La (inútil) Región Centro


O. Rivarola Salduna-. La región centro está gobernada por tres partidos políticos diferentes, ninguno de los cuales comulga (en los papeles) con el signo partidario que gobierna la Nación.

El PRO ganó en alianza con los radicales y el partido personal de la doctora Carrió, las elecciones presidenciales. Inmediatamente, los socios menores de esta coalición, la UCR, migró de su alianza con el socialismo santafesino, rompiéndose de esta manera la coalición que gobierna Santa Fe. Esta coalición está sustentada en el Partido Socialista y especialmente, su bastión, que es Rosario, el principal distrito electoral. La conforman también partidos menores y partidos históricos, como el Demócrata Progresista.
En Córdoba gobierna un peronismo provincial, cuyo líder, José Manuel De La Sota, fue candidato presidencial en las PASO contra Sergio Massa, perdiendo por amplio margen. El frente se llamó UNA. A pesar de este traspié nacional, logró conservar el gobierno de Córdoba con Juan Schiaretti.
Simultáneamente al traspié de De La Sota, el entonces gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, bajaba su precandidatura presidencial en el Frente Para la Victoria y apoyaba a Scioli. La buena elección de Scioli le permitió al contador Bordet, en ese entonces intendente K de Concordia, ganar la gobernación.

Los distintos recorridos, pertenencias partidarias y pensamientos ideológicos de los tres gobernadores de la Región Centro, en términos objetivos, la debilitan. Justo en momentos donde vale preguntarse si tal institución sirve para algo.
Hasta ahora, los resultados de la Región Centro conformada en el 2003, distan de ser positivos. Tampoco son negativos. Más bien son indiferentes.
No hay ninguna política de gestión acordada entre las tres provincias que componen la Región Centro que tenga alguna relevancia en la vida cotidiana de los ciudadanos. Probablemente, además, los ciudadanos de a pie hayan olvidado que esta institución existe y que tiene sus funcionarios con sus debidos emolumentos.

Con la asunción del Dr Jorge Busti a la gobernación en 2003, los mandatarios José Manuel de la Sota y Hermes Binner, de Córdoba y Santa Fe respectivamente, acordaron la conformación de la mencionada Región Centro. La misma tenía ambiciosos objetivos y convenía a Entre Ríos, pues se acoplaba a provincias con desarrollo industrial, con un desarrollo cultural superior (basta comparar las universidades para darse cuenta de esto) y modelos económicos consensuados por los partidos políticos, con excepción de los partidos políticos de Entre Ríos, de que la primarización de la economía como única fuente de recursos genuinos,, no era un proyecto socialmente viable.
A 15 años de aquellos sucesos, debemos concluir en que resultaron un fracaso.



Con aspiraciones más módicas, Bordet ha intentado una remake de la Región Centro aunque aún no se conocen cuáles son los objetivos. En un acto en Paraná, donde habló sin la presencia de representantes de Santa Fe y Córdoba, anunció un relanzamiento que, por ahora, le serviría para viajar a buscar inversiones extranjeras. Nada nuevo.
Ni siquiera el proyecto en torno al puente Paraná-Santa Fe ha sido debatido en el marco de la Región Centro, sino que ha quedado reducido a una mesa de tres: Nación y ambos municipios, gobernados por radicales con aspiraciones de pegar el salto hacia la gobernación. Si se discutiera en el marco de la Región Centro, se podrían plantear proyectos de infraestructura coordinados y mas amplios, incluyendo a Córdoba y teniendo en cuenta las rutas productivas, el turismo, la integración.
La cuestión lechera podría haber sido un  primer paso para que Entre Ríos se integre a una economía que no sea soja/dependiente.

No hay coordinación para tratar temas impositivos, intentando igualar los impuestos para fomentar las inversiones y la estabilidad a mediano plazo. No hay reuniones para coordinar cuestiones centrales como la lucha contra el narcotráfico, el diseño productivo, una agenda legislativa conjunta en el parlamento nacional por lo menos cuando se votan cuestiones sensibles para la región. Nada de esto aún se ha hecho. La gran pregunta es si en algún momento se hará.