Miradas entrerrianas de El Principito



Joakito.- Este año se cumplen 75 años desde que salió de imprenta "El Principito" Desde Noticias Entre Ríos charlamos con algunos referentes de la literatura entrerriana para que nos cuenten en su opinión cuál es el legado de esta obra.
Para la poeta y licenciada en letras, Graciela Gianetti, la obra cumbre de Saint-Exupéry se pregunta sobre el sentido de la vida humana. Según la profesora, Exupéry "realizó su operación estética más importante al utilizar el punto de vista de un niño y un discurso de base narrativa con momentos de diálogo entre el Principito -el hombre rey de la creación- y los seres que lo rodean. El acierto se completa con el dibujo naif plano, típico de los libros de cuentos para niños en esa época y de gran exquisitez" El valor y legado de la obra para Gianetti consiste en "haber divulgado filosofía para adultos, una ética cotidiana, con sencillez".
Y en este sentido señala que "la perspectiva de la mirada de niño le concede, además de su valor filosófico, la poética de la mirada libre y candorosa para los problemas fundamentales del hombre, amor, amistad, sentido de la vida".
Finalmente Gianetti concibe que al igual que en la mayoría de las grandes obras filosóficas, "puede encontrarse en El Principito tanta poesía como cada uno sea capaz de ver".
Por su parte el escritor y periodista Julian Stopello admite que leyó El Principito ya de grande y con la expectativa "de encontrar ahí una revelación", y reconoce no saber si la encontró "pero sí una historia que busca un lugar y se te queda adentro. O por ahí en realidad El Principio es el que te aloja en su planeta minúsculo y en su curiosidad".
A su vez para Stopello la lectura del cuento de Exupéry "te da una mano para mirar de otro modo. Y eso es lo que persiste y atraviesa el tiempo sin sufrir ninguna avería". Ha trascendido tanto que el periodista reconoce que ya se lo ha leído en partes a sus hijos, y reconoce que el legado mayor de "El Principito" está en la concepción del personaje y su sensibilidad. "En observar desde otro lugar, es como un gesto meditativo de observarse, porque él tiene origen en otra parte y necesita entender, a veces, cosas que no se pueden entender" Incluso va mas allá y sostiene que "en efecto, visto a través de los ojos del Principito, las cuestiones más obvias y naturalizadas, se vuelven toscas o, por lo menos, raras e incomprensibles. Y esa tentativa es, finalmente, una invitación para cambiar y una aspiración de belleza".
En consonancia con los mencionados, Alessandra Waitomo, escritora y actriz paranaense cree que la lectura de esta obra permite que descubramos que "se puede ser feliz con poco, encontrar la esencia de las cosas observándolas, sintiéndolas" y sostiene que "dejó un legado de imaginación enorme".