¿Quienes manejan el negocio millonario de Colectivos a Santa Fe?



Joakito.- Año a año se repiten los reclamos. Dos empresas son las que copan la gran cantidad de usuarios que viajan diariamente desde una ciudad a la otra, sin embargo las quejas se siguen repitiendo y ninguna de las empresas se inmuta en la atención del reclamo.
Basta dar una vuelta por la terminal de colectivos de Paraná, y ver cada media hora -a veces 40 minutos- como va creciendo la cola de pasajeros que intentan viajar a la ciudad vecina. Estos problemas no son nuevos sino que datan por lo menos desde el año 2014, cuando desde el sector organizado de la comunidad estudiantil, se reunieron en asambleas públicas y elevaron el reclamo, tanto a defensa del consumidor como a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT). Desde entonces, los problemas tanto en la falta de colectivos para satisfacer las demandas como en el cumplimiento de los recorridos nocturnos se vienen reiterando a pesar de que la propia CNRT tiene oficinas en ambas terminales de ómnibus.
 El servicio de pasajeros interurbano entre Paraná-Santa Fe, históricamente fue dado por solamente dos empresas. Una es ETACER y la otra es FLUVIALES. Ambas empresas -concursos de acreedores mediante- han cambiado mas de una vez de dueños.
La primera fue comprada por el gigante del transporte público de pasajeros de larga distancia Flecha Bus y Fluviales fue adquirida por el grupo empresarial correntino ERSA que explota varias líneas de colectivo urbano por lo menos en siete capitales provinciales (Corrientes, Resistencia -Chaco-, Santiago del Estero, Paraná, Santa Fe, Córdoba y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires). Estas empresas siempre recibieron suculentos subsidios por parte del estado nacional, aunque no se traducen en la incorporación de nuevas frecuencias que puedan atender la gran demanda que significa el trayecto Paraná- Santa Fe. Si bien, los subsidios directos -sobre todo para cubrir el gasoil- a las empresas de transporte desde Nación están siendo "analizados", estas empresas se ven beneficiadas indirectamente mediante el subsidio que los usuarios reciben en el boleto al abonar el pasaje con la tarjeta SUBE. La tarifa pasó de estar el año pasado de 11.50 pesos a tener un precio mayor a los 15 pesos. Sin embargo, aquellos que no usen la tarjeta SUBE deben pagar la suma de 30 pesos. Por hacer la misma cantidad de kilómetros en la zona metropolitana -CABA más el conurbano- está a menos de diez pesos, un tercio de lo que pagan en Paraná para cruzar a Santa Fe y viceversa. No hace falta recordar que el PBI per cápita en relación a CABA y el conurbano incluso.

Volvamos a los empresarios. Ambas empresas están acostumbradas a realizar lobbies constantemente y crecer de manera fugaz acaparando el mercado del transporte de pasajeros. Para darse una idea, por ejemplo el grupo ERSA no solo explota varias líneas de colectivo en todo el país sino que también proveían del servicio del sistema de tarjetas recargables conocido como TARJEBUS que operó durante varios años en Paraná y aun lo continua haciendo en la ciudad de Corrientes y en Resistencia. Por suerte, la nueva administración municipal puso directamente la SUBE en Paraná.
El grupo ERSA es administrado por Juan Carlos Romero, un magnate correntino al que en Corrientes suelen llamar "el jeque" y que durante la década pasada supo explotar muy bien la obtención de subsidios por parte del gobierno nacional utilizando su poder como  titular de la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (FATAP). Estos beneficios también los consiguió con el gobierno de Macri ya que en el 2016 -donde incluso las quejas de usuarios del servicio de pasajeros Paraná/Santa Fé se seguían acumulando-  que el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, autorizara un aumento del 37 por ciento en los subsidios para las empresas que ERSA exploraba en el interior del país. Romero también incursiona en el negocio de la recolección de residuos, en Corrientes, en Cordoba y en el conurbano bonaerense.
La otra empresa cuasi monopólica es ETACER- FLECHABUS.

(Sigue acá)