"No somos el Ministerio Editorial, somos el Ministerio de Lectura"



Joakito-.Libro de Papel.


El ministro de cultura de la nación Pablo Avelluto estuvo de visita en Paraná. Vino a la inauguración  de la muestra "En tránsito. Tesoros de la colección del Bellas Artes", que contiene algunas de las obras mas valiosas de la colección del Museo Nacional de la Artes. A diferencia de lo ocurrido en la inauguración de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, donde paso un mal momento, el ministro saludó y charló con todos los presentes.
Con un clima absolutamente distinto al que vivió en la inauguración de la Feria del Libro, el ministro presentó junto a la Secretaria de Turismo y Cultura de Entre Ríos, la directora del Museo de Bellas Artes "Pedro E. Martinez" y el intendente de Paraná la muestra que trajo obras de grandes maestros del arte como Picasso, Xul Solar, Juan Carlos Castagnino, entre otros. Aunque fue un evento ameno y tranquilo, no faltaron los reclamos: El colectivo llamado "Asamblea Permanente de Trabajadoras del arte", se manifestó de manera improvisada con remeras con la leyenda "¿Donde están las mujeres artistas?" reclamando por la ausencia de trabajos de mujeres entre la muestra. Desde ese colectivo sostienen la necesidad de que haya 50% de trabajos de artistas mujeres tanto en las colecciones de los museos como en las colecciones privadas., en las exposiciones colectivas y en los premios, ferias y representaciones internacionales como las bienales.
Después de los discursos protocolares y disfrutando del vino, el ministro accedió a hablar con Noticias Entre Ríos.





Pablo Avelluto viene de desempeñarse en el ámbito privado editorial antes de llegar al ministerio, sobre todo tiene la experiencia de trabajar en las mas grandes editoriales como Planeta y Random House Mondadori Argentina, las que concentran la mayoría del mercado del libro. Justamente del libro, de editores y de lectores fue de lo que conversamos.
En primer lugar el ministro sostuvo que desde la CONABIP (Comisión Nacional de Bibliotecas Populares) se sostuvo el número de ejemplares adquiridos y que incluso durante el 2017 ese número fue mayor al año anterior (cifra cercana a 4 millones de libros). Este reclamo se hizo presente en el Congreso de la Nación en un panel convocado por el diputado Daniel Filmus con motivo del Día Internacional del Libro en el que participaron varios referentes del sector. Sostuvo que el estado nacional está haciendo un gran esfuerzo para poder mantener la industria editorial. En este sentido, señalo que el fenómeno de la caída en las ventas de libros no es propio de la Argentina, sino que es una tendencia internacional. Si bien la situación económica por la que atraviesa Argentina influye, reconoció, este declive en las ventas tiene que ver con que ha cambiado el uso del tiempo libre, avanzando la televisión "on demand" en desmedro del libro.
Por eso Avelluto sostiene que el estado tiene que hacer un esfuerzo enorme en dedicar toda la energía a la búsqueda y formación de nuevos lectores. En este sentido, rescató el trabajo articulado con los Programas "El Estado en tu barrio" y "Cerca de noche" que realiza actividades de lectura y culturales en las villas miserias.


Al ser consultado sobre el enfrentamiento entre los escritores y las editoriales, el ministro rescató lo dicho por Claudia Piñeiro en el discurso inaugural de la Feria del Libro donde reivindico "el ejercicio de la literatura como trabajo" y a los escritores como trabajadores de la palabra. "Somos trabajadores dentro de una industria, pero a veces ni nosotros mismos tenemos conciencia de ese status" sostuvo la escritora. Avelluto señaló que el problema histórico de los escritores tuvo y tiene que ver con la falta de agremiación.
Si bien existen la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) que forma parte de la organización de la Feria Internacional del Libro, y la reciente Sociedad de Escritores de Argentina (SEA), no tienen espacio en común en donde plantear sus demandas.

La situación del mercado editorial es conocida por el ministro que al ser consultado sobre los puntos que la Cámara Argentina del Libro toma como reivindicaciones, of the record, y con la copa de vino en la mano, reconoció que quienes piden la eliminación del IVA al libro, no lo hacen para que mejore el acceso al libro, sino para que determinados editores saquen mas beneficios económicos. "Siempre hablo con mis ex colegas editores, y ante las demandas que me plantean le contesto que nosotros no somos el Ministerio Editorial, somos el Ministerio de la Lectura, nuestra política está centrada en la promoción de la lectura a lo largo y a lo ancho del país" sostuvo.