El documento secreto de Cambiemos



Hugo Presman-. Las declaraciones de Elisa Carrió sobre el Fondo Monetario Internacional fueron tomadas como una nueva demostración de su incontenible verborragia. La chaqueña había elogiado “la jugada del Fondo” que, según ella “paró a los golpistas”. “Esta es la lectura de cómo actuó Lagarde, me encanta”, expresó con ese tonito de presunta clase media alta. Sin embargo, lo que la diputada estaba expresando, premeditadamente o no, son algunas de las conclusiones de un documento ultrasecreto redactado con enorme sigilo por aún desconocidos historiadores PRO. Hemos accedido a ese documento del cual sólo transcribiremos algunos párrafos. El mismo se reproducirá en forma íntegra en el blog http://presmanhugo.blogspot.com.ar/ en 72 horas.

DOCUMENTO SECRETO

Habiendo sido encomendados por Mauricio para la redacción de una historia PRO, nos hemos visto en la necesidad de apartarnos de la versión de Bartolomé Mitre por sus excesivas concesiones populistas y por haber confundido, intencionadamente o no, derrotas convertidas en victorias en el relato edulcorado. El presente trabajo pasará a ser nuestra mirada hacia el pasado, algo que no nos preocupó porque a nosotros nos interesa casi en exclusividad el futuro y la gestión. Así por ejemplo en la historia escolar se hace una versión apologética de las denominadas Invasiones Inglesas de 1806 y 1807 cuando ahí puede estar prefigurado el origen del fracaso argentino. Denominar invasión a un intento de los ingleses de adoctrinarnos sobre el libre mercado y las ventajas del librecambio es un despropósito inconmensurable que no hemos superado. Hoy pueden observarse algunas taras que arrastramos por más de doscientos años: la falta de hospitalidad hacia el amigo extranjero anglosajón y arrojarle aceite caliente (consecuencia directa de que España subsidiaba el aceite lo cual como ha quedado demostrado fomenta el derroche). El heroico Virrey Rafael de Sobremonte, un hombre que se adelantó a su tiempo, huyendo con los tesoros en busca de encontrar un sitio donde dejarlos a buen resguardo, ya que lamentablemente no contaba con refugios seguros como sí poseemos nosotros, nos referimos a esas creaciones excelsas del capitalismo que son las off-shore. Incluso en la década perdida se sostenía falazmente que “la Patria es el otro” cuando la modernidad significa sostener que “la Patria son las off-shore”. Si se hubiera permitido acceder a las buenas intenciones de la Rubia Albión, hoy todos hablaríamos inglés, el lenguaje que nos hubiera facilitado el ingreso irrestricto al mundo. Además la victoria sobre los ingleses, que para nosotros fue una derrota, llevó al desarrollo de un sector extremadamente ineficiente como las academias de enseñanza de ese idioma o los colegios bilingües, como se observa en tantos dirigentes que no hablan el idioma de Shakespeare o aquellos que sí lo hacen pero en forma muy deficitaria como Domingo Felipe Cavallo, Fernando de la Rúa y permitan un flanco crítico a nuestro líder Mauricio Macri, que no tiene precisamente un manejo excelso del idioma de Charles Dickens. Pero los argentinos no aprendemos de las experiencias atroces de los populistas, como cuando gobernaba un tenebroso dictador -todos los gobernantes populistas son dictaduras- un criminal como Juan Manuel de Rosas, se enfrentó con las expresiones exquisitas de la civilización de esa época como Gran Bretaña y Francia.  En nuestra versión de la historia estas son derrotas. El hecho que San Martín le enviara su sable corvo al tirano y se ofreciera a luchar contra los dos países más civilizados del planeta, es una prueba más de que su populismo lo enceguecía. Debemos sostener sin el menor pudor que nuestro corazón está con los unitarios de Montevideo que hacían alianza con las tropas extranjeras libertadoras.
Para nosotros fue un error luchar por una pseudo independencia contra España, que como dijo Mauricio, seguramente sólo creaba en quienes la buscaban, desazón, incertidumbre y angustia, otra forma de decir su mala conciencia. El 25 de mayo de 1810 es un símbolo de todo lo que detestamos: no se dialogó lo suficiente con el Virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros, y cuando los golpistas tomaron el gobierno surgieron las diferencias alentadas por “los rosqueros” como Mauricio califica a los políticos, como Moreno y Castelli. Además, se ocultaron detrás de la llamada máscara de Fernando VII, mintiéndoles a los españoles. En síntesis: no actuaron conforme a nuestros valores innegociables como son el trabajo en equipo, el consenso y decir siempre la verdad. Si la conducción la hubieran ejercido los comerciantes emprendedores como Domingo Mathieu y Juan Larrea, otra hubiera sido el destino del país.
Desde esta perspectiva pragmática de nuestra historia, batallas como la de Salta, Tucumán, Chacabuco, Maipú son derrotas. En cambio son sonoros triunfos Vilcapugio, Ayohuma y Cancha Rayada.
El Éxodo Jujeño es una dilapidación de recursos que es el origen del atraso del norte argentino.
El 9 de julio de 1816 es otro acto histórico fallido que lo único que consiguió es aislarnos del mundo.
Tuvimos que hacer un gran esfuerzo para no emocionarnos cuando supimos que uno de los jacobinos de Mayo, Juan José Castelli, padecía cáncer de lengua, un justo castigo a su frondosa y mal ponderada elocuencia oratoria. Así aparecieron en algunas paredes de nuestra gran ciudad portuaria leyendas tales como “Viva el cáncer.” Este sujeto estaba en las antípodas de lo que nosotros creemos, cuando con un pesimismo muy lejos de la Revolución de la alegría exclamó: “Si ves al futuro, dile que no venga” .



