¿Bordet cambia de estrategia?

Unidad Básica de Tailandia


Gerardo Pressman-. En otra de sus habitualmente largas vacaciones en el exterior, un alto funcionario reveló que el gobernador podría pasarse a la oposición, dado que Cambiemos se cae a pedazos y la candidatura de Urtubey es un chiste que nadie toma en serio.



Mausoleo peronista en Tailandia

Un alto funcionario del gobierno provincial cuenta en off que el gobernador Gustavo Bordet está dolido por las críticas internas que recibe por su acercamiento a Macri. Luego enumera una serie de supuestos logros de su gobierno -los que aparecen en la prensa alquilada- que lo diferenciarían supuestamente del gobierno "neoliberal", así lo califica, de Macri.
Las novedades de este dato, que no es cierto dado que el gobierno de Bordet está a la derecha del de Macri en los temas importantes como ser lo financiero, económico y políticas sociales, pero las novedades son dos.
Por un lado, que el gobernador quiere mostrar que no vive en una burbuja. Aunque al momento de escribirse esta nota el gobernador haya dejado acéfalo el gobierno para tomarse quince días de vacaciones en Tailandia con su vicegobernador. El dato sería que Bordet no cree lo que manda a decir a los medios que le responden a pie juntillas, lo cual incluye sacar las publinotas de los opositores permitidos y hasta comprados por el gobierno.
El segundo dato es que, visto que lo de Urtubey es como la droga, un camino solo de ida; y a la par el gobierno de Macri se deshilacha en una gigantesca crisis estructural que incluye una altísima dosis de corrupción, Bordet ahora quiere despegarse. O puede que solo actúe como están actuando otros gobernadores que estuvieron cercanos a Macri y ahora empiezan a despegarse, una vez que le sacaron todo lo que podían en obras públicas. Entre Ríos no consiguió nada más que promesas y la inauguración de obras que inició Urribarri y Cristina Kirchner.

Masivo acto por el 25 de mayo en Tailandia


Puede que esta nueva realidad sea pasajera, hay que ver si el gobierno nacional no se recupera o si a la vuelta de sus vacaciones el gobernador no vuelve a aplaudir mientras el presidente canta desafinado el feliz cumpleaños -porque ellos son los únicos felices que hay en toda Concordia- pero si fuera un dato permanente, hay que registrarlo de cara a la interna partidaria y las chances, hoy remotas, de una reelección del gobernador.

Bunker de Somos Entre Ríos en Tailandia


Los fracasos de Guastavino como secretario de Pichetto para armar una mesita que supere los veinte dirigentes exkirchneristas -ya no digamos militantes, ni gente común-. con algún voto propio, seguramente resultaron en un shock para Bordet, que huyó de esa foto papelonera y se fue...a aplaudir a Macri.
La desorientación política de Bordet es total. Esta nueva voltereta viene al compás del rotundo fracaso de Rosario Romero para hacer un sistema electoral a medida de los políticos acostumbrados a la boleta sábana (o sea, a medida de ellos).
En el urribarrismo propiciaban la Ley de Lemas, como si esto fuera Jujuy o Santiago del Estero. Hay que ver si prosiguen con ese proyecto delirante. Por lo pronto, le resolverían la interna a Cambiemos y a la pata peronista del PRO que lidera Bordet. ¿Qué ganaría Urribarri? Algunas bancas provinciales. Como proyecto político parece poco.

Congreso Internacional del Peronismo en Tailandia

La aceptación, por lo bajo, de que Bordet no tiene hoy chances de ser reelecto hace que la dirigencia peronista se concentre en Concordia, municipio que perdió por primera vez en toda la historia del peronismo en 2017 y con un Cresto de candidato y otro de intendente. La familia Cresto necesita aferrarse al poder sí o sí. Para lo cual, no se sumarían a ninguna aventura electoral como la de 2007 junto a Julio Solanas. A ellos les convendría una interna provincial fuerte. Siempre y cuando ambas cabezas de lista, una peronista y otra filo macrista, lo lleven a él en la intendencia. Así podría captar votos de todos los sectores. Pero eso tampoco garantiza que después Cambiemos no gane el municipio, aún cuando no tenga un candidato taquillero. Ni siquiera alguien serio.
¿Optará Macri por el pragmatismo, al buscar su reelección, y postulará a intendente de Concordia a un peronista alquilado? En ese caso, serían muchos los dispuestos a saltar el charco. El financiamiento de la campaña lo tienen asegurado. El gobierno de los ricos no necesita del narcomenudeo para hacer campaña.