Póntelo, pónselo



Joakito-. Llama la atención mientras la Argentina se debate en torno a la concepción de la vida y de la interrupción voluntaria del embarazo, en este país donde las mujeres luchan masivamente por la igualdad de oportunidades y derechos se las obligue a las mujeres a que tomen la delantera en la anticoncepción, convirtiendo a la vasectomía en un tema absolutamente tabú o de poco uso cuando es el método anticonceptivo (además del preservativo) que puede hacer que se eviten los embarazos no deseados de forma eficaz y sin riesgos a la salud
Retomando el debate es importante rescatar el significado que el propio diccionario le da a la palabra aborto. "Abortar: Interrumpir, frustrar el desarrollo de un plan o proceso", señala la Real Academia Española sobre el verbo, lo que significa que no son solo las mujeres las que abortan, sino mas bien, las que son obligadas a practicarlo.

Por otra parte no se entiende cómo si las mujeres son las que usan pastillas anticonceptivas, dius, hormonas, se ligan las trompas, y demás, se sigue sosteniendo -incluso por muchas mujeres- que son las mas pasivas en las relaciones sexuales, pero la realidad demuestra que se le adjudica toda la responsabilidad a la mujer.
Muchas veces esa responsabilidad se traduce en depositar a la mujer el rol obligatorio de ser madre, de ser la cuidadora natural de los hijos, destinándolas a la reproducción obligatoria y criminalizándole el ejercicio de la autonomía de su cuerpo, enseñándoles desde chicas que son ellas las responsables del embarazo, de la crianza, de los cuidados y de someterse a toda la tecnología de los fármacos de anticoncepción.

La moral dominante, influida basicamente por la doctrina de la iglesia católica se opone a que se despenalice la interrupción del embarazo no deseado por una cuestión de seguridad y de resguardo de la salud, sin embargo los métodos anticonceptivos que usan las mujeres pueden causar muchos mas efectos y complicaciones. Coincido en que hay que desarrollar políticas "pro vida" pero que sea encarada seriamente desde una perpectiva feminista, con educación sexual que evite los abortos y promueva el placer saludable. Es acá donde aparece la vasectomía como método anticonceptivo masculino.

¿Qué es la vasectomía?

Es uno de  de los métodos anticonceptivos más eficaces, con una efectividad superior al 99% en la prevención de embarazos. Es una política pública “económica” y promotora de vida, de buena vida, ya que evita millones de abortos, y no hace peligrar la vida de las mujeres con embarazos no deseados.
La vasectomía no altera las hormonas ni afecta el deseo sexual de quien se la realiza. No cambia la forma en que se siente tener un orgasmo o eyacular. El semen sigue siendo igual. Lo único que cambia es que no puede dejar a nadie embarazada. Es una cirugía menor, es decir, que el paciente entra a la sala de operaciones, se desarrolla la operación  y se puede ir a su casa tranquilamente, es efectivo, ambulatorio y mínimamente invasivo. Mucho mejor y mucho mas saludable que un aborto.

Es un método anticonceptivo absolutamente eficaz es porque es una práctica quirúrgica  diseñada para ser permanente, y no hay forma de que puedas cometer un error o de usarla mal. A pesar de que existe una ley (Nº 26.130) que otorga el derecho a la realización de la vasectomía a todo hombre capaz - fíjense en la palabra "capaz" que parecido tiene con la norma que penaliza el aborto pero permite que aborten "las idiotas"- mayor a 21 años, sigue siendo un estigma en la Argentina y muy pocos hombre la practican, sobre todo por los prejuicios que conlleva, sobre todo en las mujeres. Esta ley posibilita que los hombres que no lo deseen no sean padres; por el contrario, el aborto femenino aún esta penalizado porque la presión que la sociedad ejerce sobre las mujeres para que tengan hijos es mayor.

Es raro que no sea una práctica común entre los hombres, tal vez este asociado a la poca información, a la escasa enseñanza de educación sexual integral y fundamentalmente a los prejuicios. Según datos del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable en el 2016 se realizaron solo 97 vaectomías. Si miramos los datos en constraste con las 12.972 ligaduras de trompas que se realizaron en los hospitales públicos.

Es importante señalar que realizarse una vasectomía no significa que uno nunca pueda ser padre, ya que tiene dos caminos para volver a concebir: por un lado una cirugía llamada vasovasostomía, y el otro, el camino de la reproducción asistida.