De pibe

 Rolando Revagliatti-.



Se me fueron retirando

los vocativos papi y mami

imperceptiblemente

y ninguna otra palabra ocupó las vacantes

Jamás volví

a llamar a mis padres.