Para acostar a un elefante



Lucas Carrasco-.


-¿Qué tenés?
-Tengo un video que va a generar muchos clicks. Es de un sudanés o nepalí o de por ahí que le está pegando a una serpiente, la mata y la pone alrededor de la cabeza de un chico antes de cocinarla.
-Mmm...le falta gancho.
-No termina ahí. Cuando va a cocinarla, mete a la serpiente con el chico en la olla.
-¿La olla tenía los papeles al día en el Registro Municipal de Ollas y Sartenes?
-No importa porque no fue en Argentina. Mirá, ¿ves que atrás, fijate, hay un elefante? En Argentina no hay elefantes. Además, el cocinero usa turbante. Como los terroristas. Y acá no hay terroristas, hay piqueteros.
-Ah, ok. Dónde fue.
-En Bulgaria.
-¿Estás seguro?
-Más o menos, pero debe ser, lo importante es que fue por ahí, en el sahara. Bah, quién sabe dónde queda Bulgaria.
-No te olvides de hacer la otra nota, la de que en las redes sociales se dice cualquier cosa y se necesita un periodismo serio.
-¿El gobierno sigue sin querer apretar a Facebook y Google para que nos pague una multa por la utilización de contenidos ajenos?
-Eso es lo de menos. Se rompió la empresa de publicidad de los cinco grandes.
-¿Se pelearon?
-No, nos usaron para arreglar con Google en la publicidad y Facebook en el tráfico.
-Hijos de puta. Qué mercenarios. Ahora no nos queda otra que arreglar nosotros.
-Apretemos al gobierno, así interceden ellos.
-Como en Europa.
-No hay que mencionar mucho el ejemplo de Europa.
-Al pasar, sin entrar en detalles.
-Lo que pasa es que cualquiera se va a dar cuenta de adónde vamos...
-¿Y no es esa la idea?
-No. Porque un modelo de negociación europeo con un modelo de concentración yanqui y de contenidos africanos y de explotación asiático no cierra por ningún lado.
-Pero sería una creación nuestra. El desarrollo científico nacional.
-Me gusta la del nacionalismo.
-Me pongo con eso, entonces.
-Sí, viva la patria...
-Carajo.
-¿Eh?
-Carajo, siempre que se dice "viva la patria" se agrega "carajo".
-Ya. Entiendo. Lo que pasa es que me lo dijiste sin signos de admiración.
-¡Carajo!
-Ahí sí, suena patriótico.