Soy Superman y me chupan la pija

Lucas Carrasco-. Llevo muchos años aguantando golpes de la corporación política y periodística.  Y sin embargo, resucito y resucito. Nací para romper las pelotas.

La oscura empresa Flecha Bus

Joakito-. El análisis del pésimo servicio (leer acá) de viajes de Paraná a Santa Fe y viceversa, permite ir desenredando una madeja nacional: el monopolio de Flecha Bus, una oscura empresa ante la cual la Justicia, las Universidades, las Cámaras Empresariales, se hacen los desentendidos, sabiendo que afecta de manera decisiva a sus intereses.


La sensación de inseguridad y la inseguridad real, son dos cosas distintas. A veces.  


Flecha Bus es una empresa fundada  por la familia Deruder, que es muy fuerte en Entre Ríos, donde ademas de explotar el servicio público de pasajeros de larga distancia casi de manera monopólica tiene además negocios hoteleros y una significativa participación en los carnavales de Gualeguaychú.
La historia que cuentan desde la empresa se puede leer en la propia pagina web del grupo. Allí dicen que la empresa“nace en el año 1959 de la mano de su fundador Don Hugo Derudder en Colonia El Carmen, junto a su esposa Lelia Clara Blanc y sus tres hijos mayores, Yolanda, Raúl y Guillermo”.
Las constantes inundaciones que azotaron la zona en aquel tiempo, obligaron a Derudder a abandonar su actividad principal, el cultivo de arroz, y trasladar su mirada al transporte de pasajeros. El destino los embarcó a Paraná en un colectivo de la empresa La Flecha, propiedad del Sr. Bourband, que al enterarse del interés de Derudder, le propone vendérsela, Derudder le ofrece entonces formar una sociedad a su vecino Pedro Orcellet y nace la nueva empresa La Flecha. Los primeros coches, dos forcitos nafteros, de 18 y 24 asientos, hacían el recorrido Colón-Villaguay, que más tarde se extendió a Paraná y, por un tiempo, Colón-San Salvador. En el año 60, la empresa ya contaba con cuatro coches. “Por razones políticas le quitan la línea a Paraná, motivo por el cual comienzan a realizar viajes de turismo. Córdoba fue el primer destino turístico en el año 1963”, sostienen en la web.

En 1969, Orcellet abandona la sociedad pero los hijos de Derudder, Raúl y Guillermo, que no tenían más de 20 años, “ya habían asumido el liderazgo de la empresa”. Entrando en los 90, Orcellet vende la línea a la nueva sociedad Derudder Hnos. “Desde entonces el crecimiento de Flechabus en el transporte terrestre de pasajeros ha sido notable, hoy en día es la empresa número uno del rubro con una amplia cobertura nacional e internacional, y una moderna flota de micros que se renueva permanentemente” concluyen.
Aunque es muy difícil de probar hay quienes sostienen que el crecimiento de Flecha Bus, se dio básicamente por sus vínculos con la política y por el poder de lobby. Estos empresarios lograban bajar la tarifa de X corredor y de esa manera saturar la oferta en ese trayecto, haciendo quebrar a las empresas de la competencia y así luego poder comprarlas. De esta manera, cada vez se quedaron con más corredores y también con más firmas. Lo que los llevó de tener 6 coches en el año 1992 a tener actualmente una flota con mas de mil unidades. Esto sin contar la participación accionaria que tienen en otras empresas como lo son Chevallier, San José. La Veloz del Norte, Empresa Argentina y General Urquiza, por nombrar solo algunas. Y sin contar las que no son dueños públicamente.
La empresa Flecha Bus, se ha visto envuelta en uno que otro escándalo. El último conocido, fue cuando se incendió un colectivo de la empresa Monticas (también propiedad de Flecha Bus) camino a Casilda o cuando se le adjudicó en perjuicio de otra empresa local (Jovi Bus) el servicio que se da entre Urdinarrain, Gualeguaychú y Concepción del Uruguay.


Ambas empresas -ETACER y FLUVIALES- ganan fortunas mensualmente ya que no existen, por ahora, servicios de transportes de traficc por ejemplo, que le compitan al servicio que brindan estas empresas. La clave es que su posición monopólica absorbe hasta los pequeños emprendimientos familiares. Sin la intromisión de la política, semejante oligopolio sería imposible en el tráfico Paraná/Santa Fe. Que el Poder Judicial, las Universidades y las Cámaras Empresariales hagan la vista gorda, no es algo normal. Excepto cuando hablamos de mentalidades del subdesarrollo.

Si tomamos en cuenta la planilla de horarios que se encuentran en la web se observa que entre ambas ofrecen 140 viajes de Paraná a Santa Fe y viceversa por día. Tomando en cuenta que no pueden viajar personas paradas por resolución de la CNRT y que cada unidad cuenta aproximadamente con 40 butacas, hablamos de 5600 personas que viajan a diario.
Si lo multiplicamos tomando solamente la tarifa plana, estamos hablando de una ganancia de 84 mil pesos diarios, un total de 1.680.000 pesos mensuales solamente contando los días hábiles. Si descontamos el salario -supongamos que 10 chóferes trabajan por día, y que el sueldo inicial básico de un chófer quedó después de las paritarias en 26.300, ponele que lo llevamos a 30 mil pesos con cargas patronales, lo que tienen que pagar mensualmente serían 300 mil pesos, sumarle el gas-oíl y el peaje, la ganancia de las empresas sigue siendo fabulosas y no demuestran un servicio acorde para que disfruten los usuarios. La flota de colectivos siempre está hecha pelota, es vieja y no tiene baños ni aire acondicionado, nada que se le parezca a la excusa que ponen los oligopolios de que es un viaje de larga distancia.