En materia económica coincidimos con Bartolomé Mitre en considerar a Rivadavia “el más grande hombre civil en la tierra de los argentinos”.  Cómo no honrarlo si él fue el iniciador de nuestra deuda externa, un hombre generoso con los acreedores y los vecinos permitiendo que ganara Brasil una guerra que había perdido, con la colaboración de un prócer como Manuel García. Además Rivadavia  se opuso a los delirios continentales populistas de San Martin. Nuestro Luis Caputo es un digno discípulo de este genial estadista. Un hombre que se duerme leyendo el Plan Brady, del prócer Nicolás Brady y considera a David Mulford como un referente incuestionable.
Debemos dar la batalla cultural para que en todos los colegios se den clases alusivas sobre el vicepresidente de Julio Argentino Roca que al principio de la década mal llamada infame, que nosotros denominados patriótica, expresó: “la Argentina, por su interdependencia recíproca es, desde el punto de vista económico, una parte integrante del Imperio Británico.” Fue un momento de notable lucidez. De retorno al camino correcto.
Un tramo similar y glorioso de nuestra historia fue cuando nos asociamos a la corte portuguesa y los comerciantes de la Banda Oriental  para destruir los intentos y práctica  proteccionista del Paraguay.
De Sarmiento, debe enseñarse para respaldar a nuestra Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, aquello de “No se debe ahorrar sangre de gaucho, que es lo único humano que tienen.” De Arturo Frondizi, que Mauri cita cada tanto, debe resaltarse el plan CONINTES y la militarización de los obreros bancarios y ferroviarios.
Nuestro calendario de efemérides y anti efemérides en el siglo XX, que deben ser considerados en las escuelas y en todos los niveles educativos son:

Feriado Nacional: 19 de abril en recordación al 19 de abril de 1956, donde se produjo el ingreso de Argentina al FMI

Feriado Nacional: 22 de abril en recordación al 22 de abril del 2016, día del pago a los Fondos Buitres

Anti efemérides: 17 de octubre recordando que en esa fecha de 1945 se inició el populismo contemporáneo que destruyó la Argentina cuando en el Centenario había llegado a ser la séptima potencia mundial.  Mucho menos, el 17 de octubre de 1947, cuando Perón se mandó la humorada populista de proclamar la independencia económica.

Anti efemérides: 3 de enero en recordación al 3 de enero del 2006 en que Néstor Kirchner tuvo la malhadada decisión de pagarle al FMI e interrumpir la recepción de sus sabios consejos e inspecciones.
 
El presente documento permanecerá fuera del ámbito público, hasta que consigamos la suficiente madurez en la sociedad argentina para rasgar con nuestras verdades las mentiras centenarias que nos han conducido al atraso y al retroceso.
No deben tener nuestros seguidores la menor duda que esta versión de la historia es la verdadera historia y que se incorporará al conocimiento de los argentinos porque “sí, se puede”.

En ese momento habrá llegado la hora de reemplazar de nuestros poderosos billetes, los guanacos, cóndores, tarucas, ballenas francas australes, yaguaretés y horneros por los verdaderos héroes PRO, aunque siempre mencionen como que todo es de CAMBIEMOS.



LA HISTORIA SEGÚN CAMBIEMOS

Ahora se entiende el lenguaje exaltado de la diputada Carrió en favor de las ventajas de la rendición incondicional y aplicación de las políticas del Fondo. No es un exabrupto sino una expresión de notable coherencia. No se encuentra consignado en este documento secreto, pero no es de descartar que en nuevas versiones la Plaza de Mayo pase a denominarse Plaza Christine Lagarde.