri con salario de Jefe de Gabinete, el encargado de firmar cualquier "gasto" que se realice en el estado. Conclusión: el estado está paralizado, porque se vuelve mas dirigista con dirigentes que no se caracterizan por su apego al trabajo.

Rogelio Frigerio, para pagarle un café a cualquier gobernador, tiene que pedir autorización de Dujovne y Marcos Peña. La firma de ambos, además del permiso. O sea que tomar un café con Frigerio es perder el tiempo. Y el dinero.


Su estrellato se fue apagando, en la medida que se peleó con Atilio Benedetti que ganó las legislativas en Entre Ríos y ninguneó a Sergio Varisco, al que jamás le pasó un peso para obra pública en la estratégica capital entrerriana, que concentra el 30% de los electores. Prefería la selfie con Bordet, mojándole la oreja al intendente radical, integrante de Cambiemos.
Las pelea con Benedetti le valió que se parta el bloque de diputados radicales y que en el senado se le fugara un senador. Todo con aval institucional de las instancias partidarias de la UCR, como para que no quedaran dudas de la soledad política de Frigerio, que solo podía pasear por Entre Ríos si firmaba cheques del estado nacional. Sin chequera, Frigerio es otro empleado estatal más que anda predicando las bondades de un sector privado que jamás conoció.
El ninguneo a Varisco le significó que los intentos golpistas de la viceintendenta Josefina Etienot llamen a risa. Y eso que Varisco se encuentra en el peor momento de su gestión por los fastuosos allanamientos, donde como es natural no encontraron nada. Pero el daño político ya se hizo.

Off The Record un alto dirigente del PRO le dijo a un colega de Noticias Entre Ríos que Rogelio Frigerio sería "candidato a primer diputado provincial en Entre Ríos, te lo firmo ya y acordate que te lo dije". Si sus amigos le bajan así el precio...
En breve lo meten dentro del programa "Precios Cuidados".
Nicolás Massot, jefe de bancada de diputados nacionales del PRO, al igual que el presidente de esa cámara, Emilio Monzó, integraban el ala inteligente del PRO junto a Rogelio Frigerio. No es casual que hayan caído en desgracia frente al mucamo Marcos Peña. No son los únicos, apenas los mas conocidos.

Los radicales aprovechan la caída de Frigerio para negociar la candidatura a gobernador de Entre Ríos en el tablero nacional. Quieren cerrar los acuerdos ya mismo, cuando Macri se encuentra desesperado y débil porque no puede contener su propia tropa en Cambiemos ni dentro del PRO. Pero...¿cuánto vale, en política, un acuerdo oral un año y medio antes de las elecciones?
Lo mismo que un billete de dos pesos.