Recorriendo el espinel



Martín Vázquez-. Aventuras y desventuras del PSP, Peronismo Sin Prontuario.


El Peronismo Sin Prontuario debutó de mala manera: con Luis Barrionuevo como obligado líder.
Las mesas de arena de los PSP (sigla que recuerda a una de las facciones del Partido Socialista antes de unificarse en un solo partido: la facción que estaba mas a la derecha, y colaboraba con cuanta dictadura militar hubiera) o sea, los Peronistas Sin Prontuario, hacen como que acá no pasó nada. Y sí pasó. Pasó un terremoto. Sus consecuencias lejos están de haberse dimensionado en su totalidad.


La Jueza Servini de Cubría, seguramente por mandato de Macri a cambio de que vuelvan a acomodar a su hijo al frente de una opaca caja negra de los jueces, dispuso la intervención del Partido Justicialista Nacional, el principal partido de oposición luego de que el candidato a vicepresidente de ese partido vencedor en las PASO y la primera vuelta, fuera detenido sin condena, procesamiento ni indagatoria. Linda democracia que tiene dos diputados del Parlasur presos: sin embargo, Argentina se va de UNASUR. Tiene un diputado nacional preso pero una de sus cómplices, Aída Ayala, puede usar sus fueros porque es de la alianza gobernante. Al igual que todos los ministros con causas judiciales iguales a las de los kirchneristas con el agregado de que tienen cuentas en el exterior y no son inventadas por Clarín, como en el caso del kirchnerismo, al cual nunca le encontraron nada de lo que dijo Clarín con gran despliegue (¿se acuerdan del programa hecho desde las Islas Seichelles?).
Barrionuevo, dirigente del partido Frente Renovador, convocó a Julio Bárbaro, que tiene su propio partido aunque en las dos últimas elecciones no superó el piso mínimo de 1,5% de los votos que estipulan las PASO y al gritador de programas de chimentos, Carlos Campolongo. Entre estos octogenarios se va a formar, según anunciaron, la Juventud Peronista. También podrían formar el capítulo local de Transparencia Internacional ya que están en esa joda de tomarnos el pelo a los argentinos.

Con esta estrafalaria intervención al justicialismo, Macri los durmió a sus amigos del Peronismo sin Prontuario. Porque la principal beneficiaria es Cristina Kirchner, que venía en caída y es la rival perfecta para Macri, que no ganaría contra ningún otro en un balotage. Aunque tampoco es seguro que le gane a Cristina, obligada a presentarse para frenar el envión de sus causas judiciales.

La candidatura presidencial de Urtubey no llega al 5%. La de Sergio Massa no supera el dígito. La de Randazzo no la vota ni su madre.
Con la intervención al PJ se vienen también las intervenciones distritales. Cualquier disquisición sobre trampas electorales para perpetuarse en el poder como la que está encarnado Bordet deberá contar con el aval del quemador de urnas, Luis Barrionuevo. Igual que para adelantar las elecciones. Dado que si Barrionuevo interviene el Partido Justicialista de Entre Ríos- tiene facultades para hacerlo- y nombra a Petaco Barrientos como interventor, el justicialismo intervenido puede designar un candidato a dedo y definir cuándo quiere que se hagan las elecciones. Competir contra el Partido Justicialista, desde otro partido -el Frente Grande siempre está en alquiler- es una aventura riesgosa. Bordet tiene una Ministro de Gobierno que le puede explicar cómo es recorrer el espinel de todos los partidos políticos.

Seguramente, Margarita Stolbizer huirá de su alianza con Sergio Massa y buscará cobijo con los socialistas santafesinos, para volver a repetir la experiencia de juntar monobloques legislativos que necesitan renovar banca y carecen de votos, pero aportan a la campaña, lo cual le permitiría a Stolbizer hacer lo único que hace: ir a los programas de TV por cable.
Pero esto le restaría votos a Cambiemos dentro del electorado gorila. Aunque siempre la derecha autodenominada "progresista" tuvo poco caudal electoral por su elitismo y propuestas berretas, no hay que subestimar el aporte de una construcción de este tipo en el conjunto del sistema político de cara al 2019.

Lo importante es que ese rejunte gorila le quita votos en primera vuelta a Macri. Así que es probable que Patricia Bullrrich detenga a algunos narcosocialistas y la SIDE mande a Perfil un video de Stolbizer teniendo sexo con un burro. Más allá del burro, es poco probable que Stolbizer tenga sexo, pero hoy en día se puede falsificar un video en dos minutos.